LA CONSULTA EN 12 GRANOS

LA CONSULTA EN 12 GRANOS…

Hugo Palacios, El Buho

María José:

Recibí tu carta en la que me pides que te explique didácticamente la consulta popular.

Comenzaré por revelarte que estoy hecho una fanesca con eso. Aquí sentadito en viernes santo, intento descifrar las diez preguntas. Qué bueno que no fueron 35. Verás, primero lees la primera enmienda, luego la segunda y así hasta llegar al último grano. Te recomiendo una aspirina y música relajante mientras descifras este asunto, o más bien pela los chochos y las habas, mientras tanto. También te recomiendo no leer los anexos, a no ser que tengas el Código penal a la mano, y de pasito un novio o amigo que sepa de leyes y de temas barrocos.

En la primera enmienda, que en cristiano significa retoque, corrección, mejoramiento o similares, lo mejor es dejarse llevar por la inspiración que huela a zapallo. Si a la mente te viene un sí repentino, eso quiere decir que la respuesta es no. Y si te viene un no de improviso, de ley es no, porque el sí de una sólo es para gente fácil. De esa manera creas un halo de incertidumbre en la opinión pública para que se relaje pensando en la seguridad ciudadana. Yo creo que era de hacerme político o abogado. Fluye nomás la labia sin pensar en mucho.

En la enmienda dos, te sugiero que le preguntes a los entendidos qué mismo es eso de delitos más o menos graves. Por ejemplo, si hay contratos nefastos o sospechosos con el Estado, ¿eso será gravísimo o será un buen negocio para las partes? Aquí como que hace falta fréjol, lenteja y quinua para darle solvencia  a la pregunta.

En la enmienda tres, si no me equivoco, ya estaba dicho en la Constitución, pero por siacaso vota nomás que sí, para que no vayan a decir que eres demasiado negativa. Aunque sospecha de que huele a trampa y falta de maní.

En la enmienda cuatro y cinco, que son las más complejas, yo si te recomiendo que hagas lo que le dijiste a tu tercer novio cuando quiso la prueba de amor al segundo día. De una, nones. No ves que una mano de 35 dedos quiere hacerse cargo de la señora de ojos vendados. Aquí es donde está el bacalao. Y luego tocará afiliarse de ley, de contado y de crédito a la bandera verde agua, porque sino, pierdes el juicio, el melloco, la col y hasta el garbanzo. ¿Te acuerdas del león con los tanques y del lucio con los pichis? Ahora es lo mismo pero con propaganda y encuestas disfrazados de consulta. Si quieres no me hagas caso en los argumentos, pero en la respuesta ya no hay donde equivocarse. Claro que hasta yo me siento mal por tener que votar igualito que los vera, los montúfar, los lucios y otritos innombrables con cara de sambo y rabo de pelo de choclo, pero allá ellos y sus intereses. Si hasta algunos del gobierno van a votar no, solo que no pueden publicarlo porque se quedan sin arverjas, o sea, sin chamba.

Yo de Presidente más bien hubiera preguntado: Con la finalidad de volver a los principios, fundamentales como la leche, de la revolución ciudadana, ¿está Usted de acuerdo en que salgan del régimen los mera, los alvarado, los socialcristianos reciclados y todos los oportunistas y crema de leche de derecha y de dizque izquierda que conspiran contra la ciudadanía? Esa es pregunta profunda, no tonteras.

Y ya en las cinco preguntas restantes de la consulta, ni te recomiendo ni te sugiero ni te asesoro. Vota sí si quieres. A la final de la seis a la diez son puro arroz con leche para que la 4 y la 5 entren suavecito y vénganse esas Cortes. Y ya mejor no digo nada, no vayan a acusarme luego de que hago mucho molo y se me venga una demanda por terrorismo escrito u oral.