ECUADOR: LA PÍRRICA VICTORIA DEL 

ECUADOR: LA PÍRRICA VICTORIA DEL SÍ

Leonardo Ogaz Arce

“Según el diccionario de la Real Academia, pírrico es el triunfo o victoria obtenido con más daño del vencedor que del vencido.

Existía, al comienzo del siglo III a.C. un pequeño territorio al oeste de Grecia, el Epiro, habitado por los molosos, un pueblo en extremo belicoso, que había hecho de la guerra su forma de vida. Su rey se llamaba Pirro. Pirro y sus molosos intervenían en todos los conflictos que se le ponían por delante en la Grecia posterior a Alejandro. Fracasado su intento de conseguir el trono de Macedonia se retiró al Epiro… hasta que recibió la llamada de Tarento. Era ésta una colonia griega del sur de Italia, amenazada por los romanos.

Fracasado su intento de conseguir el trono de Macedonia se retiró al Epiro… hasta que recibió la llamada de Tarento. Era ésta una colonia griega del sur de Italia, amenazada por los romanos.
Y así, salió el ejército moloso hacia el sur de la península italiana. Incluía aquél “veinte elefantes, tres mil caballos, veinte mil infantes, dos mil arqueros y quinientos honderos“.

Atravesando el mar Jónico una tempestad acaba con buena parte del convoy. Con lo puesto, llegan a Tarento. Rehace su ejército con refuerzos de hombres, caballos y elefantes traídos de Grecia, y se enfrenta por primera vez a los romanos, sonriendo la victoria a los molosos sobre todo por el pánico que a los romanos les produjo la visión de los elefantes. De todas formas, la victoria salió cara: Pirro estuvo a punto de morir, cosa que sí hicieron trece mil de sus molosos por unos quince mil romanos”. (Historiantes)

Más de alguien en Alianza País debe estar pensando si el error, en realidad, consistió en haber convocado al Referéndum/consulta.

De acuerdo a los últimos resultados oficiales más o menos escrutados cerca del 70% de los votos, el gobierno que apoyaba el Sí, lleva una apretada ventaja sobre sus rivales que apostaron al No. Las tendencias y proyecciones indican, además, que el gobierno va a obtener una estrecha ventaja sobre sus rivales.

No obstante esta “victoria” contiene la paradoja de Pirro: se gana, pero se pierde. Pierde el gobierno en doce provincias de la Sierra norte y central, pierde en Loja al sur y pierde en casi todas las provinciales orientales, se fortalece en la costa y mantiene su influencia en Pichincha, pero la geografía se enlaza con el movimiento social y en gran parte de estas zonas es la representación indígena la que se alza contra las políticas gubernamentales, sobre todo es un No rotundo al modelo extractivista minero a aplicarse en territorios indígenas, la CONAIE se rearma y sale fortalecida de la contienda, el gobierno gana y lo que él ha declarado sus enemigos salen fortalecidos, es la jugarreta dialéctica que presenta la actual situación poselectoral.

Además el exagerado triunfalismo del comienzo de la campaña contrastado con los resultados  reales, que hablaba de una victoria 4 a 1 ha hecho mermar la credibilidad  de las tesis gubernamentales.

Esto último se debe al actuar imprudente y apresurado que caracteriza muchas de las acciones del poder ejecutivo. El Presidente Correa se lanza a celebrar en base a una encuesta a boca de urnas que le daba  un triunfo arrollador, que de alguna manera confirmaba el triunfalismo inicial, A las pocas horas el Consejo Nacional Electoral entrega los resultados de un conteo rápido y el triunfo aplastante se derrumba, la victoria “se ensucia” y la sospecha ensancha su maligna sombra. En cualquier caso hay dos cosas que son importantes el triunfo  del gobierno en términos nacionales difícilmente alcance al 50% de la votación y se ha generado un clima de polarización e incertidumbre que no existía antes de la consulta.

En definitiva las tesis del gobierno puestas en juego en el Referéndum/Consulta pierden  legitimidad  que es un factor muy importante en política.

 Ahora muchos se preguntan que llevó a la única encuestadora que se inscribió oficialmente para realizar la encuesta a boca de urna, a cometer tan pronunciado error y que ha sido motivo del humor sarcástico que se ha propagado profusamente en la red, descartando las tesis conspirativas de un intento de fraude, ha surgido la teoría del ”voto medroso”. Para explicar el fracaso de las encuestas en la elección de Abdalá Bucaram se apeló a la tesis del “voto vergonzante”, es decir, la gente votaba por Abdalá, pero no lo confesaba a los encuestadores. Ahora mucha de la gente que votó No, funcionarios públicos, beneficiarios de los subsidios, etc., por temor decidió dar respuestas equívocas a los encuestadores,  esto además fue corroborado en alguna medida por declaraciones de Santiago Pérez responsable de la encuesta quien reconoció el error de no haber empleado el sistema de urna secreta en la recolección de la información.

La convocatoria a la consulta ya le había restado  aliados políticos cualitativamente importantes  para el proyecto de la “Revolución ciudadana” y la campaña del No logró aglutinar a algunos de los disidentes dispersos.

Uno  de los primeros efectos de la “victoria” es un cambio de gabinete que significa sacar ciertos ministros políticos, Alfredo Vera A., y Miguel Carvajal y reemplazarlos por desconocidas figuras que acentúan el tinte tecnocrático del gabinete, en este caso el viraje cada vez más derechista del gobierno se hace notorio

El gobierno no da ningún síntoma de apertura a un dialogo hacia la izquierda, se ponen en evidencia nuevas divisiones y fracturas en el movimiento político gobernante y ahora no tanto sobre diferencias políticas e ideológicas sino por la disputa sobre los cargos burocráticos y el manejo de corruptelas.

Tenemos además incluso que en el caso de la primera pregunta que pretende incorporar un inciso en la Constitución para impedir la caducidad de la prisión preventiva que recogía el clamor derechista socialcristiano el presidente Correa suma votación de derecha y es una de las pocas preguntas que sobrepasa el borde del 50%

Este curso hacia la derecha, el acentuar sus distanciamientos hacia los movimientos sociales empata con el aforismo de que los “Dioses ciegan a los que van a perder”. ¿Es esto el comienzo del fin? difícil decirlo por ahora.