LOS TRES DISCURSOS DEL PODER

“Resulta curioso por decir lo menos observar la manera en que los altos funcionarios del gobierno “progresista” de Alianza País, circulan por el territorio ecuatoriano.

 LOS TRES DISCURSOS DEL PODER

Un ensayo de dominación para América Latina

Natalia Sierra

Introducción

Resulta curioso por decir lo menos observar la manera en que los altos funcionarios del gobierno “progresista” de Alianza País, circulan por el territorio ecuatoriano. Cual imitaciones falsificadas de la monarquía europea y de la aristocracia académica de los expertos metropolitanos, ostentan trajes impropios, peinados sofisticados, carruajes de lujo, escoltas,  asistentes que les transportan papeles y carpetas que ellos en su importantísima función no pueden cargar,  choferes, etc., cumpliendo en nombre de la “revolución” su más profundo y egoísta deseo de “éxito personal”. Un  deseo articulado por el colonizador que enseño a sus colonizados a desear su forma “civilizada” de vida. Una vida que el colonizado nunca la podía realizar, pues ahí radica su condición de colonizado, en desear ser como el colonizador, en amar la imagen del colonizador, en desear la vida de privilegios del colonizador, que éste usurpó al colonizado.

Lo extraño resulta ser que los que hoy asumen esta precaria y risible política de distinción, asentada en la posibilidad de contar con carros de lujo, choferes, asistentes, secretarias, etc., son en su mayoría aquellos que antes decían combatir toda forma de discriminación y exclusión fundada en la desigualdad social.

Se entiende que la Revolución Socialista buscaba que los seres humanos nos liberemos de la estructura clasista de la sociedad actual, proceso de liberación  que establece relaciones de justicia y equidad entre los seres humanos. Libertad para instituir alianzas de cooperación sobre la base de sabernos iguales en nuestra humanidad y diversos en nuestra cultura, sin que esto suponga ningún tipo de poder de dominación sobre el otro.

El socialista no solo que busca esta liberación, sino que su lucha es ya un proceso en que se libera de la estructura de poder que determina las relaciones humanas en el capitalismo, como relaciones de dominación material y subjetiva sobre el otro.

Lo curioso es que estos funcionarios del actual Estado reproducen las formas más obscenas y ridículas del poder burgués, en nombre del Socialismo. No sabemos si es que nunca supieron los planteamientos socialistas o si, a pesar de saberlos, los niegan en su ejercicio político cotidiano como funcionarios de un Estado, que más que nunca se consolida como un Estado de clases, como Estado de la burguesía que se apuntala en América latina.

Esta aparente actitud subjetiva y personal de los funcionarios de Alianza País, en verdad, al parecer, responde a una estructura de dominación que se ensaya en el sub-contente. Ciertamente que existe una actitud personal de éstos nuevos empleados estatales, que valga decir es estéticamente desagradable y éticamente reprochable, pero no debe ser pensada como casos individuales, no es un asunto de casuística,  sino parte de una lógica de poder inscrita, como diría Foucault, en la   microfísica del poder. (Foucault: 1979)

Si se establece una distancia estética y se observar desde lejos el comportamiento de éstos funcionarios hasta resulta interesante, tal cual como ir a una representación teatral de la estética del ridículo. Visto desde lejos es cómica y grotesca su pose de aristocracia política, pues como son nuevos en estas infames posturas, aún no lo hacen bien, aún no tienen la experticia de los sectores de la vieja oligarquía, que por décadas han administrado el Estado.

Sin embargo, no estamos frente a una representación teatral, sino frente a un tipo de ejercicio del poder que combina algunas formas de discriminación y dominio, quizás propias del reencauchado Estado de clases, que intenta consolidarse en el Ecuador, y, quien sabe, en América Latina. Es claro que la reproducción  económica capitalista necesita de la dominación política e ideológica que la haga posible.

Por ahora, en la actitud de estos funcionarios, se distingue dos tipos de poder de dominación política emanada desde el Estado. Dos tipos de dominación político-ideológica que asegura las nuevas necesidades de la actual concentración del capital en la región. Uno, es el que se lo puede ligar a lo que Lacan denomina el discurso del amo, que se  va a llamar: la dominación del amo oligárquico; otro, es el que está ligado al discurso universitario, que se lo llamará: la dominación del amo universitario:

En el contexto de la revolución de Mayo del 68, Zizek leyendo a Lacan sostiene que: “Este pasaje también puede concebirse, en términos más generales, como el pasaje del ancien régime pre-revolucionario al nuevo amo post-revolucionario que no quiere admitir que es un amo, sino que se presenta a sí mismo como mero “servidor” del pueblo.”(Zizek, 2004:)

Intentando tomar esta tesis para pensar el contexto político actual de América latina, y particularmente del Ecuador, bien se puede afirmar que entre el antiguo régimen de dominación, pre-levantamientos populares, y el nuevo amo, post-levantamiento, hay una asociación que vuelve al poder de dominación mucho más efectivo. Un ensayo de dominación para el subcontinente.

 Primera parte: Los discursos del Poder

1.La irracionalidad discursiva, la dominación del amo oligárquico autoritario

Mucho se conoce en América latina la lógica autoritaria del amo colonial y oligárquico. Han sido cinco siglos de esta práctica de dominación en la cual el amo se asume como tal sin ningún argumento, sin ninguna razón, a no ser la de su propia irracionalidad autoritaria. Desde Pizarro y Cortez hasta Velasco Ibarra, Febres Cordero, Uribe, Pinochet o Menem los amos autoritarios e irracionales han  ostentaban su poder sin pudor ni decencia.

Esta herencia colonial marcó toda la vida republicana, en la cual el autoritarismo, tanto del patrón “bueno” como del “malo”, mantuvo una paradójica distancia entre el “amo” y el “esclavo”. Por un lado, se mantenía la subordinación del subalterno y, por otro, se incubaba en él un creciente resentimiento e ira frente al amo, que con el tiempo se manifestaba como levantamientos populares de resistencia. Paradoja que puede ser mejor comprendida si se apela a la dialéctica del amo y el esclavo desarrollada por Hegel en la Fenomenología del Espíritu. (Hegel, 1966)

La distancia que separa al amo autoritario del subordinado se da en virtud de la  falta de argumento del poder del amo, digamos por la irracionalidad del mismo. Gracias a esta distancia el subordinado mantiene cierto nivel de libertad (odio y resentimiento de clase) respecto del amo, misma que puede devenir en procesos de liberación social que rompen la opresión. Esta distancia implica la conciencia que el subordinado tiene de su situación de subordinación y, al mismo tiempo, la incomodidad con el lugar que ocupa en el espacio social, en relación al lugar que ocupa el amo en el mismo. Conocimiento que da lugar al proceso de construcción de la conciencia de clase y de la lucha de liberación respeto de la clase dominante.

La dominación del amo autoritario es claramente política e ideológica, identificación que ayuda al  subordinado a mantener la prudente distancia subjetiva frente al amo, lo cual hace posible sus procesos de liberación. Esto quizás explica porque en el Ecuador, de los últimos 20 años, los pueblos movilizados defenestraron tres gobiernos, dos de ellos claramente amos autoritarios.

2.El discurso académico, la dominación del amo universitario: el experto

El discurso universitario, dominación del amo universitario, estrenado pos Mayo del 68 se caracteriza por que el amo:

…no quiere admitir que es un amo, sino que se presenta a sí mismo como mero “servidor” del pueblo. En términos de Nietzsche, es simplemente el pasaje de la ética del amo a la moralidad del esclavo, y este hecho quizá nos permita un nuevo enfoque de Nietzsche: cuando éste descarta sarcásticamente la “moralidad del esclavo”, no está atacando a las clases bajas como tales, sino más bien a los nuevos amos, que ya no están dispuestos a asumir el título de tales: “esclavo” es el término nietzscheano para el amo fingido. (Zizek; 2004:  )

El amo fingido, poco conocemos de esto, sobre todo en Ecuador, quizás un solo gobierno haya respondido a esta práctica de dominación, el gobierno de Rodrigo Borja. Un ejemplo más claro puede ser Fernando Enrique Cardoso en Brasil, o Michelle Bachelet en Chile. Tipos de gobierno cuya gobernanza se basa en  “nuevas formas de dominación, en las cuales el discurso científico legitima las relaciones de dominación.” (Zizek, 2004:  )

La dominación del amo universitario, argumentada y justificada desde el conocimiento académico-científico, asume un carácter racional que la vuelve más eficaz y eficiente. Su aparente argumento racional le da la apariencia de objetividad política (real politik) y neutralidad ideológica, que la despoja, ante los ojos del subordinado, justamente, de su poder de dominación. Lógica que suprime la distancia que existe entre el amo y el subordinado, clara  en la dominación del amo autoritario.

El argumento racional del poder del amo universitario penetra la conciencia del subordinado, hasta lograr que éste acepte “consciente” y “voluntariamente” su situación de opresión y su lugar subalterno en el espacio social. Poder hegemónico diría Gramsci, biopoder Foucault.  La conciencia del subordinado renuncia a su deseo de ser reconocida, convencida de la “verdad” del argumento del poder del discurso universitario, con lo cual renuncia a asumir su proceso de liberación.

La argumentación racional hace del discurso universitario un poder totalitario, que  no deja fisuras que puedan resquebrajar su capacidad de dominación y control:

…basta con recordar al experto en mercados que defiende fuertes ajustes presupuestarios (recortando gastos en seguridad social, etc.) como si se tratara de una necesidad impuesta por sus conocimientos técnicos desprovistos de todo sesgo ideológico: lo que oculta es la serie de relaciones de poder (desde el papel activo de los aparatos del Estado hasta las creencias ideológicas) que sostienen el funcionamiento “neutral” del mecanismo del mercado. (Zizek; 2004: )

Este tipo de dominación resulta más eficaz en razón de su aparente desideologización y despolitización. En declaraciones un exitoso sociólogo ecuatoriano dedicado al marketing político en América latina, afirmaba, con la prepotencia propia de la autoridad académica al servicio del capitalismo: “hemos superado la vieja época de las ideología de izquierda y de derecha; esas religiones ya murieron; hoy vivimos la época de la razón y la unidad del país en  función del crecimiento económico”. Para confirmar sus tesis sobre  esta “nueva era de racionalidad política”, ponía de ejemplo, nada más y nada menos que, a Ignacio Lula da Silva y al milagro Brasileño. Brasil, decía, está creciendo como potencia gracias a que sus gobernantes dejaron atrás las viejas religiones e ideologías ligadas al marxismo y se dejan guiar por la razón científica y la sensatez política basada en el conocimiento. Afirmación tan segura que pude persuadir, de no ser porque el marxismo ha enseñado a sospechar de las buenas razones de la burguesía y de sus funcionarios.

Lo más peligroso de este tipo de dominación es que crea la ilusión de que la sociedad está libre de contradicciones de clase, que los conflictos son entre adversarios y no entre enemigos de clase. Mucho peor, crea la ilusión de que el capitalismo puede ser más racional, si se lo sabe administrar científicamente, como si fuese un asunto de administración y no una lógica económica basada en la explotación humana.

3. Un nuevo y poderoso discurso de dominación

Una mezcla efectiva: la articulación del discurso del amo y del discurso universitario

Coherente con la ideología del progreso, en el capitalismo todo evoluciona acumulativamente, esto incluye a los tipos y las formas de su dominación político-ideológica. Afín con esta premisa, los “nuevos-viejos” gobiernos que circulan por América latina van evolucionando y mejorando su poder de dominación. Para entender esta tesis se desarrollará la idea de lo viejo y lo nuevo que encierran estas formas de gobierno.

A)  El tipo de poder implementado por estos gobiernos no es tan nuevo, si reparamos en las formas de dominación del amo autoritario que han venido asumiendo casi desde su llegada al Estado. Basta hacer un recuento de todas las leyes y reglamentos que se viene dictando a espaldas y en contra del pueblo y sus demandas. Sumado a esto sus formas autoritarias, en algunos casos rosando con prácticas fascistoides de comportamiento político, que no encuentran argumento, a no ser en su propia acción, en la irracionalidad y arbitrariedad de su ejercicio, de su facticidad. A esto hay que añadir actitudes tiránicas y displicentes que los funcionarios estatales, desde los que ocupan los más altos cargos, han venido desarrollando en la perspectiva de distinguirse del pueblo llano y marcar la diferencia necesaria para el ejercicio de su dominación. En el caso del Ecuador no hay mucho contraste entre las actitudes patronales colonialistas de la vieja oligarquía que creía que el país era su hacienda y los ecuatorianos sus siervos, con las actitudes de los funcionarios del gobierno actual que parecen creer que el país es su empresa y el pueblo sus empleados. Es muy común, por ejemplo, oír a funcionarios en nivel de dirección hablar de los presupuestos Estatales como si fuese dinero personal.

Lo viejo también se encuentra en el tipo de poder ligado al discurso universitario, al amo universitario. Esto es más fácil identificar si tomamos en cuenta que un gran porcentaje de los nuevos funcionarios, incluido el presidente del Ecuador, vienen del mundo académico, de las ONGs y de la consultorías. Desde mucho antes de ser parte del Estado ya eran conocidos como expertos de…., una tecnocracia que se formó en la época neoliberal bajo el paraguas de los organismos económicos internacionales. Son ellos los encargados de dar el argumento racional a la dominación, y de esta forma despojarla de su contenido político e ideológico que hace que se camufle en eufemismos y tecnicismos científicos. Son ellos los que hacen el trabajo más sucio con guantes blancos, los que ocultan el rostro perverso de la dominación y la convierten en formulaciones  anónimas, casi imposible de identificar. Son ellos los que garantizan la hegemonía del capital, otorgándole un “rostro humano” a la infame y brutal dominación.

Este amo universitario tiene también sus formas propias de comportamiento político basadas en el autoritarismo del discurso tecnocrático, cuando algo se  sabe de estas astucias de la razón, se sabe que el discurso es poder como bien lo anotó (Foucault; 1970), y quien lo controla tiene el poder sobre los que ha  sido despojado de su voz. Aún más  cuando el discurso es enredado e incomprensible lleno de tecnicismos extravagantes que solo los “iniciados” pueden descifrarlo. Es por decir lo menos ridícula la manera en que estos amos universitarios hacen participar a los ciudadanos de las decisiones políticas, reúnen de forma arbitraria a individuos y en pocos casos a organizaciones y proceden a informar lo que se ha decidido. Eso si, utilizando la última tecnología informática, prenden el infocus y empieza el espectáculo de los datos y las cifras en el power point, hasta allí llega y se  acaba la participación ciudadana.

Este tipo de poder cuenta con sus propias actitudes de la élite académica del mundo de los expertos. Grandes y equipadas oficinas, asistentes, choferes, carros de lujo, viajes a los encuentros de los expertos, buenos salarios, buena ropa acorde con su status, nuevos amigos, nuevas casas. Acceso a toda la riqueza artística y cultural que su condición exige. Para que decir más, basta con recordar La Distinción, Criterios y Bases Sociales del Gusto (Bourdieu, 1979)   para saber que la dominación económica está acompañada de la dominación cultural basada en la distinción. Qué mejor forma de distinguirse del pueblo que a través del acceso al saber y a su institución de privilegios.

B)  Lo nuevo de está forma de dominación que se implementa en América latina radica en dos hechos. El primero y no muy sorprendente es la conjugación del discurso del amo y el discurso universitario, la otra, al contrario, bastante sorprendente es la presencia de los ex militantes de izquierda en la dirección del Estado burgués.

La combinación de las dos formas de dominación ciertamente que genera un tipo de poder mucho más eficaz, en la medida en que se pone a funcionar la estrategia de dominación en base al miedo propia del discurso del amo autoritario,  sostenida en un argumento racional. Ya los teórico de la Escuela de Frankfurt plantearon que el fascismo era una expresión clara de la irracionalidad de la razón, bien se  podría decir de la razón de la irracionalidad. Parece ser que un signo del desgate de la civilización moderna capitalista es la clara identificación entre su argumento racional y su práctica irracional. Identidad que hace de su poder de dominación un  poder totalitario.

En el Ecuador, por ejemplo, tenemos cerca de 200 dirigente populares procesados por terrorismo, juicios penales y civiles instalados desde el gobierno en contra de periodistas, acusaciones e insulto en tonos altisonantes en contra de toda persona o sector social que discrepe con la política gubernamental; una consulta popular tramposa que busca legitimar el control de la justicia por el ejecutivo, etc. Acompañando este autoritarismo irracional, el discurso de los tecnócratas y académicos que tratan de justificar lo injustificable con enredados discursos y “conceptos” sacado de los pelos, como ese de que el golpe de estado del 30S era un golpe de estado premoderno, posmoderno y transgénico:

El trabajo, realizado por el investigador Alexei Páez, publicado el 8 de octubre, titulado El magnicidio perfecto considera la modalidad empleada en el golpe de Estado como un golpe de Estado en red premoderno, posmoderno y transgénico. (Andes, 2010)

Esta conjugación de formas de dominación aparentemente incompatibles es nítidamente observable en lo que podríamos llamar la “pluralidad ideológica” de estos gobiernos, tan plural y democrática que, en el caso de Ecuador, podemos encontrar cuadros de la extrema derecha oligárquica (partido socialcristiano), pasando por cuadros de la  social democracia (Izquierda Democrática y Democracia Cristiana) hasta militantes de la izquierda (Partido Comunista, Socialista) e incluso ex guerrilleros, en un mismo proyecto de gobierno. Con esto cualquier despistado podría creer que se ha superado la sociedad de clases y hemos conquistado el reino de la libertad, donde las profundas contradicciones económicas propias del capitalismo, que se expresan en la lucha ideológica y  política de las clases antagónicas, ya no existen.

Hay, incluso, algunos que aún creen en el cuento de que el gobierno está en disputa, basta con leer el libro que el gobierno publicó previo a la consulta popular del 7 de mayo del 201, para salir de esta ficción. Un libro de 302 páginas con  artículos de Miguel Carvajal, Ricardo Patiño, Javier Ponce, Ximena Ponce, Doris Soliz,  Rossana Alvarado, Virgilio Hernández, Galo Mora, Fander Falconí, Carlos Marx Carrasco, todos ellos antiguos militantes de la izquierda, o al menos cercanos a movimiento sociales, justificando la decisión autoritaria de su gobierno de apoderarse de la justicia. Lo que es aún más desagradable y reprochable, justificando la política fascista del Partido Social Cristiano que pugnaba por endurecer las penas a los presos. La pluralidad democrática de la ideología del gobierno no llega hasta allí, increíblemente el artículo que introduce el libro es de Alexis Mera miembro del gobierno Social Cristiano de Febres Cordero. De hecho esto no debe sorprender tomando en cuenta que todos los funcionarios del  gobierno apoyan la criminalización de la lucha social.

Esta mezcolanza sí que parece propia de los tiempos posmodernos, donde todo tipo de mezcla es posible cuando el pensamiento es débil, cuando todo es relativo a los intereses del gran capital.

El discurso de la culpa y el arrepentimiento, la dominación del ex militante de izquierda.

Lo realmente novedoso es la nueva estrategia de dominación político-ideológica que se suma a estas dos anteriores. Si el discurso universitario justificaba la dominación en base a la argumentación racional, hoy en América latina es el discurso de la “izquierda” el que se suma a esta justificación en base a la argumentación moral  sostenida en la memoria histórica. Discurso que no solo se encuentra en los usurpadores del discurso, es decir en personajes que nunca supieron sobre la teoría revolucionaria y menos aún participaron en la lucha popular, y pese a eso hablan desde los referentes históricos de la izquierda, sino que extrañamente se encuentran en ex militantes de la izquierda latinoamericana, e incluso en algunos de sus intelectuales.

Hace algunos días sorprendió a muchos, ciertas ideas expresadas por Enrique Dussel en apoyo a los llamados “gobiernos progresistas de América latina, en el contexto de una conferencia que dictaba sobre “Los principios normativos de la ética en la política de América latina”. Los planteamientos filosóficos en torno a la política y a la ética, coherentes con su pensamiento crítico,  no coincidían con sus opiniones respecto al actual proceso político de América latina. Esta aseveración se la hace por cuanto la práctica política de los llamados gobiernos progresistas de América latina, niegan de forma rotunda la ética que el filósofo plantea para la política; realidad que Dussel parece  desconocer, pues solo así se puede entender que haya ensalzado la presencia de estos gobiernos en el sub-continente.

Sin embargo, lo que más despertó la preocupación fue cuando sostuvo que estos gobiernos de ninguna manera son igual que los anteriores, idea que se defendió por el hecho cierto que varios de los presidentes fueron ex guerrilleros, como es el caso de Dilma Rousseff en Brasil, José Mujica en Uruguay, Daniel Ortega en Nicaragua; o ex dirigentes de trabajadores como Evo Morales en Bolivia, o el mismo Ignacio Lula da Silva; peronistas como Néstor y Cristina Kishner ex militantes de izquierda cercanos a los Montoneros de Argentina; se  podría agregar a esta lista los ex militares insurrectos como el Coronel Hugo Chávez de Venezuela y ahora Ollanta Humala en el Perú; también un ex teólogo de la liberación como Fernando Lugo de Paraguay;  y, por último, hasta un boys scouts y voluntario católico como Rafael Correa en Ecuador, que valga aclarar de lo que se conoce no ha participado en ninguna lucha social, menos aún popular. (remitirse a la información a pie del texto).

La preocupación surgió justamente cuando se tomó conciencia de que es así, que los actuales gobernantes de la mayoría de países sudamericanos y muchos de sus colaboradores vienen de procesos políticos revolucionarios (a excepción del Presidente de Ecuador, aunque si algunos de sus ministros, subsecretarios y asambleístas). La preocupación crece cuando se es consciente de que son, justamente, estos ex compañeros de lucha, los novísimos funcionarios del estado burgués que tienen como encargo trabajan en función de la expansión del capitalismo en el subcontinente. Que gran confusión para el pueblo de América latina, que gran confusión  para las organizaciones y movimientos sociales que siguen luchando por un mundo más justo y equitativo, por un Mundo no capitalista.

Ex compañeros de la izquierda latinoamericana asumiendo altas funciones dentro del Estado Burgués que están consolidado; llevando adelante el proyecto económico del capitalismo tardío, e implantado una política de dominación necesaria para garantizar dicho proceso. Todo esto a nombre de los ideales de la izquierda y con la legitimidad de su historia personal de lucha. Es difícil entender que es lo que sucedió, surgen ante tan insólita situación una serie de respuestas confusas y enredadas, que hay que irlas procesando con mucha atención.

Se ha oído decir en declaraciones hechas tanto por los ex militantes de izquierda en los gobiernos, cuanto por ciertos intelectuales de derecha que les ayudan a justificar su posición, lo siguiente: al fin muchos de estos antiguos militantes de izquierda maduraron políticamente y entendieron que la teoría revolucionaria estaba equivocada, que el conflicto de clases no conducía a ningún lado,  que hay que trabajar todos juntos por el progreso de América latina. Debe haber mucha ingenuidad política para creer en este argumento, lo cual obliga a seguir indagando la razón de este aparente absurdo.

Parece que la explicación no puede ir por el lado individual subjetivo, sin con esto decir que no haya en estos ex compañeros razones de ese tipo, mismas que pueden ir desde la culpa-arrepentimiento, pasando por el cansancio y el oportunismo, hasta llegar al cinismo. Sin embargo, es preferible tratar de encontrar una explicación de un orden estructural, que permita un acercamiento crítico a las nuevas lógicas de dominación que se están ensayando en América latina.

Digamos que la fuerza irracional del autoritarismo oligárquico ya no funcionaba, pues el pueblo se  levantó enfrentando el miedo del autoritarismo. La seducción  del argumento racional usada por los tecnócratas del neoliberalismo de los 80 y 90 del siglo pasado tampoco pudo detener la movilización social; era necesario ensayar otra manera de control ideológico que se sume al miedo y a la seducción racional. Se requería el total control ideológico de la población para lo cual era necesario manipular su deseo de cambio, su deseo de otro mundo posible. Sin embargo, el discurso del amo ya estaba totalmente gastado, ya se había perdido el miedo al autoritarismo de la oligarquía; por otro lado, el discurso universitario de los tecnócratas se habían agotado en su propia exquisitez indescifrable. Ninguno de los dos tenía la fuerza de parar la movilización social, ninguno de los dos daba salidas discursivas a las demandas populares que se expresaban en las movilizaciones y levantamientos.

Que mejor responder a las demandas del pueblo usando, manipulando e instrumentalizando su propio discurso al servicio de los intereses del capital, y mucho mejor si el individuo o los individuos que emiten el discurso tienen un pasado que les legitime a usarlo. ¡¡Eureka!!

Es importante tener en cuenta que desde la primera circulación del discurso de la izquierda dentro de este nuevo escenario del poder, éste tenía ciertas incongruencias ideológicas que eran claros síntomas que revelaban su instrumentalización al servicio del capital. Para mencionar un ejemplo basta con poner atención en el significante nuclear del discurso del Alianza País:  “Revolución Ciudadana”, articulación semántica-ideológica que en sí ya encierra su propósito nada socialista. O aquello del socialismo respetuoso de la propiedad privada; y no se diga hoy que ya se ha acogido de manera plena el discurso antiterrorista del imperio. Cualquier absurdo ideológico es posible en nombre de una revolución que no ha tenido lugar, porque la revolución o es revolución o es su caricatura.

Un discurso con incoherencias ideológicas produce sujetos políticamente incoherentes, pues como ya lo señalo Foucault, son los discursos los que producen los sujetos del discurso,  si el discurso es ideológicamente incoherente, los individuos que se enganchan a él y que se configuran como sujetos en base a él, devienen necesariamente sujetos políticamente incoherentes. Sujetos funcionales a poder. Solo así se entiende que ex militantes de izquierda, formados por la radicalidad política del discurso de la teoría revolucionaria, hoy gobiernen en función de la reproducción del capital y argumenten su práctica en las tesis políticas de la izquierda.

La voz del ex militante de izquierda legitima la utilización que el proyecto de la burguesía latinoamericana hace del discurso de la izquierda. Legitima la implementación del extractivismo  a nombre del pago de la deuda social, legitima la persecución política y la criminalización de los luchadores populares indígenas campesinos y trabajadores en nombre de la defensa de la revolución, etc. Estrategia magistral del poder que logró que la gente de izquierda se pelee entre si, a la vez que los gobiernos “progresistas” con ex militantes de izquierda implementan una política divisionistas al interior de las organizaciones y movimientos sociales. La “izquierda” enfrentado a la izquierda para defender la renovación del capital, y organizaciones sociales enfrentado a otras organizaciones sociales para defender los intereses del capital. Vieja estrategia del poder en la que se ha vuelto a caer.

Con la nueva triada discursiva de dominación, constituida por la fuerza irracional, el argumento racional y la legitimación moral, el poder capitalista domina en base a la conjugación del miedo, la seducción y la obligación. Red de dominación cuyo objetivo es neutralizar y eliminar la resistencia y lucha de los pueblos sometidos a sus devastadores intereses.

SEGUNDA PARTE: DESENREDANDO LA TRAMPA

1.EX

La lucha del pueblo por mejorar sus condiciones de vida no tiene tiempo, o su tiempo siempre es presente, es actual, nunca es ex, el ex les calza a los individuos que dejaron de luchar, no al pueblo que aún resiste y lucha por liberarse. La lucha nunca es pasada, nunca es extemporánea.

Parafraseando a Walter Benjamín bien se puede sostener que el tiempo de la revolución no es un tiempo homogéneo y vacío que pasa, que puede estar en el pasado de lo ex, sino un tiempo pleno, “tiempo-ahora” (Benjamín, 1973)  Un tiempo ahora que salta del continuum de la historia, un tiempo que siempre retorna, por lo tanto no es ex

El ex quizás expresa un cansancio, ya decía Bertolt Brecht:

Hay hombres que luchan un día y son buenos. Hay otros que luchan un año y son mejores. Hay otros que luchan muchos años y son muy buenos. Pero hay quienes luchan toda la vida, esos son imprescindibles.

Hay los que no se cansan o no pueden cansarse, no son ex, son militantes de izquierda mientras las condiciones de injusticia se mantengan para oprimir y  explotar al ser humano y al medio ambiente que lo hospeda. El cansancio aparece cuando el espíritu ha sido doblegado en razón de que el deseo se ha suprimido. El deseo que es utopía y promesa de futuro. Parece que la caída del Muro de Berlín no pudo ser procesa con dignidad, que no se entendió que el relato utópico es inherente a la condición humana, que el ser humano no es, sino en base a su deseo a su la utopía, pues ésta es la fuerza del espíritu que hace que éste persevere en su ser.

Puede ser que a algunos ex les agarró el arrepentimiento, la culpa pequeño-burguesa, el trauma del stalinismo que no pudieron leer críticamente y decidieron limpiar  su pasado, pidiendo perdón y trabajado para el enemigo. La culpa pequeño burguesa que no permite comprender que el poder humano de reinventar mundo no tiene modelos acabados, únicos y definitivos; por lo tanto, la experiencia del Socialismo Real no clausura la radicalidad del sueño socialista que busca mundos mejores. Por otro lado, la utopía anticapitalista tiene otros comienzos que no están en Europa, sino en los tejidos comunitarios indígenas de América, esos tejidos que han resistido la avanzada del capitalismo y que hoy  son alternativas de vida no capitalistas.

También puede ser que en un  arranque de oportunismo propio de la clase media mestizada, decidieron cambiarse de bando y transformar su vida personal pero no el mundo. Quien sabe, quizás la idea, encarnizada en las relaciones mercantiles que han secuestrado al ser humano, de que con el capitalismo se acabó la historia humana haya influenciado para que muchos renuncien a la posibilidad de construir otro mundo. Ante este “fin de la historia”, decidieron tratar de acomodarse en su empobrecida continuidad  y disfrutar de sus precarios privilegios. Decidieron estacionarse en el presente y renunciar a vivirlo como un presente en transición (Benjamín; 1973)

Es posible que sean todas estas razones juntas, lo que hace la decisión mucho más firme y su peligrosidad mayor.

Es muy interesante y esclarecedor el artículo de Luis Mattini: “Madres de la Plaza de Mayo, Hebe una forma de derrota”, en el cual anota:

¿Qué pasó y que pasa con Hebe? ¿Cómo es posible que sea parte de ese deterioro? Recuerdo que cuando China rompió con la URSS y por lo tanto empezó a ser hostil con Cuba, a Fidel le preguntaron qué opinaba de Mao Tse Tung, quien había sido el gran timonel de la Revolución China; y Fidel dijo: “Ud sabe que la astronomía ha demostrado que hubo brillantes estrellas que se apagaron. Pues eso pasó con Mao, es una estrella que se apagó” Me pregunto si no será aplicable esta metáfora al caso de Hebe. Si es así, si es una estrella que se apagó, es posible pensar que podría recuperar la luz si se quitara el pañuelo, y dejara a otras madres “el símbolo” y se dedicara a lo que quiera como cualquier ciudadano que habita este suelo.

Y en tal sentido Hebe goza de los mismos derechos que cualquiera de nosotros, el derecho a tener ideas propias y a cambiar de ideas. Por eso es que si ella ha decidido apoyar el llamado “modelo” actual, este supuesto post neo liberalismo que claramente consiste en una base productiva agro-industrial dictada, no por los EE.UU, sino por el Imperio, es decir el capital mundial, del cual la burguesía argentina es parte y el gobierno de los Estados Unidos, su policía. (….)

…si ella ha decidido apoyar este modelo, está en su derecho. Porque puede ser que ella crea sinceramente, como tantos otros setentistas, que por ahí pasa el progreso actual. No sabemos tampoco qué pensarían sus hijos marxistas leninistas si vivieran, quizás también apoyarían, pero sí sabemos exactamente qué pensaban ellos en su tiempo, que fue también mi tiempo. Pero entonces le pido que deje el pañuelo para las madres que continúan su labor fieles a los ideales de sus hijos (Marttini, 2011)

Esta explicación bien calza para muchos de los ex militantes de izquierda que hoy trabajan para el capital mundial, los cuales por dignidad debería dejar el “pañuelo”, dejar los símbolos y la historia de lucha que ya nos les pertenece,  que solo pertenece a la actualidad de la lucha del pueblo, al tiempo-ahora de los que siguen luchando por un Mundo no capitalista.

Ex militantes de izquierda que no tienen ninguna legitimidad ni autoridad ética, pues la partícula ex con categoría de prefijo y con el significado de fuera, más allá de cierto tiempo y espacio y con el de privación, según dice el Diccionario de la Real Academia española de la Lengua, antepuesta a una dignidad, cargo o condición, significa que el sujeto dejó de tenerlos o dejo de ser algo. Dejaron de ser, ya no son, ya no están en el tiempo de la revolución, por lo tanto su discurso de izquierda no tiene legitimidad, lo están usurpando, lo están manipulando al servicio de los intereses del capital.

Si continúan insistiendo en utilizar la memoria histórica y el discurso emancipatorio del pueblo al servicio del nuevo ensayo de dominación capitalista, serán encarcelados por el cinismo obsceno del poder, y habrán perdido toda su dignidad. No les tocará más que aceptar su destino de servidumbre e indignidad, habrán perdido su libertad y sobre todo su por-venir.

 

Referencias Bibliográficas

Agencia Andes; 30-S hubo una conspiración planificada para romper el orden constitucional, sostiene el Centro Andino de Estudios Estratégicos

http://andes.info.ec/politica/30-s-hubo-una-conspiracion-planificada-para-romper-el-orden-constitucional-sostiene-estudio-del-centro-andino-de-estudios-estrategicos-33858.html

Benjamín, Walter, Tesis de la Filosofía de la Historia, Ed. Taurus, Madrid, 1973.

Bourdieu, Pierre,  La Distinción, Criterios  Bases Sociales  del Gusto, Ed. Taurus, México, 1979.

Foucault, Michel, La Microfísica del Poder, Ed. La Piqueta,  Madrid, 1979.

Foucault, Michel, El orden del Discurso, Tusquets Editores, Barcelona, 1987.

Hegel, La Fenomenología del Espíritu, Ed. Fondo de Cultura Económica, México 1966.

Mattini, Luis, Argentina Madres de la Plaza de Mayo, Hebe un forma de derrota, red latina sin fronteras, 2011.

http://red-latina-sin-fronteras.lacoctelera.net/post/2011/07/19/argentina_madres-plaza-mayo-hebe-y-forma-derrota

Slavoj Žižek , “Esclavo” es la palabra que nombra al amo fingido. (Violencia en acto, 2004) http://zizek-en-castellano.blogspot.com/2010/05/esclavo-es-la-palabra-que-nombra-al-amo.htmlhttp://zizek-en-castellano.blogspot.com/2010/05/esclavo-es-la-palabra-que-nombra-al-amo.html

 

 LOS GOBIERNOS PROGRESISTAS Y SUS LÍDERES

Dilma Roussef. Formó parte del movimiento de resistencia contra la dictadura militar (1964) viene de la organización de izquierda Política Operaria y de uno de las más importantes grupos guerrilleros el Vanguardia Armada Revolucionaria Palmares, parte del movimiento de resistencia – era considerada uno de los cerebros de la organización- contra la dictadura militar, detenida (1970) por un tribunal militar, torturada y condenada a prisión tres años, participo en la restructuración del Partido Trabajador Brasileño convertido luego en Partido Democrático Laborista, miembro del Partido de los Trabajadores, en los que ha sido Secretaria de Energía en Río grande do Sul, Ministra de Energía, jefa del estado mayor de Lula. Además es economista graduó en la Escuela de Ciencias Económicas de la universidad Federal de Río Grande do Sul (1977)

Pepe Mujica. Secretario nacional de juventud del partido Nacional (1956), crea la Unión Popular (1962), integra en los sesenta al movimiento de Liberación Nacional-Tupamaros. Participó en operativos guerrilleros, al tiempo que trabajaba en la chacra, se mantuvo en la clandestinidad. Herido con seis balazos en enfrentamientos armados, apresado cuatro veces, se fugó en dos ocasiones. Pasó casi 15 años de su vida en prisión, uno de los dirigentes y líderes históricos de la organización, que la dictadura tomó como rehenes, significa que seria ejecutado si la organización retomaba las acciones armadas, creo junto con otros referentes del MLN y otros partidos de izquierda el Movimiento de Participación Popular dentro del frente Amplio (2009), diputado de Montevideo (1994) , senador (1999) , ministro de agricultura del frente amplio. (2005-2008). Estudios primarios y secundarios en escuela y liceo público.

Evo Morales. Trabajador de la zafra desde los 6 años. Escuela pública, dirigente deportivo, secretario de deportes de su sindicato (1981), sindicalista cocalero desde los 80, secretario general de su sindicato (1985), secretario ejecutivo de la Federación del Trópico (1988), máximo dirigente de la federación de campesinos cocaleros, legislador representado a los colono aymaras y quechuas, campesinos cultivadores de coca, encarcelado y confinado, intento de asesinato de la fuerza pública (1989), enfrentamientos con la DEA (1997) Dirigente de la Marcha por el respeto y la dignidad, La Confederación de Trabajadores del trópico Cochabambino se fusiona con el MAS, miembro refundador del Movimiento al Socialismo-MAS (1997), diputado por Cochabamba por el MAS, líder de la oposición en la guerra del gas, contra la erradicación de la coca, para la nacionalización de los hidrocarburos y la convocatoria de una Asamblea Constituyente, en febrero de 2003 el MAS, junto a otras organizaciones sindicales y sociales obligan a la renuncia de Sánchez de Lozada (2003)

Fernando Lugo. Obispo católico desde 1994, fe que asume desde 1971, cercano a la teología de la liberación, trabajo con Monseñor Leónidas Proaño, profesor del Instituto Superior de Teología de Asunción, fue miembro de la Comisión Doctrinal de la Conferencia Episcopal Paraguaya y del equipo de Reflexión Teológica del Consejo Episcopal Latinoamericano – CELAM, superior provincial de los Misioneros del Verbo Divino y vicepresidente de la Confederación de Religiosos del Paraguay. Obispo en la diócesis de San Pedro, una de las regiones más pobres del país, apoyó a los campesinos sin tierra, era representante de la iglesia progresista paraguaya, representante de la iglesia progresista paraguaya, fue también el responsable de las Comunidades Eclesiales de Base del Paraguay. Impulsó la organización de Resistencia Ciudadana (2006), que agrupó a los principales partidos políticos de la oposición, las cinco centrales sindicales y más de un centenar de asociaciones civiles. Consiguió reunir a miles de personas en una marcha de protesta en Asunción contra el intento violación de la Constitución Nacional por parte del entonces presidente paraguayo Nicanor Duarte. La mayoría de los partidos y movimientos políticos y las organizaciones sociales de la Concertación Nacional – CN constituyeron formalmente la Alianza Patriótica para el cambio – APC – con los movimientos y partidos del Bloque Social y Popular – BSP -, para propugnar la candidatura de Fernando Lugo a Presidente de la República del Paraguay. Estudios, licenciado en ciencias religiosas, sociólogo.

Hugo Chávez. Militar. Fundador del Movimiento Bolivariano Revolucionario 200 (1982) para reformar el Ejército e iniciar una lucha para construir una nueva República, hizo un intento de golpe contra Carlos Andrés Pérez (1992), fue encarcelado durante dos años. En las Fuerzas Armadas Nacionales ocupó variados cargos: Comandante del Pelotón de Comunicaciones, Batallón de Cazadores Cedeño, Barinas, Cumaná, Comandante de Pelotón y Compañía de Tanques AMX-30, Batallón Blindado Bravos de Apure, Maracay. Comandante de Compañía y jefe del Departamento de Educación Física en la Academia Militar de Venezuela. Jefe del Departamento de Cultura de la misma Academia. Comandante Fundador de la Compañía José Antonio Páez, Curso Militar, Academia Militar de Venezuela. Comandante del Escuadrón de Caballería Francisco Farfán, Elorza Apure. Comandante Fundador del Núcleo Cívico-Militar del Desarrollo Fronterizo Arauca-Meta. Jefe de Ayudantía del Consejo Nacional de Seguridad y Defensa, Palacio Blanco, Miraflores. Oficial de Asuntos Civiles, Brigada de Cazadores, Maturín, y Comandante del Batallón de Paracaidistas Coronel Antonio Nicolás Briceño, Cuartel Páez, Maracay. Creo el Movimiento quinta República (1994), y presidente Venezuela.(1999). Presidente del Partido Socialista Unido de Venezuela PSUV (2006). Estudios. Maestría en ciencias políticas Universidad Simón Bolívar. Teniente coronel.

Daniel Ortega. Dirigente Frente sandinista de Liberación Nacional FSLN. Se une al FSLN (1963), Detenido por asaltar un banco y otras actividades contra la dictadura de Anastasio Somoza. Mediante acción armada que pide su liberación sale de prisión(1974) Durante la insurrección se refugió en Costa Rica (1978-1979). Con la liberación de Nicaragua de Somoza en 1979 regresa. Jefe de facto de Nicaragua en 1980. Presidente con elecciones en 1985.

Rafael Correa. Durante su juventud formó parte y dirigió grupos de Scouts de la Asociación de Scouts del Ecuador, como la tropa del Grupo 14 San José de Lasalle y luego el grupo Cristóbal Colón que ayudó a fundar. Durante sus estudios secundarios fue designado Presidente de la Asociación Cultural Estudiantil Lasallana (ACEL). Luego, en la Universidad Católica de Santiago de Guayaquil UCSG, fue electo Presidente de la Asociación de Estudiantes de Economía, Auditoría y Administración (AEAA) y, posteriormente, Presidente de la Federación de Estudiantes de dicho centro universitario (FEUC), función que le condujo a presidir durante un año en 1986 la Federación de Estudiantes Universitarios Particulares del Ecuador (FEUPE). Becario en la UCSG, universidad particular en Ecuador, se graduó de economista en 1987. Voluntario durante un año en una misión salesiana de Zumbahua , Provincia de Cotopaxi, poblado rural de donde Correa prestó labores de alfabetización a indígenas y asesoramiento en el desarrollo de microempresas. Becario para maestría en la Universidad Católica de Lovaina, Bélgica. Doctor en la Universidad de Illinois en Urbana-Champaigne, Estados Unidos mediante intercambio académico auspiciado por la universidad particular San Francisco. En 1993 fue empleado en el Ministerio de Educación y Cultura (MEC) del Ecuador, en programas de mejora del sistema educativo nacional financiados por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Ministro de Economía durante cuatro meses en el gobierno interino de Afredo Palacio. A inicios del 2006 fundó Alianza País. Acuerdo con el Partido Socialista.