CARTA A JAIME NEBOT, CON MI CORAZON EN YAMBO. por Hugo Palacios (el búho)

CARTA A JAIME NEBOT, CON MI CORAZON EN YAMBO

Hugo Palacios (el búho)

 

De: El Secretario de la Secretaría de resoluciones de la dirección de secretarios en la secretaría financiera.

 

Mi muy señor Alcalde.

Presente, sin pasados y pensando en el futuro.

En su conciencia o en su despacho.

 

Que resulta señor Alcalde que cumplí con lo que dispuso que no se le exonere a esa película de una señorita ecuatoriana, que con lo dispuesto, ahora es colombiana.

Que resulta que una vez negada la exoneración, ahí nomás me cayeron encima con argumentos que nunca entendí pero que en resumen significan que nos tildaron de fachos. Usted sabe señor Alcalde que yo no sé nada de fachadas, por eso no respondí. Ojalá se digne aclararme porqué medio mundo le dice facho a usted, así yo podré responder cuando me pregunten de su mercé. Pero para no quedarme callado les grité que fachos los socialcristianos, no mi alcalde.

Que resulta que estos alborotadores me acusan que  negué ese trámite a propósito, porque dicen que usted es alcahuete del difuntito león. Yo, un servidor capaz de despellejarme por servirle, les dije que no, que jamás sus manos se han manchado de cola de león, que ni el rugido le sale igual, que sus manos han sido fieles hacedoras de los designios de la voluntad del pueblo de… de… Samborondón. Que sus manos nunca se han manchado de desaparecidos, a lo sumo unas manchitas de sangre, pero de ahí están impolutas, indemnes, todo in.

Que resulta que lo salpicaron a usted con calumnias que yo no iba a aguantar. Así que les devolví su peliculita y que la proyecten en cualquier parte menos en la tierra de mi alcalde, que ha sido el único alcalde que ha tenido que rebajarse a la condición de humilde para poder mezclarse con el populacho, el único alcalde que se abre la guayabera cuando le enfocan las cámaras, el único alcalde que se ahueva menos que el difuntito, el único alcalde que ha hecho terapia de amnesia para olvidarse de los pobres desaparecidos y muertos y torturados cuando él era gobernador; eso no lo hace cualquiera, solo los grandes hijos de la p grande, de la patria grande, carajo!

Que resulta que yo y todos nosotros maderos de guerreros antiguos lista seis, le seguiremos a usted hasta las últimas consecuencias, hasta cualquier club la unión, hasta que nos marquen con crespones negros del honor. Aquí estaremos con usted mi alcalde, mi protector, mi amo, mi guardayambo, mi escuadrón volante de las alturas.

Que resulta que por este municipio no pasará ninguna película en la que usted no sea el protagonista. Si usted es el rambo en guayabera que todo Guayaquil necesita. Firmado y refirmado, a los tantos días del mes de octubre.

Atentamente,

Secretario de la Secretaría de resoluciones de la dirección de secretarios en la secretaría financiera.