BURLA CONTRA LA VOLUNTAD CIUDADANA: La tortura a los toros continúa. por Leonardo Ogaz A.

FIESTAS DE QUITO: BURLA CONTRA LA VOLUNTAD CIUDADANA.

La tortura a los toros continúa

Leonardo Ogaz A.

Una pregunta tramposa en la consulta popular de este año ha permitido que el Alcalde de Quito, Augusto Barrera, y la mayoría de los concejales se burlen de la voluntad mayoritaria de los ciudadanos de Quito. En efecto el 50.86 % de los votantes quiteños votó SÍ por la pregunta 8, en la esperanza que se eliminara el cruel espectáculo de tortura animal que significan las corridas de toros. Pero se modifico’ la pregunta y la dejaron solo con referencia a la muerte en público del animal. Allí comenzó el engaño. Llegaron las fiestas de Quito y el espectáculo de tortura se realiza con la misma saña de siempre.

El movimiento anti taurino y la mayoría ciudadana, al votar Sí a la pregunta 8, pensó que de todas maneras eso iba a facilitar la abolición de las corridas de toros, pero las personas que se oponen al suplicio en contra de los animales por diversión fueron burlados por el gobierno, que, al cambiar el contenido de la pregunta 8, dejo abierto el camino para el engaño. El gobierno logró atraer votación hacia sus posiciones cuando en realidad no tenían ninguna intención de abolir las corridas de toros, pero el engaño no quedará impune, los costos políticos para el Alcalde y para el gobierno serán altos.

En Quito las corridas de toros son un espectáculo altamente elitista, la entrada más barata cuesta 90 dólares y se ha convertido en un espacio de socialización de los sectores “Bien” de la ciudad. Y es precisamente por eso que valiéndose de las influencias de la clase dominante  y las presiones económicas de las empresas, más la inconsecuencia del alcalde y los concejales de Alianza país que por no dejar los jugosos impuestos que obtienen dejaron proseguir esta costumbre colonial de las corridas.

En la página Web “Lacl@se. info” se reproducen las ideas del entonces candidato Augusto Barrera hoy Alcalde: Lista 35 – Movimiento PAIS
“- Cero inversión pública y subvenciones del municipio para las corridas de
toros, pues según él se encuentran en el marco de un evento privado.
– Revolución cultural: “… me parece terrible que el ícono de las fiestas
de Quito sea la corrida de toros… el esfuerzo del alcalde y de la ciudad es
darle otro contenido a la fiesta de Quito…”

Son estos aberrantes cambios de los políticos los que desprestigian esta actividad. Traen decepción y desencanto y llevan a agrupaciones políticas culturales como Diabluma a acusar de traición al Alcalde y los concejales que se echaron en el fondo del bolsillo el pronunciamiento popular, refugiándose en una artimaña de forma para continuar con esa práctica decadente y cruel de las corridas de toros.

Los que conocen la trayectoria política de Augusto Barrera y ven sus posiciones actuales esto resulta una flagrante contradicción con su militancia en diferentes opciones de izquierda revolucionaria y Pachacutik.  Si al señor Barrera le quedaba algo de credibilidad,  esta actuación ha terminado por cerrarle definitivamente el paso a la reelección y peor aún si tenía aspiraciones presidenciales.

El señor alcalde ha olvidado tres cuestiones fundamentales:

A)     Las corridas de toros representan los rezagos de la pos colonialidad que todavía perviven.

B)      No se puede torturar animales como parte de un espectáculo de diversión.

C)      La naturaleza tiene derechos, los animales tienen derechos.

El movimiento anti taurino ha realizado una serie de acciones en contra de esta insensible política municipal entre las que se destacan la manifestación en la ceremonia de elección de Reina de Quito y una concurrida marcha el 1 de diciembre desde el Arbolito hacia el palacio municipal. Las acciones y movilizaciones continuarán.