BRASIL: ALCKMIN TIENE SUS MANOS SUCIAS DE SANGREPM MASACRA A POBLADORES DE PINHEIRINHO

BRASIL: ALCKMIN TIENE SUS MANOS SUCIAS DE SANGRE – PM MASACRA A POBLADORES DE PINHEIRINHO

Jueves 26 de Enero de 2012 00:45

Declaración del PSTU (Partido Socialista de Trabalhadores Unificado) <www.pstu.org.br>

Es necesario intensificar las acciones de solidaridad y realizar protestas en todo el país. ¡El gobierno del PSDB debe pagar por su crimen! Exigimos del gobierno federal la expropiación del terreno

La masacre que sucedió en Pinheirinho, este domingo 22 de enero, es de total responsabilidad del gobernador Geraldo Alckmin. Toda la criminal decisión fue tomada directamente por el gobernador del PSDB. La acción fue claramente un absurdo jurídico, pues pasó por encima de la orientación del Tribunal de Justicia Federal que, el último viernes, mandó suspender el desalojo. Incluso, el gobierno del PSDB envió a la tropa de choque de la Policía Militar para expulsar brutalmente a los trabajadores pobres de Pinheirinho de sus casas.

La prefectura y el gobierno del Estado se aprovecharon de la tregua determinada por la justicia federal para atacar al movimiento de sorpresa, el domingo por la mañana. La invasión ocurrió alrededor de las 6 de la mañana, con helicópteros, carros blindados, armas de fuego, bombas de gas lacrimógeno y de pimienta y, con un mínimo de 2 mil hombres llegados de 33 municipios.

Para el prefecto Cury, los pobres no pueden vivir en el Pinheirinho porque la ocupación, que se dio hace más de ocho años, queda próxima a barrios de privilegiados de la ciudad. ¡El PSDB odia a los pobres y protege a los ricos!

La prefectura del PSDB, el gobierno de Alckmin y la PM quieren evitar, al máximo, la divulgación del número de víctimas del desalojo. Quieren pasar la imagen de una recuperación “tranquila”. Sin embargo, lo que ocurrió en Pinheirinho fue una masacre apoyada por un gigantesco aparato de seguridad, que pasó por encima de todo, hasta de un mandato judicial federal.

Durante la acción, muchos moradores exhibían sus heridas causadas por los disparos de bala de goma.  Hay infinidad de relatos de agresión policial contra viejos, mujeres y hasta deficientes físicos. La policía reprimió a los pobladores de forma indiscriminada. Innumerables madres denuncian que fueron impedidas, por la policía, de recoger a sus hijos dentro de la ocupación. “Nosotros estamos aquí es para ver al circo prenderse fuego”, respondió unsoldado a las exigencias de una de las madres.

Dentro de las carpas montadas por la prefectura para albergar a los moradores, la Guardia Civil reprimió con bombas de gas lacrimógeno y balas de goma a los pobladores, buena parte de ellos mujeres y niños, que estaban en el local.

La acción militar recordó la típica política de los gobiernos del PSDB que, ante graves problemas sociales, lanzan sus tropas para masacrar al pueblo pobre y trabajador. Fue así, durante el gobierno de FHC, en ocasión de la masacre de los trabajadores sin tierras, en Eldorado dos Carajás (PA), cuando 19 trabajadores rurales murieron. También así fue en la masacre de Corumbiara, cuando 12 campesinos fueron asesinados.

La vieja política del PSDB se repite en Pinheirinho y ahora la sangre corre por las manos de Geraldo Alckmin. El prefecto Eduardo Cury, también del PSDB, es responsable por su negligencia criminal desde el inicio y rechazó negociar, incluso, con el gobierno federal. La jueza Marcia Loureiro, también es responsable, pues fue quien ordenó directamente la masacre y mantuvo una cruel intransigencia.

En este momento, es fundamental que el gobierno federal de la presidenta Dilma Rousseff se manifieste e intervenga en el conflicto. Exigimos del gobierno federal la expropiación del terreno del bandido Naji Nahas, para que las familias pobres de Pinheirinho puedan continuar viviendo en sus casas. ¡El terreno debe ser de los trabajadores y no de un criminal condenado por corrupción y lavado de dinero!

También llamamos a la solidaridad con los habitantes de Pinheirinho, que necesitan de todo el apoyo de todos y todas, sean activistas, personalidades, políticos o artistas. Por eso, llamamos a que las organizaciones de los trabajadores convoquen a actos y protestas en las calles, en todas las ciudades del país, para denunciar la masacre de Geraldo Alckmin. Vamos a ocupar las plazas y realizar protestas contra la acción criminal del PSDB.

Es necesario intensificar las acciones de solidaridad en todo el país. ¡El gobierno del PSDB debe pagar por su crimen!

Fuente: http://www.pstu.org.br

Traducción: Laura Sánchez