EL TRIANGULO DE LONDRES: Reino Unido, Ecuador y Julian Assange. por Gerard Coffey*

 EL TRIANGULO DE LONDRES: Reino Unido, Ecuador y Julian Assange

por Gerard Coffey*

La decisión de conceder el asilo político a Julián Assange es acertada y para aplaudir. Es un acto digno y  soberano a favor de una persona cuyo ‘crimen’ fue revelar ‘secretos´ que solo confirmaron lo que todo el mundo ya sospechaba, pero quien podría pasar el resto de su vida en la cárcel por semejante osadía.  

Pero otorgarle el asilo es solo el primero paso. Assange permanece en Londres en la embajada del Ecuador cuyas puertas están constantemente vigiladas por los policías británicos. Y a pesar del peso de la legislación internacional, las autoridades británicos no parecen dispuestas a autorizar el salvoconducto al fundador de Wikileaks. Es su ‘obligación’ dice el Primer Ministro de ese país, el Conservador David Cameron, extraditar Assange a Suecia.

La sinceridad de las palabras de Cameron es cuestionable, pero no creo que se puede decir lo mismo de la decisión del Presidente ecuatoriano. La sinceridad es quizás el arma más poderosa de Rafael Correa, sean lo que sean sus políticas o decisiones acertadas o erradas, y el apoyo a Assange cabe dentro de esa lógica. Es además coherente con la posición tomada por el ex Vice Canciller Kintto Lucas, quien invitó a Assange venir al Ecuador hace dos años. Que la invitación haya sido relativizada en ese entonces y luego descrita como una declaración personal de Lucas ahora no parece más que cautela.

Y claro está, a corto plazo Rafael Correa no puede perder. Si las autoridades británicos finalmente deciden soltar a Assange, será un héroe nacional e internacional, desafiando a las prepotencias del Norte con una posición soberana y digna. David contra Goliat. Si los británicos deciden ignorar el peso del derecho internacional, el presidente Ecuatoriano habrá hecho todo lo posible (salvo montar una operación estilo Angostura) para salvar a un perseguido político. El resultado es igual, héroe frente a prepotencia e ilegalidad de las potencias. ¿Quién le contradice?

A largo plazo, los impactos dependerán del apoyo que el país y el presidente reciba de la UNASUR. Reino Unido no goza de mucha simpatía en América del Sur por el problema de las Malvinas,  y además cometió un error en enviar una carta implícitamente amenazando cerrar la embajada. Movida muy burda. Un verdadero regalo para la administración ecuatoriana y Julian Assange.

Por las últimas declaraciones del ministerio de relaciona exteriores del Reino Unido, sin embargo, parece muy poco probable que cooperen. Están una posición muy complicada. Revocar la autorización de la embajada puede sentar un grave precedente permitiendo que la misma medida sea aplicada contra sus propias embajadas. Tampoco les interesa no cumplir con un orden de extradición (es decir ir en contra de los intereses de EE.UU.). Están con la papa caliente en las manos…

A largo plazo es probable que EE.UU. busque más y otras formas de joder la vida a Rafael Correa:  chao a las preferencias comerciales, más recursos para ONGs afines, cursos para periodistas, campaña mediática, ¿otro intento de golpe? (perdón, paro policial)  etc. etc. Por eso serán tan importantes las reuniones de la OEA y UNASUR y el fuerte apoyo de los países sudamericanos, sobre todo de Brasil, Argentina y Uruguay.  Si apoyan al ecuador será un comentario muy elegante respecto a los cambios en marcha a nivel internacional y dentro de la correlación de fuerzas.

 Mientras tanto, ¿quién se acuerda de Alberto Acosta y la oposición de Izquierda? Y mientras más dure, peor.

* periodista, y ciudadano británico residente en el Ecuador