¿AHORA SOLO NOS QUEDA BARCELONA? por Tomas Rodríguez león

 Festejo emocional con Julio Jaramillo y JM Serrat ambos de tierra barcelonesa

 

 La profecía es cierta, o talvez menos certera y más fidedigna, ocurrió cuando un borracho porteño firmemente  asido a su botella, lamentaba en una esquina la muerte de Julio Jaramillo. Me consta,  yo viví estos y muchos episodios de aquellos días. El poeta Fernando Artieda, tan barcelonista y jaramillista como quien escribe, lo hizo poesía.

 Desde aquellos días setenteros  ya el pueblo ecuatoriano construía  esos dos símbolos contundentes que perviven…rondando siempre tu esquina…. Ahora, en estos días de gloria barcelonista, nadie puede  desmentir, que en cada barrio en cada pueblo, en cada rincón de la patria profunda, asoma un niño, una madre, un obrero, un campesino, un pillo y hasta un político bandido  que viste y pinta, amarillo como el sol.

Machala, Portoviejo, Puerto Inca, Esmeraldas. Quito, Cuenca, Guayaquil, Loja…la lista es interminable y si alguien quiere verificar sociológica y estadísticamente el hecho,  debe indagar razones  o ratios,  en  una lista sin omisiones de cada cantón, cada parroquia, cada recinto y  hasta cada casa para  preguntar… ¿hay barcelonistas?

 El equipo obrero del astillero porteño, se funda un 1 de mayo,  día clasista  en  1925. Residentes catalanes y guayacos de la ría, anarcos probables los unos y los otros, le dan fe de bautismo, mientras otros en el mismo   momento, fundan  el partido Socialista y todos recuerdan   la reciente revolución  anarquista el 15 de noviembre. Siempre el astillero, barrio fundamental de conspiración, poesía y futbol.

Barcelona  SC se fue extendiendo como marea por todo Guayaquil…barrio a barrio…golpe a golpe, verso a verso… y como siempre  ocurre con  las cosas del puerto, solo nacen  acá con sabor a bahía,  para luego contaminar la patria…la patria de los obreros y los pobres. Barcelona década a década…caminante no hay camino…se fue  a todas partes.  Símbolo  del  puerto…se hizo  marca registrada de todo el  Ecuador…Julio Jaramillo, Barcelona, el encebollado de pescado; tres personas distintas un solo símbolo verdadero…no quiero verte triste porque me matas…

 Los empresarios se tomaron Barcelona,  pero nadie le quita su esencia popular. Verdad inocultable;  los burgueses a turno  han sido  responsables de las quiebras paulatinas. Las masas descamisadas  han sido su ave fénix,  siempre concurriendo  al  auxilio.

…me privan
más los barrios que el centro de la ciudad
y los artesanos más que las
factorías, la razón que la fuerza,
el instinto que la urbanidad

 La cultura (y el futbol es cultura) tiene que rehacer lo que el poder[1] arruina, porque el poder es una plaga parasitaria que reduce  el cosmos, en tanto la cultura (y el futbol es cultura) amplia el universo, la sensible universalidad de los canticos de la masa. La cultura es demos. Por ello,  lo que ha sucedido, con el triunfo de Barcelona; la mas grande movilización nacional de un pueblo que contiene esperanzas por décadas, y desata la mas grande alegría unitaria, no debe sorprendernos… mujeres en brazos de recién nacidos, costeños soportando el calor y serranos soportando el frio, orientales integrándose  al país que los olvida, galapagueños sin estadio, gente en New York, Roma , Buenos Aires y en el otro Barcelona gritan…amarillo como el sol… siempre tu color y tu canto es el grito del astillero…se vive, se siente, HAY PUEBLO SIN CONTROL

 …En mi alma vagabunda

Se  fundió el alma tuya como el


llano se funde cuando lo besa el sol…

Resaltemos… en  nuestro Quito festivo…por la misma Shyris donde transitan políticos mercachifles, famélicos con gula incontenible, estuvieron desfilando entusiastas  capitalinos del Barcelona, seguramente, los que festejan sus fiestas con actos taurinos…porque solo a los ecuatorianos se nos ocurrió la bella melodía de  llamar  equipo torero al Barcelona astillero.

 ¡Barcelona ya casi es de todos¡

 ¿Habrá algo menos regionalista que Barcelona SC?

 


[1] Económico o político