10 DE DICIEMBRE: OTRA MUESTRA MÁS DEL CINISMO OBSCENO DEL RÉGIMEN DE LA REVOLUCIÓN CIUDADANA. por Natalia Sierra

10 DE DICIEMBRE:  OTRA MUESTRA MÁS DEL CINISMO OBSCENO DEL RÉGIMEN DE LA REVOLUCIÓN CIUDADANA

 Natalia Sierra

 

10 de Diciembre,día en que se conmemora el aniversario de la aprobación de la Declaración Universal de los Derechos Humanos por la Asamblea General en 1948, el gobierno de la Revolución Ciudadana lleva a juicio por terrorismo a 10 ecuatorianos, por ejercer su derecho a disentir políticamente del Régimen.

Resulta sintomática esta coincidencia, dice mucho de la verdad política del “gobierno revolucionario”, dice mucho de su “vocación humanista y democrática”, dice mucho de su “vocación revolucionaria”. Más aún cuando la Secretaria de los Pueblos Mireya Cárdenas y otros funcionarios de este Régimen fueron militantes de la organización político-militar “Alfaro Vive Carajo”, que se alzó en armas en contra del gobierno fascista de Febres Cordero.

El argumento del régimen, en palabras de la Secretaria  Cárdenas, ante esta triste coincidencia es que el gobierno de Alianza País respeta el debido proceso que no se respetó en la época de Febres Cordero, quien persiguió, encarcelo, torturó y asesinó a muchos militantes de AVC. Débil argumento si se toma en cuenta que en aquella época el grupo revolucionario AVC perpetró varias acciones político-militares sancionadas por el Estado  burgués, a pesar de lo cual no queda duda de los crímenes de Estado cometidos por el gobierno socialcristiano.

Cínico argumento que no explica como un Gobierno que se autodenomina revolucionario, y que tiene entre sus funcionarios exguerrilleros que sufrieron el terrorismo de Estado, se acoja a la ley antiterrorista aplicada por el Estado norteamericano para callar todo tipo de disidencia política a nivel mundial. No se explica como 10 jóvenes, entre otros dirigentes sociales, sean acusados de terrorismo en base a pruebas tan absurdas como escuchar música protesta, tener imágenes de Ernesto Guevara, leer literatura de izquierda y hacer reuniones políticas. Con estas pruebas inconsistente,los primeros que deberían ser juzgado de terrorismo y encarcelados son todos los funcionarios del Estado que canta, sin vergüenza alguna,canciones protesta, que cada vez que quierenmentir al pueblo ecuatoriano hacen referencia y utilizan la imagen de Guevara, que cínicamente se autodenomina de izquierda.

Lo único cierto es que con esta perversa acusación, el Gobierno muestra su verdadero rostro político: ser un régimen violador de los derechos humanos consagrados en la Declaratoria Universal aprobada por la Asamblea General de la ONU y acogida de forma plena por la Constitución ecuatoriana. Al menos queda clara la violación de los siguientes artículos de la Declaración Universal:

 

  1. todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros. En tanto que dotados de razón y conciencia, los seres humanos podemos debatir nuestro destino común, eso y no otra cosa hacían los 10 compañeros deLuluncoto, discutir cómo llevar adelante el Buen Vivir proclamado en la Constitución del 2008,cómo lograr un buen convivir y ser fraternos los unos con los otros.Discutían, con todo su derecho, su forma de participación en la Marcha por la Vida la Dignidad y el Agua convocada por los movimientos sociales; discutían, con todo su derecho, la traición cometida por el Gobierno de Alianza País al movimiento social.  

 

  1. 2.       Toda persona tiene todos los derechos y libertades proclamados en esta Declaración, sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición.

Tener una opinión política distinta ha sido convertido por este Gobierno enmotivopara ser acusados de terrorismo y privados de libertad.

 

  1. 3.       Todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona.

Al gobierno “revolucionario”  parece  no importarle el mandato universal que le obliga a respetar el derecho a la libertad que tienetodo ciudadano que piensa distinto.

 

  1. 4.       Nadie será sometido a torturas ni a penas o tratos crueles, inhumanos o degradantes.

Los 10 compañeros de Luluncoto ya llevan 9 meses privados de su libertad sin haber sido juzgados por la absurda acusación de terrorismo.

 

  1. Todos son iguales ante la ley y tienen, sin distinción, derecho a igual protección de la ley.

La ley en este régimen parece aplicarse con distinción, para unos, como es el caso de lo compañeros de Luluncoto la ley se aplica de manera arbitraria  y, para otros, no hay ley que sancione casos abiertos de corrupción y atraco al Estado.

 

  1. 6.       Toda persona tiene derecho a un recurso efectivo ante los tribunales nacionales competentes, que la ampare contra actos que violen sus derechos fundamentales reconocidos por la constitución o por la ley.

Los compañeros detenidos están privados de su libertad por una acusación absurda y no tienen derecho a un recurso efectivo ante los tribunales nacionales competentes, pues como todo el país conoce la justicia ecuatoriana se encuentra secuestrada por el poder ejecutivo. En este contexto los compañeros se encuentran indefensos contra los actos del Estado que violen sus derechos fundamentales reconocidos por la Constitución.

 

  1. 7.       Nadie podrá ser arbitrariamente detenido, preso ni desterrado.

En este gobierno la detención arbitraria se ha hecho una práctica cotidiana, basta recordar a los ciudadanos que han sido detenidos por expresar su inconformidad con la política del régimen. La detención arbitraria de los 10 jóvenes de Luluncoto es la muestra más clara de que este gobierno no respeta ni la Constitución, ni la Carta Universal de los Derechos Humanos.

  1. 8.       Toda persona tiene derecho, en condiciones de plena igualdad, a ser oída públicamente y con justicia por un tribunal independiente e imparcial, para la determinación de sus derechos y obligaciones o para el examen de cualquier acusación contra ella en materia penal.

Con todas las arbitrariedades jurídicas cometidas por el gobiernono es posible siquiera pensar que  los tribunales de justicia ecuatoriana sean independientes e imparciales. Basta recordar los casos Gran Hermano, el Universo, entre muchos otros, para saber que en este país la justicia esta cooptada por el ejecutivo.

 

  1. 9.       Toda persona acusada de delito tiene derecho a que se presuma su inocencia mientras no se pruebe su culpabilidad, conforme a la ley y en juicio público en el que se le hayan asegurado todas las garantías necesarias para su defensa.

Cómo se puede suponer la inocencia de los 10 jóvenes detenidos en Luluncoto si la acusación de terrorismo es en si misma improcedente; cómo se puede probar su culpabilidad con semejantes pruebas absurdas. La detención de estos jóvenes es el ejemplo más claro de  violación de derechos humanos que el Estado ecuatoriano comete en contra del mandato constitucional y del mandato universal.

 

  1. 10.   Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión; este derecho incluye la libertad de cambiar de religión o de creencia, así como la libertad de manifestar su religión o su creencia, individual y colectivamente, tanto en público como en privado, por la enseñanza, la práctica, el culto y la observancia.

Cómo este gobierno se atreve a hablar de respeto a los derechos humanos si es capaz de encarcelar a  10 jóvenes por ejercer el derecho a la libertad de pensamiento. ¡!!!!De qué estamos hablando¡¡¡

 

  1. 11.   Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.

En este país el gobierno ha penalizado la libertad de opinión y expresión, esto y no otra cosa muestra la arbitraria detención de los 10 jóvenes de Luluncoto, esto y no otra cosa muestra los juicios por terrorismo en contra de los dirigentes sociales que disienten de la política del régimen; esto y no otra cosa muestra la sanción y persecución a los periodistas que denuncian los actos de corrupción del régimen.

 

  1. 12.   Toda persona tiene derecho a la libertad de reunión y de asociación pacíficas.

Los jóvenes de Luluncoto están detenidos desde hace 9 meses por estar ejerciendo su derecho de libertad de reunión; están acusados de terrorismo por haber cometido el “delito” de reuniese para discutir la política nacional, para hacerse responsables del destino de nuestro país, para pensar más allá de la propaganda política del gobierno.

No queda duda alguna de la abierta  violación de los derechos humanos que el gobierno “revolucionario” ejecuta en contra los 10 compañeros detenidos en Luluncoto. El cinismo del Régimen ha llegado a la obscenidad de celebrar el día de  los Derechos Humanos negando el derecho que tiene todo ciudadano a que se pruebe su culpabilidad. El día 10 de diciembre del 2012, día fijado para que la Fiscalía presente las pruebas que sostienen la acusación de terrorismo contra los 10 compañeros de Luluncoto, “coincidencialmente”el juez enferma.  A quién tratan de engañar, cuando todo el país conoce las ridículas pruebas con que se acusa a los compañeros. Como ya se dijo antes, con ese tipo de pruebas las cárceles tendrían que estar llenas de todos los ciudadanos y ciudadanas que escuchan música protesta, que leen texto de ideología de izquierda, que tiene la imagen de Guevara en sus viviendas. Tendría que estar presos todos los artistas que cantaron en TODAS LAS VOCES TODAS, donde seguramente estuvieron los altos funcionarios de este régimen cantando, mientras su “revolución” encarcela la disidencia política de izquierda.     

Ante la risa cínica del gobierno, nosotros, todos y todas,  los y las 10 de Luluncoto  seguiremos pensando distinto, seguiremos soñando un mundo distinto, seguiremos peleando.