¡TOMA TU MADURO! por Jorge Oviedo Rueda

La Hora <www.lahora.com.ec>

Dos derrotas consecutivas ha sufrido la derecha venezolana a manos del chavismo, la primera más amplia que la segunda. Esto significa que el proceso bolivariano de cambio, que tiene como meta el socialismo, sigue adelante.

 Chávez es el líder latinoamericano que aceptó el desafío de jugar en la cancha de sus enemigos, con sus reglas. De cada contienda salió airoso. Hace quince años que la derecha venezolana -que representa al poder mundial del imperialismo-, no puede con Chávez.

Cierto que procesos como el venezolano giran alrededor de un líder, pero también es cierto que líderes como Chávez construyen un personaje colectivo que es protagonista y beneficiario del proceso, dotado de una consciencia que se fortalece en la medida que se avanza. El mérito de Chávez es haber sembrado el futuro en la masa mayoritaria de su pueblo.

 Eso es lo que no quiere aceptar la derecha venezolana y sus aliados yanquis. Venezuela es ahora un país dividido entre un pueblo que busca su destino y otro que no supera el borreguismo ideológico de la derecha. El chavismo en Venezuela sigue jugando con las reglas de la burguesía y, aunque hoy el margen del triunfo es mínimo, sigue siendo mayoría.

 ¿Qué el margen del triunfo sea tan pequeño le da derecho a Capriles a hablar de fraude? No. Si el chavismo hubiera metido la mano en los resultados no habría sido tan pendejo de hacerlo por tan escaso margen. En Venezuela el resultado es prístino, ahí se está sincerando un proceso que ubica a los que quieren un futuro socialista frente a los que quieren seguir de rodillas  ante los yanquis y la oligarquía. Esa es la esencia del bolivarismo. Bolívar quiso construir Colombia la Grande, Santander nos entregó a los yanquis.

Ahora, ¡tomen su Maduro! señores santanderianos.