EL PRIMERO DE MAYO. por Natalia Sierra

 

El Gobierno de Alianza País parece estar convencido que todo puede ser convertido en un espectáculo mediático, acostumbrados como están a crear realidades a través de la manipulación informativa quieren convertir el primero de mayo en una fiesta cívica o, peor aún, en un show politiquero de los tantos que han producido en estos 7 años. Hay que recordarles a estos “revolucionaros” que el primero de mayo no es una campaña electoral, menos aún una sabatina, no es una más de sus tantas concentraciones de masas fabricadas para fortalecer la imagen de su líder.   

El primero de mayo es un acontecimiento que actualiza una y otra vez la lucha de los trabajadores.  Es el día que abre el tiempo de lo que no pudo ser, de lo que no es aún, de lo que se espera y por lo cual se lucha, es tiempo de utopía. En este día los y las trabajadoras asisten a la cita histórica entre las generaciones de trabajadores que fueron y la actual. La cita en la cual el deseo por otro mundo se vuelve presente de lucha, deseo de redención diría Walter Benjamín.   

En el primero de mayo la presencia de los trabajadores en la calles no es para afirmar una política estatal, un gobierno, menos un líder, están allí para con su cuerpo, con su existencia común negar el sistema que los explota. Es en este acto de negación ético-política donde radica la  autenticidad y fuerza de este día, de este nuestro día el de los trabajadores.

Cuando se entiende esto, se sabe que no hay gobierno, menos aún Estado de los trabajadores, como insensatamente dijo el líder de Alianza País. Cuando se sabe que la lucha de los trabajadores no puede ser contenida afirmativamente en ninguna política del estado capitalista ni aun de otro estado, indigna la farsa que monta este gobierno con sus marchas y contra marchas, con el fin empañar el acto más significativo de la lucha laboral.        

Solo a los estrategas políticos de Alianza país se les ocurre que puede haber un primero de mayo donde los trabajadores salgan a las calles a aplaudir la gestión de un gobierno que administra el Estado capitalista, responsable de sostener la explotación laboral. La “inteligencia revolucionaria” del gobierno parece que no ha comprendido que el primero de mayo actualiza la contradicción  trabajo-capital y que, por lo tanto, es obsceno que este acto sea organizado y dirigido por el Estado capitalista.  Solo  las mentes “lúcidas” de los tecnócratas del gobierno pueden engendrar la absurda o cínica idea de que el día de los trabajadores puede ser utilizado para que el gobierno hable sobre la verdad y legitimidad de la lucha de los trabajadores. Un gobierno que ha ordenado que se despidan miles de trabajadores del sector público, un gobierno que quiere ejecutar un tratado de libre comercio con Europa que beneficiará a los capitalista en detrimento de los trabajadores, un gobierno que permite que las empresas Chinas exploten y maltraten a nuestro trabajadores. Un gobierno que criminaliza la lucha de los trabajadores, que persigue, amedrenta, juzga y encarcela a sus dirigentes.   

Sin embargo, hay algo que esta “inteligencia” tecnócrata que dirige el Estado no sabe. No sabe que este día, primero de mayo, es imposible de ser expropiado; no importa que fabriquen una marcha, no importa que ocupen las calles y la plaza que históricamente le pertenece al trabajador, no importa que hagan una tarima para que su líder hable de los derechos de los trabajadores que él atropella y niega.  Este día, es el día de la epifanía de la lucha de los trabajadores, momento en que su Verdad acontece como razón histórica, el día en que la existencia de los comunes juzga la Mentira del Capital. Esto, señores del gobierno, no puede expropiarse, porque este acontecimiento escapa a la razón capitalista y a su sistema político a los cuales ustedes responden, y para lo cual trabajan. Este día escapa a la historia y al sistema que ustedes afirman, este día escapa a su política cínica y a sus trampas ideológicas.

Este día, es el día que el trabajador, solo él y ella y no los funcionarios del capital, saben que el hombre que no posee otra propiedad que su fuerza de trabajo, tiene que ser esclavo de otros hombres que se han convertido en propietarios y es por acabar con esa esclavitud por lo que luchan. Seguro que el líder “revolucionario” de alianza país  desconoce estas Verdad.