MUERO LOS SABIOS DEL SENESCYT. Hugo Palacios (el búho)

Se agradece que el Senescyt se preocupe por reformar la educación superior; es más se lo necesita urgente. Pero nuasí pes. Unos cuantos iluminados de escritorio estudiados en los Yuneites Esteites o en las Europas se creen con el derecho de imponernos un modelo hecho por ellos y para ellos. No le vamos a restar algo de culpa a ciertas Universidades que se olvidaron durante décadas de mejorar sus estándares de calidad, pero de ahí a que los Senescytis se crean los máster boys de la educación supereishon hay mucha distancia. Se necesitan cambios  urgentes, claro; que habían universidades de garage, por supuesto; que a muchos sólo les interesaba el negocio, ajá; que mucha poliquetería, sí señor. Pero ningún cambio que se lo hace con el puño sobre el escritorio y sin consensos funciona.

Sí ha de ser de ubicarse un poquito en nuestra realidad, porque hasta donde se sabe, no nos parecemos a los brasileños, que lo ven como modelo de no sé cuántos máster en no sé cuánto tiempo; ya mismo han de decretar que todos los universitarios aprendan a bailar samba. Y que conste que no hay nada personal con el señor de colita y sus acólitos. Nuestra realidad no es Alemania, ni Francia, ni Bélgica.

La última perla la dijo un señor Senescytitis que ha estudiado Ciencias del Arte en las Alemanias y que  les va a dar clases de supereccion pecsonag (¿así será en alemán?)a los artistas. El bonitico, que está planificando la malla curricular del Departamento de Artes Teatrales de la Universidad de las Artes, dice sin pelos en la lengua que aquí en el Ecuador no hay directores de teatro con formación ¡Elé tóma elé! Eso les pasa por no tener título de máster, porque con un cartón de ese nivel es como tener máster card, a uno le dan crédito nomás como si fuese “el señor”. El pobre no ha de ver visto teatro en el país ni por televisión. Ahura no quedará más que aprender alemán para ser buen director de teatro y de danza. ¿Qué no hay directores formados en Artes teatrales? Le nombrara un montón, pero no hace falta, sus nombres están ahí, sus grupos no necesitan presentación y sus obras hablan por sí solas.

¡Quéhadeser eso de encontrar actores y directores  solo desde la Academia! En este país la mayoría de actores, actrices y directores escénicos se han formado en el día a día, estudiando en lugares donde no dan título. Vea señor Senescyititis, para hacer arte lo que se necesita es ser un buen artista, un buen actor, un buen bailarín. Aquello se lo consigue, no con masterado ni con PHD o HDP o lo que sea, sino con la práctica, en donde media la sensibilidad y la razón. El teatro se aprende de otras formas, se disocia un poco de las otras formas de transmitir conocimientos. Es distinto de la Medicina, de la Administración de Empresas. Sino pregúntele al Arístides Vargas, él no terminó la secundaria pero imparte clases en Universidades de Bogotá, de Mendoza, de Madrid. Unas tres desubicol al caballero de la malla curricular. ¿O será pereza mental? Implementar planes que vienen de otros lares medio facilito es verá. Lo complejo es adaptarlos y construirlos en base a nuestra realidad, y más aún si es teatro. Vea señor de colita, póngale cero a su subordinado cuando lo evalúe en el tema de realidad… y de pasito Usted póngase otro cero porque va por las mismas. Lo que no quiere decir que todo lo esté haciendo mal, pero en ciertos temas es bueno discrepar y escuchar y asesorarse bien. A. Vargas dice, y dice bien cuando afirma que “el teatro vive de otra manera. Y muchas veces no es necesario interpretar ni tener un plan. Al plan te lo puedes inventar tú, porque es parte del juego teatral”. En serio le digo, aquí en el país hay actores, bailarines y directores teatrales de altísimo nivel. El teatro ecuatoriano tiene una historia compleja pero riquísima. Y como diría un pintoresco personaje: no lo crea, tampoco lo niegue, investíguelo. Punto y aparte.

Mejores dicho, se van a formar artistas que se integren a la cadena productiva; cuando el arte va por otros caminos, casi siempre por los márgenes. Pero bueno, allá los expertos senescyticos, capaz que el desubicado es uno. Los artistas escénicos ecuatorianos seguirán derrochando talento, trabajo, calidad y dignidad donde quiera que estén, más allá de los experticios en mastericios. Amén.