LA HISTORIA EXTRAVIADA O LOS RECUERDOS DE EUSEBIO. por Tomas Rodríguez león

 

“En Ecuador se nace votando por el patrón y se muere votando por el patrón”.

Eusebio Macías Suarez

 Como corresponde  a una moral profunda  y acrática,  un  grupo de rock   perenniza su memoria Eusebio presidente,  así se llama el grupo y así era la proclama  del profeta de la bicicleta, político de las minorías extremas y de los pobres desentendidos de la democracia. Eusebio habitó y sigue habitando cualquier portal de una calle de Guayaquil.

Contador de números y  cuentos de esquina, caminante con ruedas de pobre, escritor de pasillos con yapa de nostalgia, Julio Jaramillo inmortalizara el mejor ,  compadre de otras bohemias que le dio el crédito que le negó la farsa electoral…su paso a posteridad.

Olga se llamó la ingrata
Que en mi vida hallé
A ella con fe y con locura

 a quien mas amé.

Pero tan impío, el destino mío
Que me la quitó,
Y ella despiadada, sin tener consuelo
No me dijo adiós. ..”

 Con recursos  propios fundó el Partido Cruzada Reivindicadora Nacional (CRN) tercio a la brava como candidato en 1956   e inicio su ruta de  tres décadas con perdidas insistentes. No obstante,  como la excepción hace la regla, tuvo un único triunfo electoral  al ser elegido  concejal de Guayaquil en 1957. Su ideario de gobierno ¡contundente¡ arroz con menestra y carne para el pueblo.

 La primera expresión programática  de su partido fue “psicodélico y agnóstico unificado“.¡ Bella denominación¡ ¡Hayyy….. si los agnósticos nos unificáramos como lo quería Eusebio¡. En los años sesenta Eusebio le vende un terreno a mí tío padre, en el suburbio guayaquileño  y cambia su programa  a “psicodélico y cibernético” y  miren lo que ocurrió: llegó lo sicodélico con los hippies  y llegó la cibernética con el internet. Perdedor el susodicho, pero lo de profeta  ya no le quita nadie.

En su bicicleta,  para cada  proceso eleccionario  recorría las calles de Guayaquil y de la patria, en 1968 arriba  a Sto. Domingo con tres tortillas y tres caucaras,  tenía yo  diez años y me detuve a escucharlo, cosa que jamás he repetido, porque no me he dado el desagrado de aliarme muy estrechamente ni a ganadores ni a perdedores.  Eusebio perdedor que no se vence ni quedando ultimo (quizás sea cierto que el que ríe ultimo ríe mejor) es  cronista inclaudicable de las esperanzas extraviadas que  anuncia de antemano sus derrotas, dijo un día con alegría y sin amargura “En Ecuador se nace votando por el patrón y se muere votando por el patrón”.

 No era padre de la patria pero si de 16 hijos que lo acompañaron a la tumba en 1979 año en que se refunda la democracia. Y murió pobre con la radio prendida  y JJ ….y en pago a este alivio le brindo mi vida y mi corazón… o escuchando a Nietzsche  “En verdad os digo que el que menos tiene es el más libre; bendita sea la pequeña pobreza”

 Después, llegarían otros Eusebios a las lides electorales: Viterbo que logró la alcaldía de Sta. Rosa o el inefable Tarquino en Esmeraldas. El ingeniero Sotomayor que hoy es muy recordado porque profetizo la minería a gran escala “el oro salvara a la patria” el  matemático Illingworth montado en caballo blanco cambiándole de nombre al malecón de Guayaquil  sentenciando: “aquí está el único que matará al lagarto centralista. El
único que defenderá las rentas del Guayas

…y  claro otro Eusebio al revés llegó, que en vez de perder todo,  las gana todas…

 Bienaventurados sean los olvidadizos ya que vuelven a tropezar con la misma piedra…Quizá no haya nada que hastíe tanto como un perpetuo vencedor”

F Nietzsche