ALEXIS PONCE: EL MIEDO Y EL SÍNDROME DE ESTOCOLMO Por Atawallpa Oviedo Freire

En el texto de supuesta solidaridad de Alexis Ponce al Chamo Guevara -que más bien le ha servido a Correa para hacer sus justificaciones y no pedirle disculpas (con amigos así para qué enemigos)- deja ver por un lado sus descalificaciones a la izquierda “virulenta y torpe”, es decir, a quien habla y se expresa así (nadie habla mal de nadie solo deja ver lo que realmente es). Pero por otro lado y lo más interesante, es que deja ver claramente el miedo que existe en Alianza País: “La primera consecuencia está a la vista: seguidores de nuestra Revolución Ciudadana y militantes bolivarianos, de izquierda o revolucionarios en PAIS que conocen a J. Guevara, guardan un silencio demasiado parecido al miedo. Yo no puedo callar.”

Su inconsciente lo ha desnudado y ha dejado ver cómo funciona el interior del Correismo. ¡TIENEN MIEDO¡ Cómo no van a tener miedo si saben que si desobedecen se van a su casita, si es que no es a la cárcel. También lo saben los abogados y los jueces. Lo saben los militares y los policías. Lo saben los funcionarios públicos. Lo saben los ex compañeros de partido de Correa. Lo saben al interior de Alianza País. Lo saben todos los ecuatorianos pero “guardan un silencio demasiado parecido al miedo.” Lo saben ahora los estudiantes que si protestan “pierden el cupo”, cuál estudiante se va a atrever a protestar, si sabe que será fichado por inteligencia, será desprestigiado en una cadena, y los profesores con miedo le harán perder el año lectivo para congratularse con “Rafachet” como dice Guevara.  Lo saben los periodistas, que si dicen algo que a Rafael Primero no le guste serán sancionados y burlados. Lo saben todos los  activistas que pronto serán sentenciados como terroristas.

Así es señor Alexis Ponce, lo sabemos todos. Entonces, le pregunto a ud y a los de Alfaro Vive: ¿se parece o no a la época de Febres Cordero? Acaso en el stalinismo algunos izquierdistas también defendían a Stalin y justificaban sus agresiones? Seguramente evitará la pregunta y sacará a relucir los supuestos logros de “su compañero Presidente”. Qué opina de todos los activistas de los derechos humanos que no tienen miedo y están en contra de este gobierno, excepto usted?. Seguramente que no le gustará estas “críticas primitivas” pues los desarrollados son solo los de la Revolución Ciudadana. Ya no son solo los indígenas los primitivos, ahora también son los izquierdistas, los ecologistas, los activistas de los derechos humanos, etc. Ahora la diferencia está entre meritocráticos y primitivos, entre excelsos y limitaditos, entre inteligentes y tontos, como dice Correa y ahora Ud. también señor Ponce.

Cuánto miedo tendrá el mayor Marco Montenegro que tiene que hacer un informe falso para que respalde las aseveraciones de Correa. Seguramente él le dio la orden -y con el miedo que le tienen todos sus subalternos-  habrá hecho lo mejor para que su Majestad Correa quede salvado, pero el tiro les salió por la culata. Y ahora en su cuenta de Twiter, dice Correa que “el informe no es falso”.  Si es así, qué clase de policía tenemos que hace cualquier tipo de informe, que no tiene la rigurosidad y la seriedad para presentar uno bien argumentado.  ¿Quién olía a licor: el chamo Guevara, la nariz del policía o la cabeza de quién creía eso? Entonces, por qué dice Correa que el informe no es falso. Pues sencillamente no es falso porque  él lo ordenó y porque el policía le tiene miedo y debe librar a su jefe, caso contrario hasta pudiera ser golpeado físicamente por su Majestad, como denuncia en las redes sociales un video de uno de los ex edecanes de la esposa de Correa, acusado de ser el amante de ella y que teme por su vida.

Lo que queda claro de todo lo anotado, es que muchos ecuatorianos están padeciendo el síndrome de Estocolmo y han terminado por comprender las razones de su captor. Muchos van a justificar sus exabruptos poniendo de por medio a las carreteras construidas, van a minimizar sus aberraciones por agradecimiento a las escuelitas, van a no dar mayor importancia a sus locuacidades por reconocimiento a los hospitales. Es decir, han sido enajenados por las cadenas y las sabatinas de “lo ha dicho el Presidente”. Por cierto este eslogan de “lo dijo el presidente”, ¿no tiene un aire dictatorial? ¿no tiene un sentido mesiánico? ¿Correa, es la palabra divina, es la suprema verdad, es la voz de dios? Solo nos falta que él se diga a sí mismo que es “el enviado”, aunque ya algo lo enuncia Galo Mora cuando dice que Correa “es una mezcla de comunista y cristiano, entre (Antonio) Gramsci y Pablo VI”. Solo le faltó decir, y que “como Cristo va a multiplicar los penes… perdón los peces”.

Estamos pasando del miedo al pánico, a este ritmo el síndrome de Estocolmo va a justificarlo todo, y a pretexto de MPD, van a anularnos a todos los que no le tenemos miedo. Y pronto será el mismo pueblo que cada vez está más “estocolmado” con el linchamiento mediático, que no solo nos van a linchar como ya lo están haciendo por las redes sociales, sino que nos van a linchar físicamente y hasta matarnos, en una guerra civil entre pueblo. Ese el siguiente paso, hacia allá avanzamos, si es que ahora no le paramos al Correismo y su corte, pero no con más de su medicina “virulenta y torpe” sino con capacidad, con talento. ¿Habrán más ecuatorianos que no le tengan miedo a Correa y no padezcan el síndrome de Estocolmo? ¿Les escucho?

*Movimiento Alter-nativo Vitalista