LOS ROSTROS FEMENINOS DEL APOCALIPSIS CAPITALISTA. Por Natalia Sierra

Cuando empezó el proceso electoral para los comicios de febrero del 2013 y Alianza País escogió su candidato a  la Vicepresidencia de la república  y su candidata  a ocupar la Presidencia de la Asamblea legislativa, quedó establecido el proyecto y la estrategia política del Gobierno para los próximos años. La Vicepresidencia en manos de Jorge Glas marcaba con claridad la radicalización de la política económica capitalista asentada en el extractivismo que el Gobierno impulsa. Ya se veía venir lo que hoy es una realidad: la expansión de la frontera petrolera que incluye el parque Yasuní, la apertura de la décima ronda petrolera y la explotación minera a gran escala en todo el territorio ecuatoriano. Acompañando esta depredadora economía extractiva  se abre paso el negocio de los transgénicos, los biocombustibles, es decir el negocio de las grandes transnacionales agrícolas cuyo máximo exponente es Monsanto. Así también se extienden  los grandes  proyectos hidroeléctricos y de infraestructura urbanística. Todos estos negocios gestionados por el Estado que, por un lado, transfieren recursos a las corporaciones capitalistas nacionales e internacionales, por otro, causan enorme impacto ambiental y social en la población ecuatoriana. 

Los días “amigables” del gobierno de Alianza País, sustentados en la política de subsidios a la pobreza van terminando, no porque la política clientelar del Gobierno termine, sino por las dimensiones catastróficas de losimpactos sociales y ambientales que su política económica va a provocar. El despojo y desposesión que la actual acumulación de capital en la región, y específicamente en Ecuador,conlleva,tienden a provocar movilizaciones sociales que podrían en riesgo los negocios capitalistas. Ante esta posibilidad, una de las funciones del actual Gobierno es detectar,  controlar y sojuzgar  cualquier acción social de resistencia. Para cumplir este objetivo se han usado dos estrategias combinadas: 1) La criminalización y penalización de todo acto de resistencia social y, 2) la utilización manipulada de símbolos de la lucha social,con lo cual se intenta  dar un rostro amable a la política autoritaria del Gobierno. Cada una de estas estrategias de poder funciona de la siguiente manera:

1.       Criminalización y penalización de la sociedad

 Ni bien instalada la nueva Asamblea Legislativa, cuya tres máximas autoridades son mujeres,  se comenzó a aprobar las leyes con la cuales se hace políticamente viable el proyecto económico del Gobierno. Tenemos así, lo que podría denominarseel combo del poder autoritario, que comprende: Ley de Comunicación, el Decreto 016 y el Nuevo Código Penal. Esto tres cuerpos jurídicos son, sin duda alguna, formas autoritarias y fascistoides de control social.  Estamos hablando de criminalización al derecho de pensar, expresar y comunicar que todo ser humano tienen; control al derecho humano de asociación, reunión y organización social ycriminalización  al derecho humano de protestar, reclamar, resistir y luchar contra la opresión,  la explotación y la violencia estatal. Este sistema de vigilancia y control (objetivación de las “mejores”  recomendaciones del Príncipe y del Leviatán para sostener y defender al soberano Estado, que para el caso del Ecuador  se ha encarnado en la persona del monarca Correa),  busca amedrentar, enmudecer y sitiar a la sociedad, y así asegurar la reproducción capitalista, hoy más depredadora que nunca. Pase lo que pase, se destruya lo que se destruya, se atraque la riqueza social todo cuanto se puedan nadie podrá decir nada, nadie podrá oponerse pues todo el peso de la ley caerá contra aquel o aquellos que se atrevan a enfrentar los crímenes que se cometerán en nombre del desarrollo, en otras palabras sin eufemismo por la  ambición  del capital y sus funcionarios. Pues no otra cosa es lo que va a suceder si se explota el Yasuní y se abre la frontera petrolera con la décima ronda, muerte de especies animales y vegetales y, sobre todo, la muerte de los pueblos libres. No otra cosa va a suceder si se da inicio a la explotación minera a gran escala, la muerte de fuentes de agua, de páramos, de ríos, de sembríos, la muerte social y en muchos caos biológica de comunidades que  viven en las zonas afectadas.

 2.       Utilización de los símbolos de la resistencia social

Todo este desastre humano y ambiental se lo quiere encubrir con la manipulación ideológica de la conciencia social en base a la utilización de los símbolos de la resistencia política de la población. Es perverso que todas las decisiones encaminadas a la ejecución de proyectos económicos que tren destrucción y muerte tengan un rostro femenino. En el caso de los proyectos extractivistas, además de los rostros femeninos, está el rostro del “indígena”, no es casual que Carlos Viteri sea el presidente de la Comisión de  Biodiversidad que aprueba todos los proyectos de extracción de bienes naturales. Al parecer, las tres mujeres  que ponen el rostro femenino a la Asamblea Legislativa cumplen la función perversa de justificar toda la política extractivista del Gobierno.  La estrategia de poner a tres mujeres como rostro de la Asamblea Legislativa no es sino el intento de disimular o encubrir la política económica capitalista y machista del actual Régimen. En una sociedad históricamente gobernada y dirigida por hombres y para hombres, un rostro femenino y feminista en tal alta función política sería el anuncio de que la estructura de poder masculino ha terminado, y que se abre  otra  forma de poder que no implique dominación. Al menso esta era la utopía que hoy es pisoteada por el gobierno de Alianza País.

La manipulación simbólica ha sido una de las estrategias más siniestras del Gobierno, pues usar  rostros femeninos e indígenas para que  aprueben la destrucción de la naturaleza y el etnocidio de los pueblos libres, en el caso de la explotación del Yasuní, es una perversión política propia de aquellos que sostienen que los fines justifican los medios. Para completar la jugada maquiavélica, son rostros de mujeres “feministas” (pues al menos la Presidenta y la Vicepresidenta de la Asamblea Legislativa  se autodenominaban así, al igual que muchas otras Asambleístas de Alianza País), las que terminan aprobando un código penal que criminaliza a las mujeres por su  derecho a decidir su vida. En este tema lo que se pudo observar es que las “feministas libertarias” de A. P.,  prestan, o ¿será mejor decir venden? sus rostros femeninos para encubrir el rostro conservador y machista del Régimen, encarnado con toda propiedad en el conservado Rafael Correa.

En conclusión tenemos que, a nivel económico y político, la ecuación sombría del poder es la siguiente: leyes autoritarias y criminalizadoras aprobadas por los rostros de las otredades oprimidas, da como resultado la viabilidad y legitimidad  del proyecto económico de la destrucción y la muerte. A nivel simbólico e ideológico: políticas conservadoras y reaccionarias impulsadas por las víctimas de esas políticas, dan como resultado un retroceso cultural e ideológico a épocas culturalmente retrógradas. Al final lo tiempos traídos por la “Revolución  Ciudadana” se caracterizan por el hecho sorprendente de que la apocalipsis capitalista tiene rostro femenino, joven e indígena.

Ante esta perversión del poder, las mujeres, los y las indígenas, los y las jóvenes, los hombres,  seres humanos que no hemos renunciado a la vida en nombre del poder capitalista y patriarcal no vamos a caer en la trampa. Estamos convencidas y convencidos que ningún rostro humano puede encubrir la inhumanidad del capitalismo depredador, que no hay capitalismo con rostro humano ni patriarcado con rostro femenino. Con estas certezas seguiremos luchando por un mundo más humano, donde todos los seres en todas sus formas y diferencias tengan un lugar en su  mundoque no suponga privilegios, jerarquías, dominio, ni explotación.