EL TRIUNFO DE BACHELET. por Leonardo Gabriel Ogaz Arce

21 de Diciembre 2013

El reciente triunfo de Michelle Bachelet plantea el problema de encuadrar las demandas del movimiento social al interior del modelo neoliberal. Es decir se realizarán algunos cambios que dejarán intocado el actual modelo, salvo que los actores sociales se movilicen e impongan otra agenda

En el balotaje del 15 de diciembre recién pasado en Chile, desde el punto de vista del modelo socioeconómico,  triunfó la opción del modelo neoliberal con reformas de Bachelet, frente a la continuidad  también neoliberal ofrecida por la candidata Mathei. En definitiva se estaba optando entre matices de neoliberalismo.

La coalición “Nueva mayoría” encabezada por Bachelet, que incluye desde demócratas cristianos neoliberales hasta comunistas, pretende canalizar la tendencia de cambios  que ha expresado el movimiento social, pero tratando de contenerlo dentro del actual modelo. Adquiere especial importancia  el resolver las demandas del movimiento estudiantil: fin al lucro, educación universal, gratuita y de calidad. Las contorsiones discursivas que se vienen haciendo para mantener el actual sistema de predominio de las universidades privadas es impresionante, de tal manera que ya se ha puesto en evidencia  que el “cambio responsable” significará conservar la esencia del sistema educativo vigente por vías subsidiarias que permitan sostener la educación particular. La política burguesa también es el arte de la astucia.

Esto que se avizora como la estrategia en materia de educación probablemente  se proyectará sobre el conjunto de reformas que piensa realizar el futuro gobierno. La redacción de una nueva constitución resulta más o menos indispensable para recuperar un poco de legitimidad para un sistema político que como mínimo sufre una grave crisis de representación, 58% de abstención, lo que hace que la candidata ganadora lo haga apenas con 25% del padrón electoral. Se intentará cambiar la Constitución tratando de eludir la Asamblea Constituyente, y la candidata ha evitado pronunciarse sobre el asunto ya que al interior de su coalición los sectores conservadores democratacristianos por ningún motivo consentirán la realización de una Constituyente. De tal modo que esta será sin duda una de las grandes batallas por  venir. La forma en que se cambie la actual Constitución pinochetista es uno de los problemas que puede tensionar peligrosamente la futura coalición gobernante.

La correlación de fuerzas que se articule frente a cada uno de los temas, la movilización de los sectores sociales, lo que se ha empezado a denominar la calle, será determinante en el contenido y la forma de resolución de los problemas. Si se logra desmovilizar al movimiento social el predominio de los sectores neoliberales en el bacheletismo será incuestionado.

En rigor el papel de la señora Bachelet no se ajusta a una lógica bonapartista que posea una relativa autonomía para imponer una opción propia entre las distintas fracciones burguesas, sino más bien la del manejo hábil de un equilibrio siempre inestable. La verdad es que da la impresión de que Bachelet rara vez tiene una opción propia y definida sino que siempre se maneja entre las opciones que más apoyo conciten.  Ella puede ganar elecciones con relativa facilidad, pero gobierna con mucha dificultad, como quedó demostrado durante su primer mandato que finalmente terminó entregado a los políticos tradicionales después de un intento fallido de hacer algo distinto.

La presidenta electa se encuentra distante de su partido, el socialista y de los partidos de su coalición a los cuales utiliza de acuerdo a criterios tecnocráticos “los mejores”, pero el marco referencial es siempre el modelo neoliberal al cual se le tratarán de eliminar sus aristas más abusivas. Además la futura presidenta no tiene ni la intención ni una correlación de fuerzas cuantitativa y cualitativamente sólida en el parlamento como para imponer cambios más profundos. Lo anterior significa que está obligada a negociar cosas importantes con la derecha tradicional, cuestión en la cual tiene una amplia y nutrida experiencia.