UCRANIA: TRIUNFO DE LA OLIGARQUÍA. por Dmitri Mashinnikov

 

Rabkor *

30 mayo 2014
Se han celebrado en Ucrania las elecciones presidenciales. Estas elecciones son un factor muy importante en el proceso de legitimación del poder en el país. Ya más de una vez se ha escrito y dicho que el derrocamiento del presidente Yanukovich tenía poco en común con el procedimiento constitucional de destitución del presidente del país de su cargo, aunque el parlamento tenía todas las posibilidades con medios legales para destituir a Yanukovich. Ahora volver a esto no tiene ningún sentido, todos conocemos bien las consecuencias que provocó la insurrección no constitucional en Kiev. La salida de Crimea de la composición de Ucrania y su unión a Rusia, las tendencias separatistas en el Sur-Este y como resultado el inicio de una guerra civil en el este del país. Pero las elecciones no hacen más legítimo al poder en Kiev y esta es su mayor paradoja. Y no se puede pensar que la gran participación, de la cual no hay ninguna duda, puede por sí misma legitimar al nuevo presidente.
Incapaces de hacer estas elecciones con legitimidad y el apoyo informativo en el Oeste, y también con la conocida aceptación del resultado de las elecciones por parte de los EEUU y la UE, reconocedores de su “carácter libre y democrático”. El problema está en que no todos los habitantes de las regiones pudieron o quisieron participar en las elecciones. El mismo problema en este sentido tiene Crimea, dondo muchos todavía no han podido conseguir la nacionalidad rusa o la doble nacionalidad que les garantiza la participación en las elecciones. Si el poder ucraniano, piensa como antes que Crimea es Ucrania se plantea entonces un problema abierto: ¿qué medidas se han tomado por parte del poder ucraniano para asegurarse de que los numerosos ciudadanos de Ucrania en Crimea pudieran votar? Es preciso reconocer que algunas medidas se tomaron, como abrir en la región de Kherson puntos suplementarios para la votación de aquellos ciudadanos de Crimea que quieran participar en las elecciones. Pero esta medida es claramente insuficiente y por tanto formalmente la población de toda una región de iure no ha podido participar en la elección del presidente. En las regiones de Lugansk y Donetsk las elecciones tampoco discurrieron, de lejos, en todas partes. En la mayor parte de las localidades de estas regiones los centros de votación no abrieron. Asímismo, donde se abrieron la participación del electorado fue en total baja, mucho menor que en las regiones vecinas. Para estas regiones desde los detentadores del poder en Kiev la respuesta es estándar: los “terroristas” no dejaron trabajar a los centros de votación y aterrorizaron a los pacíficos ciudadanos. Pero incluso si se acepta esta explicación queda abierta una cuestión: ¿se puede pensar que estas elecciones son legítimas en el sentido de representar a la población de todas las regiones del país?

Pasando del lado formal, jurídico de las elecciones al resultado político es necesario prestar atención a la personalidad del vencedor actual. Piotr Poroshenko es una figura muy conocida, de lejos no es un novato en política. Poroshenko fue primordialmente una figura de compromiso tanto para la élite ucraniana como para los EEUU, la UE y Rusia. Habiendo sido partidario del primer Maidán, Piotr Poroshenko apoyó activamente a Yushchenko, bajo cuya presidencia se inicia su carrera política. Poroshenko se convierte en secretario del consejo nacional se seguridad y defensa de Ucrania, después fue nombrado presidente del banco nacional y ministro de asuntos exteriores. El viaje político de Poroshenko tiene mucho en común con la biografía política de Berezovski. Solo le separa una diferencia: en Rusia la oligarquía fue aplastada, y ocuparon el primer puesto los funcionarios. En Ucrania la oligarquía en los últimos 15 años sacó músculo económico y político.

Débil y dependiente de los oligarcas el poder de Yushchenko y Yanukovich difería solo en la composición del grupo cuyos intereses expresaban. Yanukovich decidió probar ser igual a sus patrones, actuó con audacia y decisión, pero solo consiguió unir en contra suya a casi toda la oligarquía ucraniana. Pero Poroshenko en tiempos de Yanukovich no cayó en desgracia, sus negocios no sufrieron confiscaciones y él mismo en 2012 fue ministro de desarrollo económico y comercio. No hay que dudar que si no hubiese sido por el descontento general con la política de Yanukovich, Poroshenko difícilmente se hubiera arriesgado y hubiera participado de nuevo en el Maidán, pero las apuestas eran muy altas para él. Por un lado, con la caída de Yanukovich quedaron en un segundo plano los oligarcas que lo apoyaban, la vía de la gran política estaba cerrada para ellos pues en cualquier momento se les podría recordar su apoyo al régimen derrocado. Por otra parte, Poroshenko se convertía en el puente que uniese a aquellos oligarcas que habían caído en desgracia con Yanukovich con aquellos que eran leales o incluso apoyaron al presidente caído. Poroshenko presidente: esta es la variante de compromiso para la élite ucraniana, él es testimonial y sin estatus partidario en la Rada Suprema, lo que habla claramente de su flexibilidad política.

A Poroshenko no se le puede denominar fácilmente un candidato del este o del oeste, aunque formalmente se presentó a las elecciones bajo la bandera del Euromaidán y la integración en Europa. Pero tras la victoria de la revolución en Kiev expresar posiciones prorusas, luchar por la Unión Aduanera era no solo políticamente sin sentido sino incluso peligroso para la vida, como los ejemplos de Tsareva y Simonenko mostraban muy claramente. Y a pesar de todo esto Poroshenko no es el candidato del oeste del país, su tarea principal es el restablecimiento de las relaciones con Rusia. En el este del país puede presentar una imagen de candidato proruso, de ahí su colosal apoyo en estas regiones del país.

La política interior de Poroshenko será desarrollar la misma vía que la seguida con Yatseniuk y Turchinov. Para el compromiso entre oligarcas Poroshenko paga con la privatización de las propiedades estatales y el fortalecimiento del poder de los oligarcas en las regiones, especialmente la peligrosidad política para Poroshenko será representar al oligarca no menos ambicioso Igor Kolomoyski, quien ya posee un imperio de medios de comunicación y también su propio grupo armado.

Para los jugadores internacionales Poroshenko también es una variante de compromiso. Para EEUU y la UE Poroshenko es alguien favorable a Occidente que llevará una política dirigida a la eurointegración, a la apertura del mercado ucraniano a los fabricantes de la UE y EEUU. Poroshenko tiene bienes inmuebles y cuentas en Occidente, lo que le hace vulnerable a las sanciones financieras, pero, al mismo tiempo, una gran parte de su imperio empresarial se concentra en Rusia. Y Rusia también puede inflingir un daño apreciable a los negocios de Poroshenko. Aquí es necesario recordar que ya se han puesto bajo custodia algunas cuentas de la fábrica “Roshen” en nuestro país.

El nuevo presidente-oligarca ya se ha gastado una buena cantidad de dinero, primero en el Maidán, ahora en las elecciones. Hoy ha conseguido coger una buena suma, hoy celebra su victoria, dirige el baile. Pero en las condiciones de profundización de la crisis y de oposición interna civil esta victoria puede llegar a ser pírrica. La oligarquía ucraniana hasta ahora solo ha permitido a Poroshenko ocupar el cargo de presidente, pero la medida de su poder de mando no se puede tomar fuera de las consultas con los líderes oligarcas del país. Por otra parte, Poroshenko debe mostrarse ahora un político resolutivo, debe resolver el problema del este, pero para eso es necesario proporcionar armas, munición, comida y dinero al ejército ucraniano. Los gastos financieros y las acciones militares drásticas serán inevitables, el fracaso de las operaciones militares de nuevo agrava la crisis en Ucrania, planteando de nuevo el problema actual del poder en el país.

Y cuanto más fortalezca la presión sobre las regiones insurrectas del Sur-Este, más crisis financiera tendrá el estado y más se agravará la crisis social que convertirá en enemigos del poder a aquellos que hoy dieron a Poroshenko su voto.

Fuente: http://rabkor.ru/opinion/2014/05/27/oligarch

Traducido para rebelión del ruso por Carlos Valmaseda