TREINTA RAZONES A FAVOR DE LA LEY DE REDISTRIBUCIÓN DE LA RIQUEZA SOCIAL (REFORMA A LA LEY TRIBUTARIA SOBRE LAS HERENCIAS). Por Fernando Buendía

16 junio 2015

A) ES UNA REFORMA PARA LA CONSTRUCCIÓN DE UNA MEJOR SOCIEDAD PARA ALCANZAR EL BUEN VIVIR:

1.- La Doctrina Social de la Iglesia desde siempre ha considerado la primacía del derecho de los pueblos a gozar de la riqueza socialmente producida sobre el derecho individual al que considera un derecho derivado del primero. El Papa Juan Pablo Segundo lo expresó con total claridad en 1979 en su discurso de inauguración de la Conferencia Episcopal de Puebla señalando que “Sobre la propiedad privada grava una hipoteca social”.

2.- El Papa Francisco a quien vamos a recibir en un mes es aún mucho más radical y condena directamente la acumulación excesiva de la riqueza en el mundo -entre otras originada en la herencia- porque genera la esclavitud, la depredación de la naturaleza, la pobreza, el hambre y la guerra. El Papa que va a venir al Ecuador en una conferencia ante las autoridades de NNUU realizada el 14 de mayo hizo un llamamiento público a los gobiernos del mundo para que impulsen políticas a favor de la redistribución de la riqueza[1] -como en nuestro caso la reforma al impuesto a la herencia-.

3.- Es en virtud de la determinante influencia ideológica y moral del catolicismo en el pensamiento social es que en el Ecuador desde 1927 existe el impuesto a la herencia, el mismo que con la presente reforma se pretende únicamente mejorar su eficacia redistributiva.

4.- Las fuentes del pensamiento cristiano, comunitario y liberal radical, que caracterizan nuestra identidad nacional se expresan en la vigente Constitución del Ecuador al establecer como propósito último de la sociedad y el Estado alcanzar el Buen Vivir, el Sumak Kawsay (Art. 275); y para ello ordena que debe conformarse un sistema económico social y solidario (Art. 283) ; y un régimen de desarrollo que tiene como un objetivo, entre otros, la distribución de los beneficios del desarrollo, de los medios de producción y el reparto equitativo de la riqueza social (Art. 276).

5.- La mejor herencia que se puede legar a las nuevas generaciones, es sin duda una formación y educación de excelencia, un país equitativo donde se garantizan plenamente los derechos de las personas y   se protege a la naturaleza, y, una sociedad con plena igualdad de oportunidades para todos y todas. Con ello, nuestros hijos e hijas no dependerán de haber nacido en una cuna de seda para garantizar su futuro y no tendrán que vivir encerrados entre murallas protegiéndose de los pobres, sin perjuicio de que los padres puedan brindar el mayor apoyo material para facilitarles una vida de servicio y realización personal. Como ha señalado el Papa Francisco “Es necesario hacer de modo que si se poseen riquezas éstas sirvan al “bien común”. Porque la abundancia que se vive de manera egoísta es “triste, quita “esperanza” y genera “todo tipo de corrupción”, grande o pequeña[2].”

B) UNA LEY CONTRA EL ORIGEN DE LA DOMINACIÓN OLIGÁRQUICA QUE HA EXISTIDO A LO LARGO DE LA HISTORIA ECUATORIANA:

6.- Siendo la fuente principal del poder político el poder económico, en el Ecuador un puñado de familias emparentadas entre sí, han gobernado durante la historia nacional (los clanes familiares Aspiazu, Seminario, Febres Cordero, Borja, Ponce, Cordero, Plaza, Lasso, entre otros) y han utilizado el poder público en forma abusiva y patrimonialista para sustentar un mayor enriquecimiento personal, condenando a la pobreza y al subdesarrollo al pueblo ecuatoriano. Lo mismo y aún más agravado ha ocurrido en todas las provincias y cantones del País (por ejemplo existe un cantón donde su alcalde lleva 35 años en el poder local).

6.- Como ejemplos del asalto confiscatorio que, abusando del monopolio del poder político y económico, la oligarquía ha realizado contra el Ecuador no debemos olvidarnos de: a) el salvataje bancario (más de 10.000 millones robados); b) el reparto de las concesiones mineras de todo el territorio nacional; c) la precarización y flexibilización laboral; d) la entrega del 88% de la renta petrolera a las empresas transnacionales; e) la apropiación ilegítima de miles de hectáreas de costa para hacer camaroneras (más de 100.000); f) la concesión de licencias turísticas en Galápagos (64 licencias concentradas en 6 operadoras); g) el asalto de las aduanas; h) la evasión tributaria (de acuerdo con el SRI en el 2006 se pagó de impuestos, apenas el 30% de lo que se recauda en el 2015)

7.- Con el Feriado Bancario, la Dolarización y las políticas neoliberales entre 1998 y 2000 el patrimonio familiar de la mayor parte de los ecuatorianos SE PULVERIZÓ y por tanto su posibilidad de dejar herencias a sus deudos. Por ello es que en el 2014 de 50.000 personas mayores de 45 años que fallecieron en ese año[3] únicamente 11000 dejaron herencias –de acuerdo con el SRI-, es decir que sólo uno de cada cinco dejó herencia. Además en el 2014 apenas tres de cada cien mil ecuatorianos, es decir menos del 1% de los que recibieron herencias, alcanzaron montos superiores a 50.000 dólares[4]. Lo cual no se compadece ni en lo más mínimo con la cifra sobre crecimiento de la clase media que, según varios autores, representó en el año 2013 entre el 31 y el 50% de la población –dependiendo del tipo de medición-[5].

8.- El nivel tan grande de concentración de la riqueza en pocos pero poderosos grupos familiares -emparentados entre sí- agudizado por la danza de millones que produjo la crisis bancaria en favor de los banqueros corruptos, acreedores tramposos y otros especuladores, ha llevado a que no lleguen a 40 los grupos económicos que poseen el 80% de la riqueza nacional. Por ello es que únicamente uno de cada tres millones de personas ha tenido entre el 2010 y el 2014 una herencia de un millón de dólares y más.

C) LA LEY MEJORA LAS OPORTUNIDADES DE PROGRESO DE LOS SECTORES POPULARES Y MEDIOS DEL PAÍS:

9.- La Constitución del Ecuador establece el principio de “igualdad real” como un bien jurídico superior que debe aplicarse en el ejercicio de los demás derechos. Pero cuando de origen existe una gran asimetría entre los recursos económicos que tienen las personas, se discrimina de forma grave la suerte y el futuro de las personas. Cómo afirma el Papa Francisco en su Evangelii Gaudium, “la desigualdad es la raíz de los males sociales”

Por ejemplo, por más méritos personales que tengan los candidatos que han pretendido alcanzar un cargo de elección popular o en un concurso público, por lo general no han alcanzado su propósito siempre que han competido con quienes cuya gran fortuna les ha permitido “hasta comprar los votos” o “comprar jurados”.

10.- Así mismo, los pequeños y medianos productores y empresarios que deben competir con grupos familiares que, a través de la herencia, entre otros mecanismos, han alcanzado una desmesurada concentración de riqueza, terminan siempre sucumbiendo o subordinados ante el poder económico y político de los grupos financieros. Tal es el caso del sector bananero donde en años pasados se llegó al extremo de que 3 grupos familiares controlaban el 60% de las exportaciones e impusieron condiciones abusivas a pequeños y aún a medianos productores (como precios menores al costo por la caja de banano), condenándoles a mantenerse estancados en su emprendimiento.

11.- Por tanto, el propósito de atacar la excesiva concentración de la riqueza y de redistribución de la misma mediante una mayor imposición del impuesto a la herencia, constituye un justo interés popular y de los sectores medios. Sólo así se podrá lograr que las reglas de juego respecto al progreso personal cambien para que se premie “a cada quien según sus capacidades” y con ello se alcance un mayor progreso social.

12.- De acuerdo con estudio del economista Thomas Piketty[6], en base a la experiencia de las economías más grandes de la OCDE[7] una menor desigualdad contribuye a un mayor progreso económico, cuyo crecimiento sostenido entre los años 50 y 70 que les llevó a la punta del crecimiento mundial, obedeció a las políticas redistributivas e inclusivas aplicadas, que crearon estructuras sociales menos desiguales, con una presencia mayoritaria de sectores medios. Estos países aplicaron en ese período, entre otras políticas redistributivas, una tasa de impuesto a la herencia que llegaban al 80% (EEUU), al 50% (Japón y Alemania), al 40% (Francia, Holanda), etc.

13.- Cabe resaltar que en el caso de países como Suecia que han eliminado el impuesto a la herencia, esto se debe a que el impuesto a la renta en ese país es del 56% es decir 34% menos que el impuesto en Ecuador -que con la reducción- alcanza el 22%. Asi mismo Suecia conquistó hace años la meta de ser lancuarta sociedad menos desiguales del mundo, a diferencia de Ecuador que todavía está en el lugar 132 más desigual.

D) LA RIQUEZA AUNQUE ESTE APROPIADA EN FORMA PRIVADA, SIEMPRE SE GENERA DE FORMA SOCIAL Y MÁS AÚN EL ECUADOR:

14.- Para las doctrinas objetivas del valor, desde los fisiócratas, pasando por los estructuralistas y los marxistas, en todos los sistemas económicos que han existido en el mundo, únicamente el trabajo humano y la naturaleza son fuentes generadoras de valor y riqueza social, de la misma que se apropia el capital obteniendo una ganancia o plusvalía, a través del aprovechamiento productivo del trabajo.

Así mismo para llegar hasta el aprovechamiento final de los bienes producidos siempre se deberá entablar una relación con una -cada vez más extensa- cadena de agentes económicos, -desde los proveedores, los financiadores, los comercializadores, hasta llegar al consumidor final. En cada eslabón de la cadena el intercambio produce ganadores y perdedores, siendo por lo general, los más débiles quienes pierden y los que tienen mayor poder de mercado quienes ganan.

De tal forma que para producir la riqueza, el capital sólo puede hacerlo entablando   vínculos de producción, distribución, intercambio y consumo, asignando el reparto de la riqueza entre los diversos agentes económicos, de acuerdo con las relaciones sociales existentes, en función del poderío económico y político.[8]

15.- En el caso ecuatoriano, es aún MÁS EVIDENTE LA INTERVENCIÓN DE LA SOCIEDAD en la generación de la riqueza social que formó y acrecentó las fortunas de las familias de la oligarquía, pues, el ciclo histórico de la riqueza social capitalista surgió en forma monopólica de la acumulación originada mediante el trabajo precario de las haciendas cacaoteras prevenientes de la herencia colonial, para convertirse  en capital comercial que utilizó el intercambio desigual como medio de acumulación y que estuvo igualmente concentrado en unas cuantas “Casas Comerciales”; y que finalmente terminó convertido en “capital bancario” que logró grandes riquezas a través de la especulación financiera y que favoreció mediante el control del poder político, el desarrollo del modelo agroexportador y extractivo de la economía nacional -tomando para si la renta petrolera, pesquera, minera, turística, etc.-

16.- De tal manera que en una casi totalidad de casos con honrosas excepciones, resulta FALAZ la pretensión de que una fortuna considerable se haya formado por un Robinson Crusoe en una isla solitaria. Cómo dice el refrán popular “Nadie amasa una fortuna sin hacer harina a los demás”.

17.- De tal modo que lo que se pretende a través del impuesto a la herencia es concretar el mandato constitucional de: JUSTICIA SOCIAL, es decir reconocer el fundamental aporte que han realizado los trabajadores, los proveedores, los intermediarios, los recursos naturales, la sociedad entera, para la creación social de riqueza y valor, contribuyendo a revertir una situación histórica de explotación e injusticia.

E) NO ES UN IMPUESTO QUE AFECTE A LAS PEQUEÑAS EMPRESAS O DESALIENTE LA INVERSIÓN:

18.- El elemento principal que define a una empresa es su tamaño, porque del mismo resulta su poder para condicionar al mercado y eliminar a sus competidores. En esta despiadada lucha las empresas pequeñas están condenadas a atarse al engranaje de las grandes o a sucumbir, resultando en el incremento de la plusvalía de las grandes.

Es decir que al capitalismo no le interesa si las unidades de producción son o no familiares, pues, producto de su penetración en el campo son centenas de miles las unidades familiares de producción y empleos rurales que se han desintegrado[9], y, producto de su penetración en las ciudades, son cientos de miles de negocios familiares y empleos los que han sucumbido (comercios, artesanías, talleres, farmacias, ferreterías, tiendas, etc.).

Así mismo, el nivel de mortalidad que han tenido las Pequeñas y Medianas empresas registradas en la Superintendencia de Compañías a causa de la crisis bancaria y de las políticas de ajuste, desprotección, desregulación y aperturismo comercial, implementadas por los gobiernos en décadas pasadas es superior al 80%.

19.- Por ello -siendo un dato útil para otras materias- resulta de menor relevancia la diferenciación de las empresas según el vínculo familiar de sus propietarios, para considerar que el incremento del impuesto marginal a la herencia pueda afectar a su sostenibilidad[10]. Más aún cuando la ley propone convertir al impuesto a la herencia en participaciones accionarias de los trabajadores, que además tampoco amenazaría el control mayoritario de los herederos.

20.- Si además -según el INEC 2013- más del 90,31% de las unidades productivas tienen activos menores a 100.000 dólares y el 7% activos menores a 1000.000 dólares, entonces la ley no va afectarles a estas, que son eminentemente familiares y tienen el 97% del empleo[11].

21.- El impuesto a la herencia tampoco afecta a la inversión externa porque en la mayor parte de casos las empresas tienen su matriz en el exterior y su residencia nacional es temporal, de forma que las utilidades son remesadas anualmente al país de origen donde declararán sus impuestos.

22.- Además, puesto que en una mayor parte de los casos, los recursos que aprovechan las empresas son exclusivos como petróleo, minería, agua de riego, pesca y recursos costeros, islas Galápagos, ferrocarril turístico, biodiversidad amazónica, energía subsidiada, etc., las empresas deberán mantenerse necesariamente en el país.

¿CUAL SERA LA SITUACION DE LAS HERENCIAS CON LAS NUEVAS TABLAS PRODUCTO DE LA REFORMA DEL IMPUESTO?

23.- La Ley que debate la Asamblea Nacional modifica el impuesto a la herencia[12] en concordancia con el mandato de la Constitución que establece como propósito último de la sociedad y el Estado alcanzar el Buen Vivir, el Sumak Kawsay (Art. 275); y para ello ordena que debe conformarse un sistema económico social y solidario (Art. 283) ; y un régimen de desarrollo que tiene como un objetivo, entre otros, la distribución de los beneficios del desarrollo, de los medios de producción y el reparto equitativo de la riqueza social (Art. 276).

24.- La reforma modifica la ley en dos aspectos sustanciales, por una parte incrementa la universalidad y progresividad del impuesto, mediante la disminución de la fracción exenta y el incremento del techo impositivo, lo cual a su vez varía todas las escalas en la tabla de imposición bajo una lógica más claramente progresiva; y, por otra parte resuelve el problema de elusión y evasión en el pago del impuesto, haciendo una definición más amplia de los obligados incorporando a figuras jurídicas utilizadas para la evasión, tales como los fideicomisos o la creación de compañías de papel y otorgando una mayor potestad sancionatoria a la autoridad tributaria para que obligue a las entidades pertinentes a entregar la información necesaria para hacer el seguimiento y control sobre cumplimiento del impuesto.

26.- Con relación a la disminución de fracción exenta del impuesto a la herencia, el análisis para su disminución es que la Constitución ordena que los impuestos deben ser universales y progresivos, es decir que, deben ser aplicados a todos los ecuatorianos, pero de forma tal que quien no tiene esté exento, quien tiene menos aporte menos y quien más tiene aporte más, haciendo efectivo el mandato de redistribución de la riqueza. Sin embargo, considerando que de acuerdo con el SRI, más del 90% de las herencias incluyen bienes inmuebles, la reducción de un fracción exenta a este tipo de bienes que se analiza más adelante, mantendría sin cambios la exención del impuesto para herencias iguales o inferiores a 70.800 dólares en el 90% de las herencias.

27.- Con relación al incremento de la tasa marginal que sube de 35% a 47,5%, de acuerdo con la literatura sobre políticas para la redistribución de la riqueza, para alcanzar una mejor distribución de la riqueza y una menor desigualdad social, es insuficiente gravar únicamente a los ingresos y las utilidades del Capital sin afectar al Stock de Capital que es el causante de los mismos, y por ello, únicamente mediante la aplicación de una imposición mayor al Stock de Capital se alcanzaría un mayor efecto redistributivo que sólo gravar a los rendimientos del Stock.

Sin embargo, considerando la posibilidad de que el tributo pudiera incidir en la acumulación de las empresas, necesaria para su sostenibilidad, la Comisión resolvió también mantenerse en el texto del proyecto que establece la posibilidad de que los herederos puedan deducir la totalidad del impuesto a cambio de transferir participaciones a favor de los trabajadores de la empresa, lo cual además cumple con el objetivo de alcanzar una mayor democratización del Capital, que, de acuerdo con los resultados del Censo Económico 2010, se encuentra fuertemente concentrado en un número reducido de propietarios. Se ha incorporado además que para evitar cierta desigualdad en la participación específica que tengan los trabajadores, sea el reglamento de la Ley el que establezca su derecho individual, según sus años de trabajo, compromiso, etc..

28.- Manteniendo una sola tabla y con una tasa marginal máxima del 47,5%, para el caso de una pequeña empresa de hasta un millón de dólares de patrimonio, el impuesto efectivo gravado máximo sin deducciones ni reducciones y susceptible de transferirse al trabajador sería del 32%, lo cual aseguraría siempre el control familiar de la misma a los herederos.

29.- Así mismo, con las deducciones y reducciones que contempla la ley y que no serían excluyentes entre sí -sino acumulativas- se podría llegar a niveles básicos de protección de las personas de atención prioritaria como los menores de edad y las personas con discapacidad. De manera que un heredero que sea menor de edad, tenga discapacidad y el bien que herede sea un inmueble, tendría una reducción que sumada a la base exenta estaría en el orden de 141.000 dólares, lo cual permitiría cubrir en forma mínima su necesidad de atención especial.

30.- Cabe señalar además que según la estadística del SRI en el año 2014, por cada persona fallecida causante de una herencia se han producido cuatro declaraciones de igual número de beneficiarios, con lo que podemos concluir que la generación que está heredando en el período presente son grupos familiares que tienen entre tres y cuatro hijos cuando menos.

De esta manera, considerando las exenciones y los porcentajes establecidos en la tabla y con una estructura familiar de tres hijos mayores de edad, en el caso supuesto de una propiedad patrimonial de 500.000 dólares -de la cual 220.000 son un inmueble- cuyo 50% (250.000 dólares) va a manos del conyugue y dejaría una herencia de 83.333 para cada heredero, que tendría una reducción por vivienda de 35.400 que sumada a la base exenta, restaría 70.800 y quedaría un saldo de 12,533 al que se aplicaría la imposición del 2,5%; debiendo pagar finalmente, con una herencia de 83.333 un valor igual a 313 dólares por concepto del impuesto, valor menor al que pagaría con la ley vigente, igual a 383 dólares.

31.- Finalmente, considerando que para el pago del impuesto pudiera existir alguna dificultad de liquidez por parte de los herederos, la ley vigente prevé que la autoridad tributaria podrá establecer convenios de pago con los sujetos pasivos en plazos de hasta cuatro años y sin la obligación de cancelar el anticipo previsto en el Código Tributario.

 

Con todo lo señalado es evidente que lo que está disputando la oposición a través de su desproporcionada reacción frente a la ley de las herencias no es la ley en sí misma sino que busca convertirla en un pretexto para golpear políticamente y desestabilizar al gobierno, como fue la ley de servicio público el 30 de septiembre del 2010. Más allá de los avatares del momento político, se impone un urgente debate respecto a la necesidad de implementar políticas de redistribución para generar progreso y equidad y apuntalar con ello un proceso sostenido de desarrollo nacional.

 

 

[1] http://www.eluniverso.com/vida-estilo/2014/05/09/nota/2938571/papa-francisco-pide-que-se-redistribuya-riqueza-favor-pobres

[2]http://es.radiovaticana.va/news/2015/05/25/papa_la_riqueza_que_no_es_compartida_genera_corrupci%C3%B3n__/1146602

[3] INEC. Ecuador en Cifras.

[4] De acuerdo con el SRI

[5] El Telégrafo, 21 de mayo del 2014. Conferencia “Clase media y movilidad humana”, FLACSO.

[6] Thomas Piketty. El Capital en el Siglo XXI.

[7] Organización de Cooperación y Desarrollo Económico.

[8] Sin embargo -con el desarrollo científico técnico- los capitalistas que tienen sistemas de producción que utilizan tecnología en forma intensiva pueden llegar a producir bienes a un costo menor que sus competidores y obtener una porción mayor de ganancia denomina plusvalía realtiva; o también pueden llegar a ser monopólicos e imponer precios mayores a los consumidores logrando una mayor porción de ganancias denominada plusvalía extraordinaria (ejemplo el de las telecomunicaciones).

[9] Según información del censo de vivienda, entre los dos últimos censos el sector rural disminuyó en alrededor del 7% su población, es decir al ritmo del 0,7% anual.

[10] Pues, para un monto de 1 millón de dólares de una herencia el impuesto incrementaría del 20,5% al 32% de tasa efectiva) (pues, para un monto de 1 millón de dólares de una herencia el impuesto incrementaría del 20,5% al 32% de tasa efectiva

[11] Una herencia familiar de 1.000.000 dólares con tres herederos y que hereda una vivienda de 200.000 dólares, un heredero pagaría 9845 dólares.

[12] Que siendo un impuesto directo y progresivo contribuye en forma más eficiente a la redistribución de la riqueza social y la eliminación de la desigualdad social