MI NEGRA (Y ROJA) BANDERA LIBERTARIA. Por Tomas Rodríguez león

17 de junio 2015

“En la batalla, la hiena fascista,
por nuestro esfuerzo sucumbirá;
y el pueblo entero, con los anarquistas,
hará que triunfe la libertad
.”  Canción

Definitivo, mi bandera es negra, ahora y antes. Mi bandera es roja y negra – jamás fue verde ni madura – anarquista, sandinista, moncadista, mirista. Roja y negra, Negra o roja, no hay más chance.

Mi bandera es negra desde antes de Cristo y desde antes de la marcha nacional que dice “fuera….” Mi anarquista tela negra, grande ya en la I Internacional de los trabajadores en la  mitad del siglo IXX cuando  cada obrero portaba o bandera roja marxista o bandera negra libertaria, y claro, los que estaban de acuerdo con ambos  mixturaron la bandera roja y negra.

La uniforme oscuridad en la bandera se hizo del sur un día deportivo, y el epígrafe poético Sur Oscura formó un canto de masa proletaria. Trapito que simboliza la tierra no es pues la bandera de luto como los mierdosos quieren representar.

La negra expresión de la  anarquía es vida intensa, larga noche neo libertaria para nunca rendirse de los sueños, para nunca despertar de ilusiones y  nostalgias humanistas. Sí, así mismo cual negro inmaculado que se opone al blanco de  falsa pureza, blanco intratable que evita toda proximidad, que se rinde ante la mugre, que se curte fácilmente y que se mancha hasta con un pedo.

Bandera negra,  anti bandera,  opuesta radical a símbolos coloridos de  naciones grises o  países de sátrapas  que elevan  emblemas para  la guerra. Negra para la  rebelión, la  resistencia o la  insumisión,  negra negación a culto cualquiera; Dios jerarca, ley de cárcel,  patria  ajena,  conyugue que adueña.

Bandera de  albañiles. En  Reims los constructores escribieron  en 1830   “trabajo o muerte” con fondo negro. Bandera de obreros  textiles,  en  Lyon,  contra bajos salarios y trabajo extenuante,  “vivir trabajando o morir combatiendo”.  Flameó la bandera negra en el  amanecer  de la primera revolución obrera en la Comuna de París en 1871  y en la revolución rusa  con el Ejército Negro de Makhno contra los blancos en Ucrania, (aunque después recibieron palo de los soviéticos). Y resistió en la Barcelona  republicana y ácrata en 1936.   Se llenó de gloria siendo estandarte de los jóvenes en huelga general de mayo de 1968 en Paris.

Tanta bandera  negra en el país de banderas verdes oficiales no me entusiasma, pues sus portadores  son herederos de los mismos que algún día masacraron al pueblo trabajador. Pero  me  agrada que la marcha de los acontecimientos no se detenga y que los trabajadores se integren a la lucha hacia adelante contra el poder político y el poder económico. Llama la atención que la burguesía hable de democracia y libertad solo cuando sus intereses están en juego, y llama también la atención la pronta rendición de un régimen que de la manera más bravucona hizo del garrote un arma contra los jóvenes, los obreros, los campesinos humildes y los maestros…el régimen da cuenta de su origen de clase cuando cae de rodillas ante pacíficos burgueses y confronta a rebeldes proletarios.

UN GOBIERNO  QUE ES PREPOTENTE CON LOS HUMILDES Y HUMILDE CON LOS PREPOTENTES merece otra bandera negra.

 

Foto: interoccupy.net