DOS PASTORES. Por Tomas Rodríguez león

“El poder como ideología única es otra mentira”
Papa Francisco 1

1985 Juan Pablo II vista  a Ecuador, gobierna  León Febres Cordero. 2015 El  Papa Francisco llega  al Ecuador  gobierna  Rafael Correa

La  iglesia  recuperó en algo  su libertad moral y espiritual para  hablar  de valores y principios cuando perdió los estados pontificios. Pero la pederastia por poco arruina al catolicismo y Francisco quiere redimir a la iglesia al tiempo que redime su cautela y silencio en la dictadura de Videla, recuperando el ideario de la Teología de la Liberación.

Hablemos con justicia: Francisco está haciendo  bien las cosas. Jesuita docto sigue orientado en el mensaje del concilio vaticano II “…luces y energías  pueden servir para establecer y consolidar la comunidad humana…” “a nosotros mismos y a los rebaños que nos corresponden…. La Iglesia está preocupada porque esa sociedad que vais a constituir respete la dignidad, la libertad, el derecho de las personas”

Acá, las  vanidades del poder secular se  aproximan al poder teológico  (siempre sucedió así) porque los jerarcas de aldea necesitan dialogar con los mismísimos representantes de Dios en la tierra y compartir las alabanzas. ¿Será un  afán eucarístico?  Recibir al santísimo padre y dar fe de testimonio del sacrificio nuevo y eterno es una buena  nueva. Los políticos sufren  más que los clérigos si el verbo no se hace carne,  en ese afán  Febres Cordero hasta besó la mano del peregrino  y quizás lo haga  con mayores méritos  Rafael; en fin de cuentas ha demostrado ser más católico apostólico y romano que su colega antecesor. ¡El  no al aborto es un tema de principios¡ y la educación por valores lo hace más papista que el Papa.

El papa es el pastor y Rafael también lo es; el ecuatoriano es el  más pastoral de los mandatarios, tiene rebaños que avanzan con infinito amor. Francisco, hincha de San Lorenzo equipo de Boedo, barrio obrero, porta la sencillez de sudaca pese a ser argentino, y su disposición aperturista al diálogo puede  contrariar  al confrontador confeso,   hincha del Emelec que  ya encuentra ovejas negras  descarriadas con falta de fe en la creencia de  ir a la victoria siempre.

Misionero el uno, callejero el otro, el primero abre caminos, el segundo busca portadores de banderas en calzadas con descalzos.  La misa  espera,  y la liturgia dará un rezo piadoso y una oración sentida para que el infinito amor llegue a los impíos de la oposición, que  ya hablan de preparar la ultima cena. Amen

.