MÉXICO: TODOS DUDAN DE LA VERSIÓN OFICIAL. Por MIGUEL ÁNGEL FERRER

LEAD Technologies Inc. V1.01


17 de julio de 2015

Sobre la ausencia del Chapo sólo sabemos lo que las autoridades políticas, judiciales y policíacas del país nos han dicho: que se escapó, que se fugó por un túnel de elaborada ingeniería, que hay órdenes superiores de recapturarlo, que diez mil agentes policiacos federales se encuentran dedicados a localizarlo y reaprehenderlo.

Esas versiones gubernamentales han sido, dede luego, aderezadas con fotografías y videos de diversos personajes oficiales hablando sobre el tema: el presidente de la república, el secretario de Gobernación, el comisionado nacional de seguridad y la novel procuradora general de la república. Y ninguno de ellos se ha salido un ápice del guión original: la fuga por el túnel.

Para dar un soplo de solidez a la versión oficial de la escapatoria, el gobierno   llevó hasta el lugar de los hechos a un grupo de periodistas cuya obligación, se entiende, es reforzar en la opinión pública la versión oficial.

Pero como en el caso de los 43 normalistas de Ayotzinapa desaparecidos, todos dudan de la versión oficial. O, quizá mejor dicho, nadie cree, nadie se traga la versión de la autoridades sobre la ausencia del Chapo. Todo el mundo sospecha que esa versión oficial nada tiene que ver con la realidad.

A casi un año del secuestro y desaparición forzada de los 43 normalistas, nadie, salvo los autores del crimen, sabe a ciencia cierta qué fue lo que pasó y cuál fue, más allá de su probable asesinato, el destino final de los 43 jóvenes estudiantes. Y lo mismo acontece con la hollywoodense fuga del Chapo: no se sabe realmente qué pasó y cómo sucedieron las cosas.

Lo único verdaderamente verificable de ambos casos es el desprestigio ganado por el gobierno, su nula credibilidad. Y la certeza social de que las autoridades nos están engañando, que nos están ocultando lo central de los hechos.

Asumamos por un momento que en verdad el Chapo se fugó de la prisión del Altiplano. Y que lo hizo arrastrándose por el dicho túnel o en automóvil por la puerta de la cárcel, cual ocurrió en su anterior escapatoria del penal de Puente Grande en Jalisco. ¿Quién lo ayudó? Nada sabemos. ¿Quiénes fueron sus cómplices? Nada han dicho las autoridades. ¿De quién o de quiénes se sospecha? ¿Ya hay imputados?

¿En la fuga o ausencia del Chapo está, como muchos sospechan, la mano de Estados Unidos, cuál ocurrió con la tortura y muerte del agente antidrogas estadounidense Enrique Camarena, imputada inicialmente sólo a narcos y policías mexicanos? ¿O la DEA, la CIA y la embajada de Washington son completamente ajenos a esa fuga o ausencia?

Quizás la Casa Blanca o algunos intereses mexicanos buscaban con la fuga golpear al gobierno de Enrique Peña Nieto. Pues si ese era el objetivo, no hay duda de fue conseguido plenamente.

¿O se trató de una maniobra política destinada a destruir las posibilidades presidenciales del secretario de Gobernación, principal responsable de la fuga o ausencia del Chapo Guzmán Loera?

Política, como reza la sentencia clásica, es lo que no se ve.  Y en los casos de Ayotzinapa, el fusilamiento masivo de Tlatlaya y la ausencia del Chapo no estamos viendo, más allá de las declaraciones oficiales, nada de nada.

Salvo, claro está, que el gobierno peñanietista miente. Que oculta la verdad. Y que, ni en el mejor de los casos, el de una simple y verdadera fuga de un célebre narcotraficante, ese gobierno encuentra oídos dispuestos a creer su verdad por honesta o falsa que fuera.

http://www.miguelangelferrer-mentor.com.mx

Foto: planamayor.com.mx