ESO QUE LLAMAN VISA O EXPULSIÓN BLANDA. Por Hugo el búho

15 de Agosto 2015

El buho

Así que la entregamos a superiores para que le revoquen la visa; yo por más que le rebusqué la visa no encontré nada, pero los superiores de Exteriores dicen que sí, que hay que regresarle por indocumentada y por estar de protestona y por ser compañera de ese dirigente; o sea lo que se dice, un golpe duro disfrazado de blando le dimos a los protestantes o protestones o lo que sean.

Con otra novedad mi coronel. Que como ya sabe, últimamente estamos llenos de novedades y de informes y de juicios y de sentencias y de todo eso que nuestro gobierno del buen vivir aconseja.

Que le cuento que en ese paro había muchos, no digo muchos más porque esa frase le pertenece al prepodente… presiponte… presidente. Que en medio del paro, que divisamos a lo lejos a una extranjera con pinta de no ser de aquí, o sea con cara de ser de allá más bien. Que unos infiltrados que estaban de violentos parecía que la estaban agrediendo. Cabe destacar, mi coronel, que esos infiltrados eran compañeros con pañuelo en la cara. Ahí le pude reconocer al sargento Mesías y al cabo Almache cumpliendo al pie de la letra su trabajo de provocar desmanes para que el jefe tenga motivo de decir que los que protestan son violentos. Cabe informar también que fueron expeditos en cumplir las órdenes, bien entrenados, para qué también. Mis compañeros sí entendieron eso del golpe blando que les capacitaron mis superiores. Espero en el futuro ser parte de las estrategias blandas y calentar las calles como el manual del buen vivir aconseja.

Nosotros cumplimos lo ordenado también y procedimos a rescatar a esa extranjera que dizque es periodista. La vimos asediada después por un tipo al que reconocimos como Presidente de una organización violenta llamada Conaie. Y antes que este señor agreda físicamente a la periodista en mención, que nosotros, como policías de honor, nos encargamos de rescatarla. Lamentablemente como se resistía a ser rescatada, tuvimos que emplear un poquito la fuerza porque resulto bien brava. Y ese dirigente violento no quería soltarla, así que también le dimos tu estate quieto. La quisimos rescatar entre ocho y producto de la noche y de los gritos y de las malas vibras quizá, solo quizá, se nos pudo escapar unos cuantos toletazos, pero nada más. Usted sabe mi coronel que nosotros solo cumplimos órdenes, y ya pues, querían extranjera, ahí tienen extranjera. Solo que ya sabe como son los periodistas, dicen que la hemos maltratado mucho, que un video, que la represión; y que conste que solo le dimos golpes blandos como aconseja… ¿quién aconseja?… ¿O son los otros los que hacen golpes blandos? Ahí sí está de ponernos bien de acuerdo, porque si uno le hace a los blandos, quién le hace a los duros?

Bueno, que como le decía, la señorita en mención ya fue secuestrada por nosotros… ¿Eso de secuestrada es un término blando o duro? Porque podríamos decir más bien que la rescatamos y que coincidencialmente no tenía permiso de estar aquí, así que la entregamos a superiores para que le revoquen la visa; yo por más que le rebusqué la visa no encontré nada, pero los superiores de Exteriores dicen que sí, que hay que regresarle por indocumentada y por estar de protestona y por ser compañera de ese dirigente; o sea lo que se dice, un golpe duro disfrazado de blando le dimos a los protestantes o protestones o lo que sean.

Que conste que todo este operativo por expulsarle del país a la señorita Manuela Pick no fue premeditado, fue más bien una orden directa de los superiores que hace rato que la estaban planificando, lo que se dice en el argot revolucionario, fue una planificación blanda. Eso le pasa por andar de solidaria con los protestones, con esa Conaie. En eso se parece al gran jefe, porque él suele decir o están conmigo o no están conaie.

Finalmente, quiero dejar presente en este parte, que esa idea de ponernos frases en los escudos como: yo también soy padre, yo también soy hijo, no han hecho el efecto esperado, pues igual me siguen gritando patanadas e insultos que ofenden la honra propia y ajena: con decirle mi coronel, que me han dicho hijo de tal, padre de cual, el que no salta es chapa, el que no brinca es Rafael, y así con toda esa bola de improperios uno no atina qué mismo hacer; si atacarles de forma blanda o devolverles el insulto de forma dura. La próxima no me aguanto y soy capaz de gritarles: Rafael serás vos, tu taita y el perro. Y punto.

Siempre presto a recibir órdenes de mis superiores, sean blandas o similares.