FUNDAMEDIOS Y LA PISTA DEL DINERO. Por Silvia Arana

22 de Septiembre 2015

En EE.UU., serían “agentes extranjeros” pero en el exterior son “defensores de la libertad de expresión”. USAID y NED entre los financistas de Fundamedios.

En Estados Unidos toda organización que reciba dinero de un gobierno, partido político, empresa o individuo del extranjero debe registrarse como “agente extranjero”. El Acta de Registración de Agente Extranjero [1](FARA, según sus siglas en inglés) se sancionó en 1938 para restringir la propaganda extranjera. En 1966 fue modificada para abarcar la defensa del proceso de toma de decisiones del gobierno y restringir la actividad de agentes de intereses económicos y políticos. El Acta exige que toda persona u organización que reciba dinero de un gobierno, partido político o persona del exterior se registre como agente extranjero y que su estatus sea de público conocimiento, al igual que sus objetivos, actividades y los movimientos de dinero: ingresos y gastos. Todo material producido por el “agente extranjero” debe llevar un rótulo visible especificando que fue elaborado por un agente extranjero en nombre del gobierno, partido político, de la empresa o persona extranjera.

Estados Unidos usa esta ley para combatir cualquier intromisión foránea en el funcionamiento de su gobierno y en la difusión de propaganda. Sin embargo, cuando los gobiernos de Venezuela, Cuba, Bolivia y Ecuador -países que no disponen de leyes similares a FARA- intentan controlar a ONG, partidos políticos y opositores que reciben financiamiento del gobierno de Estados Unidos, son acusados de “graves violaciones a la libertad de expresión y los derechos humanos”.

Hoy el gobierno ecuatoriano recibe fuertes críticas de organismos internacionales de derechos humanos y sociedades de empresarios de medios periodísticos (SIP) por la medida tomada contra la ONG Fundamedios. El 8 de septiembre de 2015 la Secretaría de Comunicación Nacional (Secom) le notificó a Fundamedios que iniciaba su proceso de disolución por infracción a dos artículos de sus propios estatutos y del artículo 22 del reglamento del Sistema Unificado de Información de Organizaciones Sociales (RUOS). Los artículos de Fundamedios señalan que “la Fundación como tal no podrá ejercer asuntos de carácter político, racial, laboral, sindical y religioso. Tampoco podrá realizar actividades de crédito y comercio”. El artículo 22 de RUOS señala que el incumplimiento con los fines y objetivos para los cuales fue creada una organización se sancionará con la disolución de la misma.

Historia de Fundamedios

La Fundación Andina para la Observación y Estudios de los Medios, Fundamedios, es una organización no gubernamental cuyos objetivos declarados son “la defensa de la libertad de expresión y la observación e investigación del contenido de los medios”. Surgida a finales de 2006, y con existencia legal desde mayo del 2007, su perfil se fue desarrollando en conjunción con el gobierno de Correa. El primer proyecto de Fundamedios fueron las Jornadas de Reflexión Periodística en las que el invitado estrella fue el periodista de oposición argentino Jorge Lanata, quien entrevistó al presidente Correa (Teleamazonas). Según el director de Fundamedios, César Ricaurte: “allí nos dimos cuenta por dónde iba el asunto…”[2] Es interesante dicha entrevista pues en ella Lanata, a pocos meses del inicio del gobierno de Correa, establece los ejes principales del ataque opositor cuestionando: 1) El supuesto carácter autoritario de Correa; 2) La “obligatoriedad” de la cadena sabatina (debe quedarse callado cuando Correa le aclara que la cadena es voluntaria); 3) Los subsidios para los sectores populares; 4) La relación del presidente con los medios; 5) El Socialismo del siglo XXI; 6) Estado versus Empresa Privada en el manejo de los medios. [https://www.youtube.com/watch?v=OBT8saVpjcc]

Fuentes de financiamiento de Fundamedios: USAID y NED

En Estados Unidos no pocos periodistas investigativos se guían por el refrán “follow the money” (sigue la pista del dinero). Es un buen consejo para descifrar actividades políticas (y delictivas). La premisa es que quien te provea financiamiento lógicamente influirá en tu perspectiva, o al menos, la condicionará.

En julio de 2012, Adam Namm, entonces flamante embajador de Estados Unidos en Ecuador, declaró al diario público El Telégrafo, que Fundamedios recibía 25.000 dólares mensuales de la USAID (Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional)[3]. Posteriormente, Fundamedios admitió que participó de un “solo proyecto con USAID”, y que en 26 meses realizó actividades con un financiamiento de US$264.735,37″. [4]

En octubre de 2014, el gobierno de Correa exigió la finalización de las actividades de la USAID en Ecuador por intromisión en asuntos internos y actividades desestabilizadoras. Un 10% de los 12 millones del presupuesto de USAID para Ecuador estaban destinados a programas de “democracia y gobernanza”. Fundamedios había sido uno de sus principales beneficiarios.

Dos años antes, en 2012, la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) firmó una resolución solicitando a los gobiernos miembros la inmediata expulsión de la USAID por desestabilización e injerencia en asuntos internos. En el caso cubano, las actividades de injerencia de la USAID fueron incluso confirmadas por la agencia de noticias Associated Press. Esta tuvo acceso a documentos que confirmaron que la red social ZunZuneo (creada y financiada por la USAID) tenía como misión ayudar a crear una insurrección en el país caribeño.

NED: ONG “privada” financiada por el Congreso de EE.UU.

Otra de las fuentes de financiamiento de Fundamedios es la National Endowment for Democracy (NED). Según un reporte de la NED, Fundamedios es la organización ecuatoriana que más dinero recibió en 2013: 84.734 dólares.

La creación de la NED fue anunciada por el presidente Reagan en diciembre de 1983 como una organización pública-privada, bipartidaria y aglutinante de varios sectores corporativos, financiada principalmente por el Congreso de EE.UU. El sitio oficial de la NED dice que fue establecida con la idea de que “el apoyo de EE.UU. a la democracia en el extranjero sería beneficioso tanto para EE.UU. como para aquellos que luchan por la democracia en el mundo”.[5] El mismo documento señala que en la década del 60, la CIA destinaba de manera encubierta fondos para librar la batalla ideológica en foros internacionales. El gobierno de Johnson recomendó que el financiamiento encubierto fuera reemplazado por un “mecanismo público-privado” que financie abiertamente la “guerra de ideas” en el extranjero. Años después, el gobierno de Reagan lo hizo realidad, especificando que sería un ente público-privado. Sin embargo, se la presenta con la falsa imagen de un think tank (usina de ideas) privado.

En 2004, la NED figuró en las noticias cuando el líder venezolano Hugo Chávez la denunció por injerencia en los asuntos internos de su país. Chávez presentó documentación del Congreso -obtenida en EE.UU. por la ley Freedom of Information Act– en la que constaba que la NED financiaba a políticos, periodistas y activistas de la oposición venezolana involucrada en hechos de violencia. En un solo año, 2000 a 2001, NED triplicó su presupuesto para Venezuela, de 250.000 a 900.000 dólares. El presupuesto para Venezuela siguió ascendiendo: en 2013 llegó a 1.752.300 dólares y en 2014 a 2.381.824 dólares.

En Ecuador, durante el gobierno de Correa, el presupuesto de la NED también subió notablemente. En 2014, la NED destinó 1.073.045 dólares para “promover la democracia, la transparencia y rendición de cuentas del gobierno, monitorear el manejo de la información, la educación cívica…” en el país andino.

El papel de Fundamedios en la “guerra de los medios”

A lo largo del gobierno de Correa, ha existido una fuerte confrontación con los medios privados de comunicación: estaciones de radio y televisión, prensa escrita, blogs y sitios de internet. Los medios opositores lideran la crítica contra el gobierno. En los discursos sabatinos, Correa suele responder con acritud a lo que él llama “la prensa corrupta”. Su gobierno ha impuesto sanciones económicas a periodistas de los medios opositores El Universo, La Hora, El Comercio.

En esta “guerra”, Fundamedios se plantea como un ente no-partidario. Esta auto-definición se hace trizas si uno visita el sitio web de la ONG. Allí, en primera plana, figura el blog de José Hernández fustigando a Correa como un ser patológicamente egocéntrico y autoritario, “producto de mercadeo” y de los petrodólares, “denostador de la empresa privada”, manipulador y fraudulento. Los demás blogs auspiciados por Fundamedios usan el mismo lenguaje de confrontación frontal contra el gobierno de Correa. No se trata de exabruptos. Es una estrategia calculada para sacar máximo provecho de la actual situación de inestabilidad política del gobierno de Correa. Las movilizaciones y paros opositores -aunque no hayan sido masivos- han desgastado al gobierno, que además confronta una coyuntura económica difícil por la baja a nivel internacional del precio del petróleo (principal producto de exportación). En estos días, presenciaremos el desenlace del affair Fundamedios, que tendrá repercusiones importantes en la relación de fuerzas entre el gobierno y su base popular de un lado y los medios, la oposición política y sus aliados del otro.

NOTAS

[1] Foreign Agent Registration Act: http://www.fara.gov/fara-faq.html#3

[2] Portal de Fundamedios, Historia, Entrevista de Eduardo Vara al Director Ejecutivo de Fundamedios César Ricaurte: http://www.fundamedios.org/quienes-somos/historia-de-fundamedios/

[3] Entrevista al embajador de EE.UU. Adam Namm, El Telégrafo, 23 de julio, 2012:

http://www.telegrafo.com.ec/noticias/informacion-general/item/fundamedios-recibe-25-mil-dolares-mensuales-de-usaid.html

[4] Comunicado de Fundamedios, 10/05/2013: http://www.fundamedios.org/alertas/cadena-de-gobierno-acusa-fundamedios-de-recibir-millones-traves-de-una-triangulacion-de-fondos/

[5] Sitio oficial de NED: http://www.ned.org/about/history/