LAS CUP TENDRÁN LA ÚLTIMA PALABRA PARA QUE JUNTS PEL GOBIERNE CATALUNYA. Por Pablo Elorduy

Diagonal

27 de Septiembre 2015

Los resultados en Catalunya muestran una mayoría de escaños independentistas (Junts Pel Sí y las CUP) pero una mayoría de votos de partidos no independentistas. Las CUP y Ciudadanos son las grandes triunfadoras de la jornada electoral. Junts Pel Sí cumple las expectativas generadas en las encuestas pero no supera la suma aritmética que ERC y CiU obtuvieron en 2012.

Ha sido la participación más alta de toda la historia en las elecciones autonómicas en Catalunya. El 27S arroja esa certeza y un puñado de incógnitas. La primera, y quizá más importante, es el papel que jugarán las Candidaturas d’Unitat Popular en el próximo Parlament de Catalunya. Junts Pel Sí ha ganado las elecciones pero se ha situado a seis escaños de la mayoría absoluta.

Las CUP obtienen el 8% de los votos, clave para un futuro Govern, pero no será fácil la negociación con esta formación asamblearia. Su número uno, Antonio Baños, ha dicho por activa y por pasiva que las CUP no investirán a Artur Mas por su política de recortes. Pero las negociaciones comienzan a partir de esta noche. Anna Gabriel Sabaté, de la CUP, ha afirmado en el Casino l’Aliança de Poble Nou que “en este proceso no hay nadie imprescindible y hay que decirle a Mas que él tampoco es imprescindible”.

En el Borne, Oriol Junqueras, Raül Romeva y Artur Mas, los “tres tenores” de Junts Pel Sí, se han mostrado exultantes. Pero si Junqueras y Romeva han usado la palabra ‘independencia’ en su discurso, el president de la última legislatura no lo ha hecho.”Como nosotros habríamos aceptado la derrota, ahora pedimos que los otros acepten la victoria de Catalunya y la victoria del sí”, ha pedido Mas, quien ha apelado a la concordia con España y con Europa para comenzar a trabajar.

Junqueras, por su parte, ha recalcado que la coalición Junts Pel Sí ha obtenido una “mayoría clara de votos”, pero “está equivocado”, recuerda a Diagonal el historiador y especialista en el proceso catalán Steven Forti, quien subraya que con más del 95% del voto escrutado, la suma de Junts Pel Sí y las CUP no llega al 48% de los votos.

Forti señalaba a este periódico poco después de la comparecencia de Mas que el ambiente en el lugar elegido para la celebración no era espectacular, y que, pese a las declaraciones, el resultado no es bueno: “Han perdido escaños, si el cómputo de los votos se repite significa que ha ido a votar más gente que no les ha votado a ellos”. Y es que la suma de ERC y CiU no llega al 40% de los votos, cuando en 2012 se situaba por encima del 43%.

La periodista Nuria Alabao, en el proyecto de Catalunya Sí que es Pot recuerda que “en los buenos tiempos de Pujol [CiU] ganaba con un 46%”. Para Alabao, “están intentando vender” el resultado, para marcar ese “escenario plebiscitario”, planteado durante toda la campaña.

Para ese escenario será necesario el apoyo de las CUP. Al menos en la primera vuelta de la investidura, su abstención no permitirá un Gobierno en minoría de Artur Mas.

Las CUP habían avanzado que apoyarían la “desconexión” con el Estado español de una futura Catalunya independiente si se obtenía el 51% de los votos, cosa que no ha sucedido. Baños dijo que si había una mayoría de escaños “no vamos a parar un proceso”, recuerda Forti.

Los diez diputados de la CUP son parte de “la movilización del país”, han declarado en la sede de Poble Nou los representantes de esta candidatura independentista: “No olvidaremos al resto de pueblos en lucha del Estado ni al resto de pueblos en lucha del mundo”, ha remarcado Anna Gabriel Sabaté. Baños ha dicho que los puntos irrenunciables de la CUP son “la desobediencia a las leyes injustas y un plan de choque de rescate ciudadano”.

Ciudadanos: la fórmula Rivera funciona

“El cinturón rojo se ha convertido en cinturón naranja”, reflexiona Forti, quien considera que la estrategia de Ciudadanos de poner al frente a una candidata “patética”, Inés Arrimadas, ha funcionado.

Arrimadas ha dicho que la mayoría de los catalanes “hemos dado la espalda” a Artur Mas: “Hemos optado por regenerar la política”. La formación naranja ha superado las expectativas que le otorgaban las mejores encuestas. Han ganado o quedado a escasas décimas de ser primera fuerza en feudos de tradición socialista como Cornellá de Llobregat, L’Hospitalet o Casteldefells.

Para Nuria Alabao, el marco plebiscitario ha funcionado a la perfección para Ciudadanos: “Antes de las elecciones el partido que más había hablado el tema nacional era Ciudadanos, usan ese marco en su favor”.

Alabao señala que los naranjas “contaban con dos ventajas: ser la cara de renovación y ser el partido del ‘no'”, un espacio electoral importante en los comicios de hoy.

Fracaso de Catalunya Sí que es Pot

Malos resultados para el proyecto de Podemos en Catalunya, donde se produjo la confluencia con Iniciativa Per Catalunya. Pablo Iglesias ha reconocido que son unas cifras “decepcionantes” y los análisis se ceban en la débil candidatura de Lluis Rabell, activista vecinal poco conocido en Catalunya.

Desde la candidatura, avanzan un análisis más fino: el mal encaje entre el discurso de ICV, heredero del PSUC y con un sesgo más “vieja izquierda”, y el de Podemos, a quien seguramente se le pedía más definición en el tema nacional, lo que ha podido lastrar sus opciones en el “cinturón rojo” de tradición obrera y no independentista.

Forti cree que el “intento de llevar el debate a lo social y desinflar el debate sobre la independencia” de Catalunya Sí que es Pot “ha sido lamentablemente un fracaso”.

Nuria Alabao señala las dificultades de situar a un cabeza de lista y a una marca extraña en la oferta electoral, aunque no elude las responsabilidades que han llevado a Sí que es Pot a perder tres diputados respecto a los conseguidos por ICV en 2012.

“¿Había posibilidad de hacer un proceso como las mareas, como Ahora Madrid, Barcelona en Comú en el marco autonómico”, se pregunta Alabao, quien considera que con los mimbres puestos antes de las elecciones era difícil conseguir algo más que un pacto entre partidos, un “pastiche” que ha quedado muy lejos de su primer objetivo, situarse como primera fuerza no independentista, y del “premio de consolación” de superar al PSC.

“Es verdad que Ada Colau y Barcelona en Comú no se han posicionado y eso es un indicativo de algo”, reflexiona Alabao, “probablemente se podía haber hecho de otra manera”.

Los partidos del 78 siguen sudando sangre

PP y PSC partían con las encuestas en contra. El resultado final les golpea, especialmente a los populares, pero mantiene su papel en un contexto catalán en una metamorfosis más lenta de lo que se preveía.

Xavier García Albiol ha encabezado una candidatura que ha perdido ocho diputados y más de 130.000 votos. El PP se ha apresurado a felicitar a Ciudadanos por sus resultados, lo que da muestra del arreglo espacial al que se resigna un partido que hace una década era la tercera fuerza de la Comunidad.

El PSC sigue saliendo vivo de las citas electorales en las que compite con Podemos. Los de Miquel Iceta han obtenido 16 diputados y se mantienen como tercera fuerza, a pesar de la ruptura que se produjo el año pasado con la dimisión de Pere Navarro. No obstante, pierden cuatro diputados y varios miles de votos.

El resultado certifica el final de Unió en el Parlament de Catalunya. Al no conseguir entrar en la provincia de Lleida, los de Ramón Espadaler pasan al limbo de la irrelevancia política. Su líder nacional, Josep Antoni Durán y Lleida, ya ha anunciado que pondrá su cargo a disposición del partido.

Fuente: http://www.diagonalperiodico.net/panorama/27895-28-septiembre-cup-tendran-la-ultima-palabra.html

Foto: BBC.com