AVANZAMOS AL FMI PATRIA. Por Hugo Palacios (el búho)

Solo la puntita

13 octubre 2015

El buhoLas tres letras que le faltaban al eslogan de la revolución. Muero, qué dolor, qué inmensa pena. Uno que hasta se tragó el cuento que nunca más el FMI, que eso es un basurero, que son unos buitres, que son Fofos Mutantes Insalubres. Ahura resulta que nuhan sido, chistecito nomás era. Cómo se van a creer que un mandatario de la talla del Rafico va a decir semejantes cosas de ese Fondo Magnánimo Integral. Ni loco que fuera. Solo que a los medios les encanta sacar las frases de contexto, más malos y corruptos que son. Aprendan de los medios públicos, ellos sí saben de objetividad, imparrafalidad e indecorrencia.

Después de ocho años de súper revolución recién se enteran que la gasolina súper ha sido más barata en las estaciones de Petroecuador. Bueno, a cualquiera se le puede pasar unos cuantos centavos durante 96 meses. Raro no es, solo que a veces los asesores se callan para que el jefe no entre en cólera.

Clarito está. Hay que vender, para que dejen de ocultar información pública sobre los precios y se larguen por distorsionar los precios del mercado. Pobres los dueños de las otras gasolineras, cómo han perdido por esa competencia desleal. Y mejor cantemos en coro al estilo reguetón: “sube la gasolina, súper la gasolina, me gusta la gasolina”.

Mejor dicho: se acabó la revolución. Hasta ahí llegaron los feligreses verde clarito. No queda más remedio que dar la bienvenida al FMI. Después de todo no son tan tan como los pintaba la revolución ción ción. Ya han cambiado, son distintos; antes eran como maridos golpeadores, ahora ya se rehabilitaron y son más buenos que un choclo con queso. Si dicen que hay que privatizar, tocará por el bien del país. Si dicen que hay que eliminar los subsidios, por algo ha de ser, ellos saben. Si ordenan que reduzcan personal y gastos, no queda más que obedecer cerrando los ojos, apretando el esfínteres y sonriendo como un buen revolucionario posneoliberal.

¿Y cómo sonríe un revolucionario posneoliberal?

Fácil. En la noche frente al espejo ensaya unas veinte sonrisas de acuerdo a la ocasión. La mirada no debe ser frontal, sino más bien esquiva media virola, y en los discursos y entrevistas no mostrarse agresivo y jubiloso como antes, sino cordiales, positivos, con las manos frías y los corazones a medio entibiar.

Siacabólarevolú. Pero bueno, un Fondo más un Fondo menos, es la historia de nuestra vida política y económica. Lo que hay que hacer ahora es tratarles bien a esos señores que hablan en inglés y ordenan en castellano. Pero culpa culpa del gobierno capaz que no es. Bienintencionado se le veía, más allá de conjugar el yo prepotente, tú autoritario y él insultador, por el resto hasta parecía que en serio íbamos a seguir dignos, rebeldes y patrióticos. No hace daño ahora en el futuro ser medio dignos, cuasi rebeldes y un pite patrióticos.

Pero que no se sientan con vergüenza amigos revolucionarios, una caída de un tercer piso le pasa a cualquiera. Pero con unas buenas propagandas y unas románticas sabatinas las encuestas seguirán ahí ahí. Porque toda patria para sobrevivir necesita de vez en cuando un beso furtivo de fondo, monetario e internacional.

Foto: EFE/AXEL SCHMIDT POOL