EL ALTO MANDOMANDÓ. Por Hugo el búho

17 de Noviembre 2015

El buho

 

 

Con la novedad mi General que se han publicado miles de comentarios sobre la visita de solidaridad del alto mando a los compañeros acusados por lesa humanidad. Horrores dicen, incluso el Presidente tildó al hecho de inoportuno e impertinente. Acá con los compañeros de inteligencia estamos investigando lo que realmente significa lesa y qué es eso de humanidad. Estamos también tras la pista del significado de inoportuno y de la validez de impertinente.

Los comentarios en redes sociales señalan en resumen lo siguiente:

-¿Quiénes se creen éstos para no rendir cuentas a la justicia? Si hubiera democracia ya les hubieran dicho: ¡¡media vueeell, maaarrr!!

-Solo porque tiene las armas creen que están por encima de la ley.

-El de Carondelet solo les habló por encimita, por debajo se orina del susto.

¿Y el Ministro de Defensa? Ni hola creo que le dicen al pobre. Ellos mejor le dictan: ¡descase, atención, firmes!

-Los uniformes y las medallas nomás les dan presencia, desnudos no quedan ni para el cuento.

-Alcahuetes de alto mando y sinverguenzas de mandos medios y obedientes de mandos bajos.

En esta última frase tenemos dudas con respecto a si los mandos bajos realmente mandan a alguien o si solo se mandan entre ellos.

En resumen mi general, esa acción de fuerza e intimidación resultó ventajosa, puesto que justo a última hora un imputado no llegó a la audiencia de juzgamiento. Ya desciframos lo que imputado significa. No es lo que la mayoría de colegas cree, que es una mala palabrota camuflada con im antes y ado después, sino que así se le nombra al acusado en lenguaje jurídico que solo entienden los abogados, o sea que no es insulto sino una adjetivación para no decirle mala persona y similares.

Según dicen los expertos, ni mudos que fueran los militares; copiaron igualito el formato de alguien que va con Ministros, asesores, amigos, seguidores y barras bravas, a sus líos judiciales. O sea, copy page del alto mando político. Hay que aprovechar que el gobierno no tiene ni para las colas; en ese sentido, lo más conveniente es mandarle mensajes de ¡cuidadito con nosotros! Con plata medio medio le hacíamos caso, ahora chiro, le tocará decir bueno con mayúsculas.

Pero mi general, aquí ya en confianza, y como asesor de seguridad interna y a veces externa, feíto se vio eso de ir uniformados a la audiencia y de decir que es un respaldo institucional. La gente, que no espera una para criticarnos nos ha dicho de todo. Se acuerda los insultos contra milicos que nos decían hasta antes de la guerra del Cenepa; pues ahora nos han disparado cosas peores, terribles, y que no repito para no herir la susceptibilidad de la institucionalidad que ahora se cobija con la solidaridad de sus miembros ex y actuales.

También le informo que una de las cosas buenas que le pasan a esta coyuntura castrense. Aquí hago un paréntesis para que se dé cuenta de que nos ha servido a muchos esos cursitos de democracia y derechos humanos porque hasta el lenguaje nos ha mejorado. Coyuntura castrense se escucha mejor que decir metida de pata militar. Bueno, le decía que lo bueno es que las cartas están de nuestro lado, porque los AVC no están juntos en esto; algunos que le son leales al Presi les tocó quedarse calladitos y ahí se produjo una ruptura exguerrellerística, lo que significa que no hubo espíritu de cuerpo; en cambio ustedes, mi general, sí tienen bien metido en el inconsciente lo que es esa palabra mayor de cuerpo espiritual.

Ay, estos ex guerrilleros, venirse a acordar de esos traumas del pasado después de 20 años. Eso es no pensar en futuro; la misma Biblia dice clarito: no hay que regresar a ver para atrás, sino uno se convierte en estatua de sal. Degana restregándose el ayer, pudiendo leerse un librito de autoayuda para machacar los recuerdos y hacer de la memoria un rodapié. Pero deje nomás, mi general, ya les estamos haciendo contrainteligencia por las redes, y seguro eso no prospera. Lesa humanidad, nombrecito para novela pero no para el agarrón de manos de la institucionalidad con uniforme y medallas y charreteras.

Este sería todo el parte mi general, y espero que me siga dando instrucciones para romper el discurso inoportuno e impertinente que muchos quieren lanzarnos, como si fuera así nomás de gritarnos cualquier cosa, porque lo que siempre hemos sido es obedientes y no deliberantes. Hasta la siguiente semana ya le tengo investigado eso de no deliberantes, algo de negación debe ser, Seguro.

Dios, Patria tierra sagrada de honor y de hidalguía y Libertad