ARGENTINA: FRENTE PARA LA VICTORIALA PREGUNTA POR LA DERROTA CULTURAL

El resultado del balotaje abrió una serie de interrogantes. Pero el 10 de diciembre la nueva oposición debe constituirse como una minoría numerosa con vocación de mayoría, asegura Alejandro Grimson. En este texto el antropólogo social explica por qué el oficialismo perdió ante Cambiemos y por qué deben imaginarse nuevas estrategias para rearticular una mayoría.

Revista Anfibia

27 de Noviembre 2015

Estamos atravesados por miles de preguntas. La estrecha diferencia, ¿indica que fue un empate? Nada sería más erróneo que engañarse. Primero, Macri va a gobernar la Argentina. Segundo, no olvidemos que muchos considerábamos imposible que él y su partido derrotaran en las urnas al Frente para la Victoria. ¿Qué sucedió? Tomaré dos momentos. El último mandato de Cristina Kirchner y, en particular, el año 2015.

Todo comenzó con la victoria de 2011 por el 54% de los votos. No pocos percibimos en aquel entonces (y lo dijimos) que ese resultado entrañaba un riesgo de interpretación. Se trataba de un enorme porcentaje altamente heterogéneo, no formado por ciudadanos convencidos de todas y cada una de las medidas del oficialismo, sino por votantes que ante las opciones realmente existentes preferían la continuidad del gobierno. Dentro de ese porcentaje estaba Massa, Solá, De la Sota, Moyano. En 2003, Kirchner hizo un acuerdo con Duhalde y Scioli, y en 2007 un acuerdo con el PJ y sectores radicales (Cobos y otros). Aunque el kirchnerismo siempre debió construir articulaciones para sus éxitos electorales, después de 2011 perdió ese elemento de vista.

Ballotage_Grimson_1_derEn 2012 comenzó una nueva etapa económica para Argentina y toda la región. La baja general de las commodities y los impactos crecientes de la crisis internacional fueron tornando cada vez más difícil avanzar en procesos distributivos. 2012 comenzó con la histórica nacionalización de YPF. El gobierno normalizó situaciones con los acreedores (Club de París, CIADI, etc) para buscar financiamiento externo. El fallo de Griesa disparó contra la línea de flotación. La actuación del gobierno fue más que adecuada, pero sin duda el triunfo del capital financiero impidió cualquier acceso al crédito en un contexto cada vez más difícil. Se podrá especular acerca de si se debían o no tomar otras medidas económicas.***

Más claros parecen los errores políticos. Primero. Si inmediatamente después del 54% Cristina Kirchner hubiera rechazado cualquier idea de reelección, debía comenzar de inmediato la búsqueda abierta y plural de los posibles sucesores. Todo eso quedó cerrado hasta que la idea de reforma constitucional devino imposible después de la derrota en la Provincia de Buenos Aires en 2013. Fue una paradoja: una renuncia explícita a la reelección quizás evitaba la derrota y, al no hacerlo, fueron las urnas las que sellaron la cuestión. Pero a costa de la emergencia de Massa como escisión y de haber perdido dos años en la cuestión de la sucesión.

Segundo. No es criticable en sí mismo que los gobiernos tengan relatos. En realidad, no existen gobiernos sin relatos. Un tema opinable son sus contenidos políticos. El problema aquí surgió cuando la narrativa sobre los logros se distanció crecientemente de las percepciones sociales. Cuantos más problemas se generaban en la realidad económica, más se concentró el gobierno en narrar lo logrado en esta década. No sólo lo explicó literalmente hasta el cansancio. También esa insistencia tenía otra implicancia. Era hora de “defender” lo logrado, no era momento para nuevos sueños y nuevos logros. Si las grandes mayorías siempre elegirían la realidad actual al 2001, eso no implica que estén dispuestas a dejar de imaginar mejores futuros.

Cuando la derecha se apropió de los términos “cambio” y “futuro”, eso ya implicaba una derrota cultural. Ya ha sucedido lo mismo en otros momentos de la historia, como cuando se inició la revolución neoconservadora. Los proyectos populares o de izquierda se colocan a la defensiva. Todos defendemos, por ejemplo, la educación pública. Pero no podemos regalarle a la derecha el análisis de los problemas de la educación que el pueblo percibe, ni podemos dejar de tener propuestas transformadores que respondan a las demandas de los sectores más humildes. Cuando el juego político se plantea de ese modo, los proyectos populares deben convocarse a debates que permitan construir una nueva imaginación y nuevas ideas para el futuro.

Pero eso no sucedió. Hoy se expande la idea de que esta elección fue resultado del poder de los medios. Pero los medios tenían el mismo poder cuando se obtuvo el 54%. El tercer problema político, lejos de ser de orden táctico, se vincula a que los modos de conducción dificultaron el surgimiento de propuestas y perfiles diferenciados, que pudieran alimentar y fortalecer al gobierno desde cierta diversidad.

***

Foto: Alejandro Kaminetzky

¿Por qué las encuestas indicaban que Scioli sería el claro ganador de las PASO del Frente para la Victoria? Por un lado, porque había iniciado su campaña muchos años atrás, cuando las ideas de reelección impedían otros proyectos. Por otro lado, porque aparecía como el candidato del FPV con mayor autonomía. Ni aquí ni en ningún país los ciudadanos eligen presidentes que no protagonizarán su propio gobierno. Hay una confusión. El célebre “Cámpora al gobierno, Perón al poder” fue en 1973 el resultado de una trampa por la cual Lanusse proscribió a Perón quien, por otra parte, hacía 18 años que no gobernaba.

En otras palabras, Scioli emergía como candidato no sólo por sus logros, sino por una serie de errores del kirchnerismo. Cuando se acordó que no habría PASO, parecía que el oficialismo aceptaba sus propias limitaciones. Visto desde hoy parece simplemente que intentó evitar una derrota en esas elecciones con una enorme ambivalencia que fue claramente percibida.

La paradoja es que la ausencia de esa interna desdibujó el perfil de Scioli, a la vez que dejó mucha disconformidad pública en el kirchnerismo. Los niveles de conflictividad fueron muy agudos antes y después de la proclamación de la fórmula y alcanzaron a altos funcionarios hasta los días previos al 22 de noviembre. Todo eso fue desdibujando una carta de Scioli, ligada a la previsibilidad. Si ofrecía mucha mayor previsibilidad económica, sus propios supuestos seguidores no cerraban filas ante su candidatura. En este caso, la famosa frase de Perón (“Los peronistas somos como los gatos: cuando parece que nos peleamos nos estamos reproduciendo”) no se cumplió. El producto fue una derrota electoral.

Si hay algo que no faltó en esta campaña, fue información. Inclusive, a la publicidad y al debate con alto rating, debe sumarse la intensa actividad callejera que la militancia social y política inventó por sí misma. El voto a voto. No caben dudas de que sin esa intensa actividad la distancia hubiera sido mayor y la distancia es relevante. Pero no alcanzó por los motivos que ya hemos explicado.

Entre esa información, se destacó que Scioli advirtió sobre los planes económicos de Macri. Entonces, ¿la sociedad votó el ajuste? Debemos recordar que eso fue lo que denunció el FPV. Las promesas de Macri fueron muy distintas. Un porcentaje un poco mayor le creyó a Macri: no votó por la megadevaluación ni el ajuste.

A veces conviene aceptar que uno no tiene la razón o no tiene toda la razón o que se ha equivocado. No en las convicciones éticas y políticas. Pero sí en las estrategias, en los modos de organización, en renunciar a hablarle a los no convencidos, en no alentar la crítica constructiva y el debate franco. En pedir que me crean cuando digo la verdad y pedir que me disculpen si nadie cree en las estadísticas. Fue, a través de esos errores, que fue drenando el capital político hegemónico.

Es preferible evitar gobiernos de la derecha aceptando diversidades y articulaciones. Es preferible antes que presenciar esta coyuntura y sostener “verdades” discutibles, o creencias que pueden provocar duras derrotas.

¿Qué hacer, qué esperar, qué desear? Si uno desea y lucha por lo mejor para las grandes mayorías, jamás podrá querer un nuevo 2001. El 2001 fue el estallido de la economía y la política neoliberal. Fue espantoso por sus consecuencias sociales. Fue maravilloso por la participación política popular. Nadie en su sano juicio puede desear que haya participación política a costa del aumento de la pobreza y la indigencia.

Ballotage_Grimson_3_derAsí que Macri se ha ganado el derecho a gobernar. Tendrá muchos más dilemas y disyuntivas de los que hoy podemos imaginar. No será un frente tan homogéneo como pareció en pleno despliegue del mayor marketing político de la historia argentina. La mayoría lo ha elegido y debe ejercer las potestades que establece la Constitución.

La Constitución es muy clara: los derechos de un gobierno no anulan los derechos de las minorías ni de los ciudadanos. Hay un congreso, electo por el voto popular. Y hay derechos a la opinión y a la protesta.

Sería un grave error facilitar la estrategia de Macri a la victimización. Ya estarán preparando las denuncias de que no pudieron lograr cualquier cosa por las obstrucciones de la oposición.

La nueva oposición, el 10 de diciembre debe constituirse como una minoría numerosa con vocación de mayoría. Con vocación de con el tiempo lograr también las adhesiones de los que ahora eligieron a Cambiemos. No se trata en absoluto de aceptar nada que sea inaceptable. Se trata de comprender por qué se ha llegado hasta aquí y por qué deben imaginarse nuevas estrategias para rearticular una mayoría.

Aunque parezca contradictorio, la realidad es que habrá que tener paciencia y que estar alerta. Y cada vez que se detecte un discurso riesgoso para el país y para los derechos de los argentinos, no habrá que responder sólo desde el enojo, que será visto por muchos como una incapacidad de aceptar la nueva relación de fuerzas. Con inteligencia, reflexividad y compromiso, es posible recuperar la vocación de mayoría para que con el tiempo sea esa misma relación de fuerzas la que cambiemos.

FUENTE:  http://www.revistaanfibia.com/ensayo/la-pregunta-por-la-derrota-cultural/#sthash.Y4g84LvY.dpuf

FOTO: Revista Anfibia.com