INDEMNIZACIÓN A POLICÍAS SENSIBLES Y ADICTOS A LA TERNURA. Por Hugo el búho

08 de Diciembre 2015

El buhoEscuchando al Ministro de interiores o del interior o de bien adentro del gobierno, se interpreta que los señores policías antimotines (vestidos y protegidos como para ir a la guerra) deben ser indemnizados de acuerdo a los siguientes parámetros:

1.- Si es golpeado con una piedra, un palo, un tillo, un papel en forma de avión, un esferográfico, una moneda, un pétalo, una flor, etc., etc., etc., el agresor debe cumplir algunos días de cárcel, pagar una multa e indemnizar a los uniformados con unos 200 dolaritos.

2.- Si el policía antimotines es insultado y de esta manera se hiere su sensibilidad, gritándole cosas como asesino, gorila, caballo encima de caballo, chapa hijo de, tombo cara de, descerebrado o similares, se le debe indemnizar con otros 200 dolaritos, pues se ha comprobado que esos insultos lastiman la autoestima del policía, más aún si es huérfano, creando serios problemas psicológicos que pueden producir cuadros de depresión permanente o delirios esquizofrénicos, incluso llegar al extremo de querer ser nombrado Ministro del Interior.

3.- Si el guardián de la ley tiene pruebas de que le quisieron persuadir con frases como: “a la policía le quedan dos caminos, luchar junto al pueblo o ser sus asesinos”, la Fiscalía debe abrir indagación previa, pues con estas frases de tinte comunista, se está cayendo en el delito de asociación idiomática para delinquir, lo que implica que al policía se lo lleva, vía sugestión, a la disyuntiva de ser un asesino per sé o ser amigo del pueblo más que sea por horas. Como los uniformados no asistieron a clases de semiótica, lo más probable es que sufran confusión de clase, pues se saben policía que defienden al gobierno y a la vez se saben hijos del pueblo que reprimen al pueblo. Ese delito debe ser perseguido con toda la fuerza, pues yamismo los manifestantes pueden gritar: a la policía le quedan dos caminos, el uno a la izquierda y el otro a la derecha maarch. Y ahí sí la confusión reina.

4.- Se indemnizará con 200 dolaritos a los policías que, debido a manifestaciones en donde se usaron gases lacrimógenos, hayan mermado su estado de salud. Aquí aplica migraña, fiebre de 39 grados, insomnio, gripe, faringitis, laringitis, meningitis, otitis y todos los titis que desencadene el velar por la seguridad del país. Cabe destacar que si las botas de los policías sufrieron quemaduras de segundo o tercer grado deberán ser desechadas y pagadas por los violentos.

5.- El policía, al que le quedan dos caminos…, podrá solicitar indemnización de 200 dolaritos o hacer uso progresivo de la fuerza, cuando algún niño se cruce en su camino, con el fin de entorpecer su noble andar a pie o en caballo. Cuando algún fotógrafo se atreva a disparar su click, cuando el único que dispara en click y en pum pum es el uniformado. Cuando algún dirigente indígena o similares pretenda liderar marchas en la que se ofenda la majestad del poder y la majestad de la autoridad y la majestad del ministro y la majestad de su interior y la majestad del majestado.

6.- Y por último, queda terminantemente prohibido, a no ser que quiera ser encarcelado o multado, insultar en público y en privado al Ministro del Interior y a sus allegados. No se puede andar diciendo Ministro hijo de tal solo porque lo sea, ni Asambleístas hijos de pascuales solo porque lo parezcan. Respeto, por favor. Porque estos señores y señoras también son padres, madres, hijos y todo la rama familiar como rezan los escudos de los policías.

Si no les quedo claro, dejen nomás, que ya se vienen otras enmiendas para rectificar lo que no se entienda.