CARTA DE LA FEUE A RAFAEL CORREA. Federación de Estudiantes Universitarios del Ecuador

Quito, 29 de febrero de 2016

Economista Rafael Correa Delgado

Sr. Presidente de la República del Ecuador

Presente. –

En su enlace Nro. 461, del sábado 6 de febrero, anunció una serie de medidas respecto a materia laboral, estas declaraciones se encuentran hoy recogidas en el proyecto de Ley Orgánica para la Optimización de la Jornada Laboral y el Seguro de Desempleo, enviado a la Asamblea Legislativa. El proyecto que su Gobierno ha presentado materializa su disposición de dejar en manos de los empresarios el trabajo gratuito de miles de jóvenes pasantes, a cambio de un simple estipendio acordado entre las partes, eliminando el salario básico que se pagaba en ciertas pasantías. Con respecto de la propuesta sobre la obligación de brindar la seguridad social a los jóvenes pasantes, es necesario que el país conozca que este derecho está ya establecido en la Ley de Pasantías, no es bondad de su Gobierno, es un derecho alcanzado por la lucha de las y los jóvenes.

Usted también señaló: “cometimos un error por humanistas, pusimos que, a los pasantes, a los que van aprender se les pague un salario básico unificado, tenemos presiones de muchos sectores, reconocemos que pudo ser un error”. Bajo este argumento su proyecto elimina de la noche a la mañana lo establecido por el Ministerio de Relaciones Laborales mediante Acuerdo No. MRL- 2012-0191, que expidió la “Norma Técnica que Establece las Directrices para la Realización de Convenios de Pasantías y Prácticas pre profesionales en el Sector Público” que establece, en el Art. 17, el reconocimiento económico al pasante mediante un Salario Básico Unificado – SBU, en aplicación a la Ley de Pasantías en el Sector Empresarial. Este importante derecho fue una propuesta de varias organizaciones juveniles; no fue un “error humano” de su Gobierno. Su actual propuesta nos obliga preguntar a Ud., dónde quedó la tan cacareada frase de que en el Ecuador, el ser humano está sobre el capital

Federación de Estudiantes Universitarios del Ecuador

 

Economista Correa.

La juventud merece respeto y es por eso demandamos conocer, ¿cuál es el objetivo real de su proyecto? ¿Será brindar fuentes masivas de trabajo a la juventud o buscar recuperar su simpatía? Necesitamos conocer sus verdaderas intenciones para prepararnos y poder enfrentar nuestro presente y futuro laboral. Tal como está estructurado su proyecto es fácil coregir algunos aspectos que los señalamos.

Su proyecto, lo decimos así ya que no se ha solicitado una sola opinión a los actores fundamentales, indica que a las empresas que contraten jóvenes de entre 18 y 24 años, sin necesidad de experiencia laboral previa, el Estado cubrirá el aporte a la seguridad social. Este aporte se dará siempre y cuando el trabajador gane dos salarios básicos unificados. A esto se suma otro requisito y es que la contratación juvenil no supere el 20% de la nómina estable de los trabajadores de cada empresa.

La propuesta es presentada como algo “creativo”, sin embargo, lejos está de enfrentar con efectividad el grave problema del desempleo juvenil. Según el Instituto Ecuatoriano de Estadística y Censos (INEC), la tasa de desempleo de jóvenes de entre 15 y 24 años subió de 9,70% en diciembre del 2014 al 11,77% en 2015. Mientras quienes tienen entre 25 a 34 años subió del 4,29% en diciembre del 2014 al 5,23% en diciembre del 2015. A diciembre del 2015 fuimos los jóvenes quienes acumulamos las tasas más altas de desempleo.

Lo que sí está claro es que, de continuar con la misma política del 2015, en poco tiempo alcanzaremos el promedio de desempleo juvenil, que en la región se ubica en el 13,7%. Situación crítica, para la savia renovadora de un país, su juventud.

Enfrentar el desempleo juvenil demanda políticas profundas que vayan más allá de un “estipendio” o contrato juvenil; es necesaria una propuesta integral que genere condiciones que hagan realidad el derecho a Primer Empleo, consagrado en el artículo 39 de la Constitución de la República. Derecho que fue propuesto por la juventud estudiantil, indígena y trabajadora mediante el mandato juvenil dirigido a la Asamblea Constituyente en el año 2008, y suscrito por 120 organizaciones juveniles y estudiantiles entre esas la FEUE.

“Mi Primer Empleo” en los 9 años de “Revolución” Ciudadana se ha reducido a un programa en que en algunos casos ubica empleos en el sector público y que según datos del Ministerio de Trabajo, ha beneficiado desde el 2007 hasta el 2015 a 14.615 jóvenes de todo el país, quienes han realizado pasantías en el sector público. De estos pasantes 8.640 están laborando, cuando en el Ecuador existen más de 1 millón 300 mil jóvenes y con una taza del 11, 77% de desempleados, más medio millón de bachilleres fuera de la universidad (fruto del Sistema Nacional de Nivelación y Admisión a las universidades aprobado y regentado por su Gobierno).

La política fijada en su proyecto de Ley Orgánica para la Optimización de la Jornada Laboral y el Seguro de Desempleo, nos permite señalar que una vez más se está gobernando al servicio de los grandes empresarios y de donde, seguro, provienen las presiones para eliminar el salario básico unificado en las pasantías. Esta medida que se adopta, en medio de una crisis económica, afectara la posibilidad de ingresar a una fuente laboral.

A esta realidad se debe sumar que en la actualidad los jóvenes tenemos un bachillerato que no asegura experiencia ni conocimientos para acceder al empleo, y un sistema de ingreso a la educación superior que nos restringe ir a la universidad y nos niega un futuro profesional. Pero no es todo, porque las condiciones de desigualdad entre jóvenes del campo y la ciudad o entre grupos étnicos agravan aún más el problema.

La Federación de Estudiantes Universitarios del Ecuador rechaza la eliminación de la obligatoriedad de pagar un salario básico unificado a los jóvenes que realizan pasantías, a cambio de un “estipendio”. El joven universitario cuando realiza una pasantía pone en práctica su conocimiento y por ende su fuerza de trabajo física e intelectual. Ahora resulta que debemos aceptar lo que pague el empresario, quien no está obligado a reconocer un salario alguno.

Con este proyecto planteado por el ejecutivo se ha condenado a la juventud universitaria a trabajar prácticamente de a gratis, haciendo realidad en alguna medida sus propias palabras: “tampoco permitiremos que so pretexto de pasantía tenga esclavos 10 años…”; entonces, serán esclavos por seis meses como lo establece su proyecto.

Su proyecto de Ley Orgánica para la Optimización de la Jornada Laboral y el Seguro de Desempleo, al momento que deja sin efecto la obligatoriedad de la cancelación del salario a quienes realizan pasantías, impulsa una violación a la Constitución, ya que establece que toda actividad laboral debe ser debidamente remunerada. El Código del Trabajo, en su Art. 79, establece que: A trabajo igual corresponde igual remuneración, sin distinción del sexo, raza, nacionalidad o religión. No aceptamos dicho estipendio que en el mejor de los casos puede comprender: transporte, comida y seguridad social, a cambio de salario básico ya que incluso se deja a disposición de las partes, el que decide al final será el que ofrece la pasantía.

Frente a esta circunstancias y teniendo en cuenta el debate que desarrollará la Asamblea Legislativa. La FEUE Nacional presenta al país las siguientes propuestas que permitan garantizar un acceso seguro al empleo a la juventud.

1. El Estado reconoce a la juventud como actor estratégico del desarrollo del país, por lo que, es responsabilidad del Estado impulsar políticas públicas para promover y proteger el empleo y desarrollo juvenil. Esto es posible si el Estado da a conocer públicamente cuántas plazas de trabajo existen para la juventud. Cuántas plazas de trabajo existen para los jóvenes profesionales que salen cada año de las universidades.

2. Sobre las pasantías proponemos: Determinación del salario a las y los pasantes en razón de sus funciones laborales y carga horaria.

Pago de la seguridad social a cargo del Estado, respecto al porcentaje correspondiente al patrono.

3. Pasar de la denominada Contratación Juvenil a una Ley de Fomento del Empleo para la Juventud, como actualmente existe en varios países de Latinoamérica. Esta ley debe asegurar aspectos como:

Aplicación de políticas públicas que tengan como orientación central promover el empleo juvenil.

Las empresas públicas y privadas deberán contar en sus nóminas con el 20% de jóvenes, su cumplimiento, en el caso de las empresas privadas, deberá ser reconocido mediante exenciones y preferencias tributarias. El Estado debe exigir al sector productivo privado actuar con el principio de responsabilidad social.

Creación de un organismo estatal que tenga como responsabilidad exclusiva la aplicación de políticas públicas para promover el empleo juvenil; dicha entidad deberá llevar un registro detallado de los jóvenes profesionales universitarios, de quienes egresen de otros centros de educación técnica, y de los jóvenes en edad trabajar.

4. Sobre Mi Primer Empleo tema que no ha sido abordado como un derecho en su proyecto proponemos:

Cumplimiento del derecho constitucional al primer empleo para la juventud, acordando la medida del pago de la seguridad social, como motivación para la generación de fuentes de trabajo y dinamización del aparato productivo.

Establecer en la Ley, la obligatoriedad desde el Estado al sector privado para la creación del 5% de fuentes de trabajo, en los dos primeros años y un aumento del 0.5% anual. Respecto a la población juvenil que no tiene acceso al pleno empleo.

Crear la BOLSA NACIONAL DE EMPLEO JUVENIL que recepte y organice los perfiles de las y los jóvenes entre 18 y 24 años para que puedan ser ubicados según la demanda del sector privado.

5. Discusión de un régimen especial que garantice el derecho a estudiar y trabajar al mismo tiempo, los sistemas educativos deben flexibilizarse para que el acceso al trabajo no sea un impedimento para el estudio y viceversa.

Presidente nos permitimos informarle que en el Sistema de Educación Superior, no solo existen pasantías, también hay las prácticas pre-profesionales, las cuales no son remuneradas. Uno de los sectores que realiza prácticas pre-profesionales, son los estudiantes de las Facultades de Filosofía o Educación, profesión vital en el desarrollo del país. Las y los futuros maestros inician desde tercer semestre sus prácticas en distintos colegios. Las prácticas pre-profesionales necesitan estar contempladas dentro de la normativa laboral en debate, más cuando estas académicamente se encuentran concebidas de igual manera que las pasantías por las normas legales del sistema de educación superior.

El Reglamento de Régimen Académico en su capítulo III señala. Respecto a las Prácticas Pre Profesionales y Pasantías Artículo 88.- Prácticas pre profesionales.- Son actividades de aprendizaje orientadas a la aplicación de conocimientos y al desarrollo de destrezas específicas que un estudiante debe adquirir para un adecuado desempeño en su futura profesión. Estas prácticas deberán ser de investigación – acción y se realizarán en el entorno institucional, empresarial o comunitario, público o privado, adecuado para el fortalecimiento del aprendizaje. Las prácticas pre profesionales o pasantías son parte fundamental del currículo conforme se regula en el presente Reglamento.

6. Demandamos que las prácticas pre profesionales al igual que las pasantías cuenten con un monto salarial en razón de sus funciones laborales y carga horaria.

En el caso de las prácticas pre-profesionales que desarrollan los estudiantes de las Facultades de Filosofía – Educación, proponemos que las mismas sean consideradas como parte de los requisitos de elegibilidad para el ingreso al magisterio ya que en los hechos es una primera experiencia laboral con connotaciones diferentes a otras profesiones.

7. Consideramos además que el problema del empleo y la resolución de las necesidades de la juventud ecuatoriana no se darán únicamente por esta vía, por lo que proponemos medidas prácticas e inmediatas como:

Determinar un 10% de créditos exclusivos para emprendimientos juveniles al interior del programa de financiamiento de emprendimientos que tiene el Banco Nacional de Fomento.

Capacitar técnicamente a las y los jóvenes que opten por emprendimientos productivos incentivando fundamentalmente a que estos sean de carácter colectivo.


Los presentes señalamientos y propuestas que realizamos son recogidas de la realidad del país y las presentamos con altura, argumentos y, por supuesto, sin ofensas, señor Presidente, esperamos de usted la misma respuesta y se transfiera a las instituciones pertinentes lo presentado.

Atentamente:

Andrés Quishpe, Presidente Nacional FEUE

Edwin Sánchez,   Secretario Nacional FEUE

Fuente: http://www.ecuadorlibrered.tk/movimientos-sociales/6008-carta-de-la-feue-a-rafael-correa