NUEVE MESES SIN SUELDO Y SIN DERECHO. Por Hugo Noboa*

21 de marzo 2016
El señor Presidente, en uno de sus habituales exabruptos sabatinos lanzó otra de sus “innovadoras” propuestas que los legisladores de Alianza País se apresuraron a aprobar en otra oprobiosa ley con pomposo y engañoso nombre: “Ley Orgánica para la Optimización de la Jornada Laboral y Seguro de Desempleo”. Como en ocasiones anteriores, la idea central seguramente fue recogida de algún empresario retardatario. A estas alturas, al gobierno no le queda más que apelar a estos recursos, para congraciarse con el Capital, no importan sus efectos sociales.
Con su arrogancia arrolladora, aquel sábado, el tétrico personaje clavó su mirada contra una de sus funcionarias sumisas: Paola! tenemos que desarrollar esta propuesta, 9 meses de permiso sin sueldo para las madres trabajadoras, para proteger el desarrollo de “nuestros” niños! Y la Paola, obediente oveja, baja una y otra vez su cabecita rumiante.
Ante las primeras reacciones en las redes sociales y de activistas que tienen hecho carne los derechos, otras sumisas y otros sumisos se apuran a responder, a defender y a “mejorar” la propuesta del amo. Habla Ximena: claro, el señor presidente tiene razón, muchas mujeres incluso renuncian a su trabajo por cuidar a sus hijos ¡les vamos a dar la oportunidad de que tomen permiso por 9 meses y después se reintegren a sus puestos de trabajo…! aplausos. Meses más, meses menos, en el debate parlamentario los asambleístas terminaron por aniquilar, por enésima vez, derechos ciudadanos, derechos de las mujeres, ello sin comentar el seguro de desempleo que se levanta sobre el asalto a los fondos de cesantía de los mismos trabajadores.
Brillantes los correístas, no? otra solución para la crisis! Y así, gota a gota pretenden cubrir el enorme déficit del despilfarro.
No es una medida para la protección de los derechos de las mujeres y sus familias, al contrario, para proteger el bolsillo de los empresarios y de este escuálido gobierno que cada vez arrecula más en lo que fueron sus promesas del 2006 y se entrega de lleno al Capital. A propósito, no estarán pensando en que alguno de esos connotados y top capitalistas sea su candidato a la Presidencia o Vicepresidencia de la República en el 2017… a estas alturas nada puede sorprendernos.
Desde las alianzas oportunistas con el movimiento indígena y otros movimientos populares en el 2006, ha pasado AP fácilmente a componendas con los capitalistas criollos, chinos, europeos o de cualquier ralea, con el FMI y con los Erdoganes de todas las latitudes, alianzas que se consolidan vertiginosamente en el 2016.
Pero que significa esta “novedosa” propuesta burguesa para las mujeres ecuatorianas, 9 meses de permiso sin salario, después de los 3 meses de protección reconocidos por el tradicional marco legal:
Primero, pretende moderar el mercado laboral (ya bastante flexibilizado y precario), mandando a la desocupación temporal o definitiva, a decenas, tal vez centenas de miles de mujeres, les deja sin salario en uno de los momentos en que más necesita una madre de ingresos económicos por la llegada de un nuevo miembro de la familia, más aún cuando se trata de una mujer sola que sostiene su familia, hecho muy común. Como que, románticamente, la lactancia materna –práctica muy saludable- y el cuidado de los hijos, lo van a resolver todo (alimentación, vestido, arriendo, medicinas…). Además, no se logra una buena adherencia a la lactancia materna por decreto presidencial, así sea de un rey presidente.
Segundo, que elimina de un tajo el derecho a dos horas de lactancia materna de las mujeres trabajadoras, conquista de las luchas femeninas y feministas desde hace varias décadas. Muy conveniente para los empresarios.
En definitiva, se arrasa de un plumazo con derechos laborales y reproductivos fundamentales.
En la ex URSS y en los ex países socialistas y creo que aun en la Cuba actual, así como en algunos países europeos que protegen realmente los derechos de las mujeres embarazadas, lactantes y los de sus hijos y sus familias en general, en efecto se prolonga el permiso por lactancia materna y cuidado de los hijos, hasta un año, e incluso más, pero la diferencia es que en esos casos se garantizaba o se garantiza el salario completo de la madre o el padre hasta por un año, y si desea un segundo año, recibe un porcentaje importante de su salario. En el Ecuador correísta, despojan y se apropian de ese salario el Estado y los empresarios.
Si el gobierno quiere realmente proteger a las mujeres y los niños y las niñas ecuatorianos: ¿Por qué no desarrolla políticas coherentes y con enfoque de derechos? ¿Por qué no comienzan despenalizando totalmente el aborto, permitiendo el pleno acceso a anticonceptivos y garantizando otros derechos sexuales y reproductivos? ¿Por qué no permiten la construcción de una legislación laboral moderna con la participación de los legítimos dirigentes laborales y las bases de los trabajadores?
Porque en el fondo, sólo pretenden paliar la crisis de los capitalistas, sobre las espaldas de los trabajadores, esta vez fundamentalmente de las madres trabajadoras.
Nos queda la resistencia contra las políticas hambreadoras, represivas y depredadoras del correísmo!
* Médico salubrista