MIGRANTES: ENTRE RUMICHACA, LA SELVA DEL DARIÉN Y LA NADA.

Colectivo de Defensa de los derechos humanos de las y los migrantes!

ALERTA NO. 3

Quito, 9 de agosto de 2016

A un mes y un día del violento e inconstitucional proceso de desalojo, detención y expulsión de 121 cubanos desde Ecuador, se ha puesto en evidencia una compleja y problemática situación en torno a población migrante irregularizada de origen caribeño, africano y asiático, que a su vez revela la consolidación de un régimen de control migratorio en Sudamérica, análogo a patrones globales de la misma naturaleza.

De la información recaba en las últimas horas cabe resaltar los siguientes hechos:

  • Como resultado de la amenaza de deportación masiva dada por las autoridades migratorias colombianas, la bodega que albergaba a más de mil cubanos, incluyendo mujeres embarazadas, menores de edad, personas discapacitadas y de la tercera edad, ha sido prácticamente vaciada. Se estima que cerca de dos mil cubanos han emprendido su tránsito clandestino vía la selva del Darién con el propósito de llegar a Panamá.
  • Se sabe que Migración Colombia deportó alrededor de cuarenta (40) cubanos supuestamente hacia Ecuador, y otros catorce (14) fueron deportados directamente a Cuba el pasado domingo 7 de agosto en aviones de la Fuerza Aérea colombiana. Las autoridades ecuatorianas no han confirmado oficialmente el paradero o el estatus jurídico del grupo deportado, mientras que las autoridades cubanas ya confirmaron la llegada del primer grupo de deportados.
  • Información proporcionada por migrantes cubanos en Turbo, confirman que si bien Migración Colombia continúa entregando salvoconductos para el abandono voluntario del país, persisten amenazas y efectivas detenciones.
  • Ciudadanos haitianos entre los que se encuentran hombres, mujeres y niños, continúan llegando al paso fronterizo de Rumichaca, después de realizar una larga travesía desde Brasil donde su situación económica se ha visto deteriorada en los últimos meses, con el fin de continuar hacia Centro América y de ahí a EEUU.
  • Al menos ciento noventa y cuatro (194) haitianos en condición migratoria irregularizada, fueron interceptados por Migración Colombia en el puente internacional de Rumichaca, de los cuales se desconoce su paradero. De acuerdo a declaraciones en medios nacionales de la policía ecuatoriana, este grupo no ha ingresado a territorio ecuatoriano.
  • Si bien en número menor en comparación con otras nacionalidades en tránsito, los reportes de distintas fuentes y medios de comunicación colombiana y ecuatoriana, dan cuenta de la presencia de migrantes irregularizados provenientes de Asia y África, transitando por las mismas rutas y bajo las mismas condiciones de violencia en dirección al norte.
  • Reportajes de la televisión colombiana y de prensa internacional, confirman que autoridades colombianas han impulsado una campaña que penaliza cualquier acto de solidaridad de la comunidad de Urabá para con migrantes irregularizados ubicados en esta región. Alegando fines estrictamente informativos, la policía colombiana ha entregado panfletos con el siguiente mensaje: “Por un Urabá más seguro y en paz: Denuncie”.
  • Según información reflejada en medios de comunicación local, se confirma la realización de operativos persecutorios a migrantes irregularizados en Tulcán, provincia del Carchi, llevados a cabo por Migración y la Dirección General de Inteligencia, y que han incluido la inspección de hoteles y pensiones.

Teniendo en cuenta los hechos ocurridos, alertamos lo siguiente:

  • Ante la negativa de los Estados colombianos y ecuatorianos de encontrar salidas eficaces sobre el estatus migratorio de población irregularizada en tránsito migratorio, las personas son confinadas exponencialmente a un limbo jurídico caracterizado por la indefensión y el miedo generalizado.
  • Como efecto en cadena de las respuestas restrictivas de los Estados ecuatoriano y colombiano, alertamos que los migrantes irregularizados caribeños y extra continentales están siendo empujados a violentos tránsitos por la selva del Darién, lo cual constituye una verdadera trayectoria entre la vida o la muerte.
  • Denunciamos que Migración Colombia, a través de la utilización del eufemismo jurídico de las “deportaciones voluntarias”, pretende ocultar la salida forzada de migrantes hacia la peligrosa ruta de la selva del Darién (Véase Comunicado de Prensa No. 44 de Migración Colombia del 8 de agosto de 2016).
  • Denunciamos que un proceso de abierta discriminación y criminalización de migrantes irregularizados en tránsito está teniendo lugar en Ecuador y Colombia, cuyo efecto ha sido producir la marginalización y estigmatización de esta población como parias desechables sin humanidad.
  • Denunciamos que la campaña de la policía colombiana de entregar volantes y sancionar la ayuda de la población local, constituye un acto abierto de promoción de la xenofobia y penalización de la solidaridad del pueblo de Turbo.
  • Alertamos que persiste el uso generalizado del discurso de combate al tráfico de migrantes para encubrir la flagrante violación de derechos humanos como consecuencia de la aplicación de políticas migratorias restrictivas que impiden la libre movilidad de las personas migrantes en la región.
  • Alertamos que la ausencia de un debate público crítico sobre los hechos acontecidos en Ecuador y Colombia, anuncian un alarmante proceso de naturalización de formas de violencia estatal y social sobre población migrante irregularizada en tránsito.

Frente a estos hechos no podemos sino preguntarnos:

  1. Teniendo en cuenta que Migración Colombia afirma en su Boletín de Prensa No.40 del 27 de julio de 2016, que en lo que va de año se han deportado cinco mil ochocientos (5800) migrantes irregularizados, debemos interrogarnos ¿dónde se encuentra esta población y bajo qué condiciones fueron deportados? ¿Qué autoridad ha precautelado sus derechos y el cumplimiento del debido proceso? ¿Cuál es la situación de los regímenes de deportación en otros países de la región? ¿Cómo es posible que manejemos públicamente una cifra tan vergonzante sin que la indignación provoque pronunciamientos públicos y soluciones coherentes con una región que tiene una extensa historia migratoria?
  2. ¿Dónde habita la solidaridad de los Estados latinoamericanos? ¿dónde el sentido de integración regional, la supuesta centralidad de los derechos de los migrantes, y los pronunciamientos en contra de la no criminalización de la población migrante en Latino América?
  3. ¿Cuál es el sentido y el compromiso que para con la movilidad humana tiene la UNASUR en su comprensión de la ciudadanía sudamericana frente a los migrantes irregularizados que han sido violentados en Ecuador y Colombia?
  4. ¿Quién se responsabiliza de la seguridad de las personas que ahora marchan hacia lo desconocido? ¿Quiénes han producido con su actuación indolente una extensa masa de personas lanzadas a los coyotes y tratantes? ¿Acaso la reiteración nauseabunda de la guerra contra el tráfico migratorio y todos los argumentos invocados para justificar el uso de la violencia militar, pondrá el aliento en los cadáveres putrefactos de los migrantes en la selva del Darién?

Extendemos por esta vía un abrazo caluroso a los vecinos de Turbo, que sobre sus calles pobres guarda una fuente de solidaridad hermosa. Su generosidad ha sido tan peligrosa que el Estado colombiano no ha podido más que perseguirla y sancionarla, porque los poderes fácticos necesitan ciudadanos egoístas que aborrezcan la solidaridad. Brindamos por esta vía nuestro apoyo en la distancia ante cualquier intento estatal de sancionar actos solidarios de la comunidad, de manera tal que la intimidación de los vecinos sea una herramienta más para limitar el tránsito migratorio en la región.

Continuamos convocando a la sociedad civil, organizaciones sociales, colectivos de derechos humanos, y cualquier persona en general, a informarse sobre la militarización del control migratorio en la región; a denunciar el régimen de control y deportación que criminaliza y clandestiniza a personas en tránsito; y a buscar soluciones creativas e incluyentes que con la intervención de los Estados e instituciones regionales, condicionen un contexto caracterizado por la defensa de la dignidad y la vida de los cientos de miles de migrantes que buscan realizar sus sueños y mejorar sus condiciones de vida.

Ilustración: La Valla, de Moisés Yagüés (http://bit.ly/LaVallaMoisésYagüez)

Fuente: https://panchurtado.wordpress.com/2016/08/09/entre-rumichaca-la-selva-del-darien-y-la-nada/