¿FRACASÓ LA IZQUIERDA LATINOAMERICANA? Por Martín Caparrós