¿DEMOCRACIA O DICTADURA? COMENZÓ EL DESENLACE. APERTURA FRANCESA. Por Carlos Carcione

Foto Caracoltv.com

22 Octubre 2016

Aporrea

En ajedrez, la Apertura Francesa es una jugada audaz de las piezas negras para pasar a la ofensiva partiendo de la desventaja inicial que significa jugar con ese color. Esa fue la respuesta de 4 gobernadores “militares”, un policía y el “jefe” del partido, también militar, para detener la contundente derrota política que para la nomenclatura gobernante representaba la jornada de activación del Revocatorio prevista para los días 26,27 y28 de octubre.

No hay que confundirse. Mover la ficha de tribunales subalternos para violar un derecho de toda la ciudadanía del país, regulado por otro Poder que tiene la misma jerarquía que la corte suprema de la nación es decir el TSJ, o el mismo ejecutivo, no resuelve el conflicto, por el contrario abre un espacio de fuertes turbulencias y riesgosas disputas de final incierto, que pueden teñirse de una violencia incontrolable. Y aunque no es todavía un “golpe” en toda la línea, es el inicio de un camino que puede llevar a él en un breve lapso de tiempo.

Es el principio del último round de la pelea de fondo: el inicio del Desenlace de este Octubre Tormentoso[2], que indica claramente que el camino elegido por la cúpula del gobierno, es profundizar el rumbo autoritario y construir bajo un supuesto manto de legalidad, el autogolpe. Es un paso en una estrategia de largo alcance, que busca la restauración completa de un sistema político adaptado a los deseos del Capital Financiero. Por eso no se detuvieron en las formas y arrasaron con la Constitución, para así esterilizar y avanzar en la demolición, de todos los logros democráticos que el Proceso significó para el pueblo humilde en esta, llamada por Chávez, Revolución Democrática. Instalando sin rubor lo que claramente es un gobierno de Facto.

Porque el costo que supone el movimiento que hicieron el 20 de octubre estos jugadores tramposos, es el de haber quebrado definitivamente al CNE, haciéndolo perder el escaso prestigio que aún le quedaba, humillándolo de la peor manera, haciendo que capitule a tribunales de mucho menor rango, imponiéndole informar de una decisión histórica de manera vergonzosa, con un simple “comunicado de prensa” que es muy probable se haya escrito en un cuartel. Así, Rangel Gómez, Raúl Carrizales, Tarek El Aisami, Francisco Ameliach, Francisco Arias Cárdenas y Diosdado Cabello, como una manada de elefantes en un bazar, rompieron la porcelana china que con tanto orgullo el Proceso mostraba al mundo.

¿Y la MUD? La primera movida de la oposición de derecha fue rutinaria, esperada, aburrida y sin creatividad. Alejada del sentimiento de la gente. Repitieron como frente a cada paso que profundiza el autoritarismo del gobierno declaraciones altisonantes del tipo “esto es un golpe”, o profirieron desafíos al gobierno diciendo “que me lleven preso si tienen bolas”. Y frente al ataque mortal a la única ventana democrática que iba quedando, diseñaron un cronograma de demostraciones controladas férreamente, de “maquinaria”, volviendo a demostrar en primer lugar que no les importa para nada las necesidades del pueblo, tampoco las de su propia base social electoral. Y confirmando de paso que ellos tampoco querían el Revocatorio, porque al igual que la cúpula psuvista no toleran una participación democrática activa de la población que no sea previsible, manipulable y manejable por las cúpulas.

Si no fueran experimentados dirigentes políticos, más allá de su soberbia y su visión elitista y oligárquica, se podría pensar en que son ingenuos aprendices de este oficio. Pero no es así, lo que el proceso de desenlace en desarrollo muestra y dejará cada vez más al desnudo, es que su actitud se corresponde con lo que son en realidad: jugadores de un Póker entre dos actores sentados a la mesa de un juego arreglado para estafar a un tercero al que le ocultan la tramoya: el pueblo venezolano.

Réquiem para el CNE. El último año ha sido el de la agonía de una Institución que fue orgullo del chavismo y de la ciudadanía no fanatizada del país. De todas las elecciones que esta institución debería haber facilitado la realización en este año 2016, ninguna se ha se ha llevado a cabo. Ni las sindicales de SIDOR suspendidas hace más de 2 años, 3 días antes de comenzar, hasta la última postergación sin plazo de la Federación de Trabajadores Petroleros en agosto pasado. Y así con todas las instancias sociales o políticas, desde Consejo Comunal, hasta las elecciones de alcaldes que fueron desplazados arbitrariamente. Con la aceptación de las resoluciones de esos tribunales menores y la “suspensión” de la jornada de activación del Revocatorio, su estado de agonía ha pasado al de coma profundo, ha perdido tota posibilidad de brindar confianza y seguridad sobre una mínima independencia de sus funciones. Ahora cualquier tribunal de cualquier tipo podría invalidar las elecciones de gobernadores ya anunciadas para el final del primer semestre del 2017 y el CNE podría suspenderlas a gusto del consumidor.

¿Qué hacer? Lo primero es reconocer la verdad cara a cara. Estamos transitando el camino que lleva a un bonapartismo dictatorial, a un autoritarismo pactado y en todo caso a un sistema completamente diferente de la democracia participativa y protagónica. Porque ese es el camino que está transitando desde la cúpula del gobierno y porque la oposición no demuestra disposición para enfrentarlo por el contrario permite su profundización mientras busca pactar a espaldas del pueblo. Al mismo tiempo hay que entender que la única forma de solucionar la crisis integral del país es con más democracia y nunca con menos. Y sobre todo reconocer que en esa lucha por la democracia hay que involucrar a todo el pueblo.

Lo segundo, es poner en pie entre todos los verdaderamente demócratas, un gran movimiento nacional en defensa de las garantías, derechos y libertades democráticas.  Para estimular la participación popular activa y abierta en defensa de sus derechos avasallados, los económicos, los sociales y los políticos. Ese movimiento de unidad de acción debe ser amplio y plural. Un núcleo fundamental para su impulso y puesta en pie es la Plataforma en Defensa de la Constitución. La única limitación debe ser, en todo caso, con aquellos que elijan el camino de un pacto a espaldas del pueblo.

Lo tercero, es construir a velocidad acelerada una nueva referencia política. Una, que recupere la senda de la lucha por la independencia nacional, la soberanía económica y la justicia social. Una referencia que levante un programa de emergencia para salir de la crisis desde el punto de vista del pueblo que vive de su trabajo. Que luche contra la corrupción, la impunidad y el desfalco a la nación y que desbarate los criminales proyectos con el capital financiero internacional, en primer lugar el del Arco Minero.

El Desenlace empezó, el camino reaccionario y represivo elegido abiertamente por una de las cúpulas, lleva al autogolpe y a la dictadura. La otra cúpula maniobra impotente frente a esta realidad porque su juego tampoco es democrático. Ahora, en este tablero complicado, peligroso y violento, para recuperar la democracia y salir de la crisis, le toca mover pieza al pueblo.

[1] Integrante de la Plataforma en Defensa de la Constitución

[2] Octubre de Desenlace Tormentoso http://www.aporrea.org/trabajadores/a235634.html

Fuente: http://www.aporrea.org/actualidad/a235953.html