ZOMBIS AL DEBATE PUNTO Y A PARTE Por Hugo Palacios (el búho)

Febrero 7 de 2017

Muero, qué horror! Muero, qué cosa más espantosa! Muero, mejor ya mátenme!

Y uno que se hizo la expectativa que el debate o diálogo de los candidatos iba a ser en serio; que se iban a proponer cosas interesantes, que con esas dos horas los indecisos de ley que se animaban por un candidato. Nada. Uno dejando de hacer cosas importantes para ver qué mismo pasa: sin comer por la expectativa, suspendiendo una serie de netflix que está buenísima, negándose a conversar con la familia, dejando inconclusa la tediosa declaración de impuestos, etc., etc., etc. Más para esa tontera de debate.

¿A alguien le interesa realmente verle en pantalla a ese Espinel, al Pesántez, al Zuquilanda? De gana les invitan. Al Dalo se le tolera porque uno extraña en el fondo ese Bucaram que nos mataba de la risa y porque ahora se dá de amigo de Cristo e intérprete de la Biblia. Pero a los otros, más lo que quitan espacio y tiempo. Tontera.

Bien decía Doña Martha: “vea vecino, no pierda el tiempo viendo esos adefesios, yo sé lo que le digo. Se ha de dormir en cinco minutos, porque hasta para mentir son aburridísimos. En serio, le digo. Mejor le paso el enlace de una película medio porno que estoy viendo, eso sí es candela, no esas aguas tibias de candidatos”.

Era de hacerle caso. Así hubiera dormido siquiera con una sonrisa de hornado.

Pero como uno se apasiona por las causas perdidas, ahí mismo clavado muriéndose de las iras frente a la pantalla, agarrándose los cabellos, exclamando en voz alta: ¡pero qué dice éste imbécil? ¿Cómo se le ocurre lanzar semejante estupidez? ¿Y éste otro? ¿De qué cómic le sacaron? Pero si no dice nada. ¿Y el otrito? Claro, defendiendo revoluciones de sótano. ¿USD$150 de bono? Ahí un Peterete que le responda como se debe. ¿Y ella? Si es la misma sonrisa de guayabera del Nebot pero en bonito. ¡Millón empleos! No se sabe otra el banquerito. Aburres General. ¡Ya está el Dalito! Siguiendo los consejos del taita.

Doña Martha, mande el enlace vea.

¿Qué debate? ¿Qué diálogo? Eso era cualquier cosa. De gana la ciudadanía creyendo en cucos. No hay duda. Si con la Revolución Ciudadana estamos fritos, ¿se imaginan lo que vendrá? Dios nos libre y el diablo nos guarde. ¿Quién será el mal menor? ¿El Lenín, que habla y se escucha una carcajada de Glass? ¿O el Moncayo que ni chicha ni limonada? De terror la película ecuatoriana que esta  caricatura de democracia nos deja.

Ahí es cuando hasta la naturaleza se equivoca. Un temblor en medio del debate hubiera sido lo ideal para verles su verdadero rostro. Si no hay de dónde elegir, no hay de dónde agarrase, no hay de dónde, ni de cuándo, ni de cómo. Mejor dicho Don Burro Presidente y que todos los santos nos protejan de lo que se vendrá.