ACUMULACIÓN EN LA REVOLUCIÓN CIUDADANA: Grupos Económicos y concentración de mercado en el sector agropecuario Por Jonathan Báez *

Tomado de Kaos en Red

Junio 20 de 2017

La semana pasada el Centro de Derechos Económicos y Sociales (CDES) presentó el cuaderno de trabajo sobre modelo de acumulación: “Revolución Ciudadana: concentración de mercado y grupos económicos en el sector agropecuario”. La investigación tiene por objetivo proporcionar insumos para el inicio del debate alrededor de los cuestionamientos en torno al cambio de matriz productiva en el campo y, para tales motivos, se trata de dar respuesta a las siguientes preguntas:

  • ¿Existe concentración en el sector agropecuario?
  • ¿En el periodo 2006-2013, cómo se encuentra la situación económica de los grupos económicos con interés en el campo?
  • ¿En el caso del sector agropecuario se posee evidencia que pueda demostrar que el Estado está realizando las funciones de acumulación y legitimación?

Esta investigación evidencia que durante la Revolución Ciudadana se perpetuó la concentración de la riqueza en el campo. En el 2006 el 7% de las empresas agropecuarias más ricas acapararon el 46% del ingreso generado por todo el sector agropecuario, mientras que en el 2009 el 9% concentró el 47% y en el 2013 el 51%.

El control altamente centralizado ejercido por un pequeño grupo de agropecuarios estuvo relacionado con una intensificación de la precariedad de las condiciones del trabajo rural. Desde el 2007 al 2013 disminuyó la retribución de los trabajadores en la renta genera por el sector agropecuario, reduciendo su participación en el PIB, pasando del 28 al 24%.

Los ingresos de las empresas del sector agropecuario aumentaron sostenidamente, alcanzando los 15 mil millones de dólares, no obstante la concentración se mantuvo en altos niveles con un índice de Gini superior a 0.77. Desagregando al sector agropecuario, todas las subramas mostraron índices de Gini superiores a 0.60.

Concentración del ingreso de las 100 agropecuarias más grandes del 2013

Fuente: CDES con información de SUPERCIA

Las mismas 100 mayores agropecuarias del 2013, que concentraron el 65% de los ingresos normales en ese año, en el 2006 acaparaban una cantidad relativamente menor a un nivel del 54%. Es decir, un análisis por empresa muestra que el ritmo de acaparamiento individual es más acelerado que el crecimiento de la concentración de todo el sector.

Conclusiones de la Investigación:

En el sector agropecuario existen elevados niveles de concentración económica que se han mantenido constante durante el periodo de análisis. Si se desagrega en cada uno de los subsectores la tendencia es la misma. Por otro lado, se determina que el conjunto de grupos económicos con intereses en el campo han aumentado su nivel de concentración económica en el periodo 2006-2013.

Los grupos económicos muestran tasas extraordinarias de ganancias, aunque de manera diferenciada. La gran mayoría de ellos poseen esta tendencia en el periodo 2006-2013, efecto de esta situación se observa que la presencia de los grupos económicos -con un número mínimo de empresas- en los subsectores agropecuarios implica -en casi todos los casos-procesos de concentración pronunciados. En algunos casos los grupos económicos mantienen su posición en una determinada sub-rama, en otras, emergen nuevos grupos y otros declinan su posición. Sería necesario un estudio de la trayectoria de cada uno de ellos para determinar su estrategia en este sector.

Los grupos económicos dominan todo el sector agropecuario, sin embargo, el gobierno al plantear la productividad como el principal problema del sector agropecuario y en consecuencia su respuesta en el fortalecimiento de las cadenas agroindustriales a través del cambio de matriz productiva, estaría pasando por alto la configuración de las relaciones en el patrón de reproducción agropecuario –y de la economía en general– de tal modo que el
cambio de matriz productiva dejaría sin alteraciones el control “sobre la totalidad del proceso  de producción agrícola y sus diversas fases de circulación, distribución y consumo” (Suárez, 2013, pág. 26) por los grupos de poder económico en todo el sector.

Por lo tanto, el cambio de  matriz productiva apalancaría este proceso para cumplir la función principal del Estado: acumular y garantizar altas tasas de ganancias de las élites agropecuarias. La situación del sector agropecuario es preocupante y si en momentos de auge económico, la precarización de los trabajadores fue el fundamento que permitió a los grupos económicos mantener y aumentar sus tasas extraordinarias de ganancias, en el nuevo ciclo y bajo las nuevas condiciones, la tendencia muestra que la situación se perpetúa, siendo los más afectados los trabajadores del campo o los pequeños productores.

Descargue la investigación completa aquí

* Economista, maestrante FLACSO-Ecuador.