FIN DEL SIGLO ESTADOUNIDENSE E INICIO DE LA ERA POST-EU. SEGUN CHINA Por Alfredo Jalife-Rahme

Ciudadanos protestaron ayer contra el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, a las afueras del Centro de Convenciones de Phoenix, Arizona, donde encabezó un mitin. (la Jornada)

Tomado de la Sección Bajo La Lupa de Diario La Jornada

 

Lo peor que le pudo haber ocurrido a Trump en su presente transmogrificación es parecerse cada día más a su adversario Obama.

Ahora con su nuevo abordajepara Afganistán, Trump adopta la postura del complejo militar-industrial que lo tiene totalmente secuestrado, a grado tal que uno de sus portavoces y anterior opositor, el senador Lindsey Graham, exultó “estar orgulloso del presidente (https://goo.gl/gWUjRf)”.

El pugnaz senador de Sud-Carolina, Graham, amenazó a los reticentes miembros del Congreso, en caso de oponerse al reajuste militar de Trump, de cargar en su conciencia “el próximo 11/9 (https://goo.gl/9LzwS3)”.

El anterior portavoz de Trump, el portal Breitbart –controlado por el defenestrado Steve Bannon, quien ha pasado a la oposición– critica al ex dueño de casinos/inmuebles y conductor de reality shows en dos rubros donde está traicionando a sus electores: 1. Su contradictoria política migratoria (https://goo.gl/uMGrnV); y 2. El incremento de la presencia militar de EU en Afganistán (https://goo.gl/F9bW4U).

Tanta acrobacia giratoria en la política doméstica –que vive una guerra civil subrepticia que no se atreve a pronunciar su nombre–, así como en la política exterior de EU, denotan la decadencia de la otrora superpotencia unipolar.

He Yafei, anterior vicecanciller chino, sentencia que acabó el siglo estadunidense y ha iniciado la “era postestadunidense (https://goo.gl/axSHqX)”.

El siglo estadunidense resultó un sueño guajiro de los pugnaces neoconservadores straussianos, incrustados en el Proyecto del Nuevo Siglo Estadunidense (PNAC, por sus siglas en inglés) encabezado por los belicosos israelí-estadunidenses William Kristol y Robert Kagan, cuyo objetivo hegemónico era promover el liderazgo global de EU.

Los neoconservadores straussianos han regresado con fuerza con el emasculado Trump (https://goo.gl/dEHh4b), pero su quimera de hace 20 años se esfumó con la resurrección milagrosa de Rusia y el ascenso irresistible de China.

De los 25 cofundadores del PNAC, 10 pertenecieron a la fallida administración de Baby Bush, primordialmente, el vicepresidente Dick Cheney, el secretario del Pentágono Donald Rumsfeld y el israelí-estadunidense Paul Wolfowitz.

Los negocios beneficiados con el esquema PNAC fueron: Halliburton (Cheney), la constructora Bechtel (Rumsfeld) y la trasnacional militar Trireme del subsecretario del Pentágono, el israelí-estadunidense Richard Perle (https://goo.gl/37XG63).

Los fracasos de las guerras en Afganistán e Irak del cuarteto Bush/Cheney/Rumsfeld/Wolfowitz –basados en patrañas: desde el montaje hollywoodense del 11/9 hasta las armas de destrucción masiva que nunca existieron– sepultó al PNAC.

La doble derrota militar del PNAC no pudo imponer su nuevo siglo estadunidense.

Se pudiera aducir que EU gobernó en forma unipolar desde la caída de la URSS (1991) hasta, dependiendo con el prisma con que se mire, el año 2000 con la aparición del zar Vlady Putin y su dotación de armas nucleares.

O bien: desde 1991 hasta 2008, en la óptica china, cuando la quiebra de Lehman Brothers puso en tela de juicio el orden financierista unipolar global de EU.

A final de cuentas el siglo estadunidense unipolar sólo duró nueve años en la visión rusa y 17 años en la óptica china. El siglo (sic) EUfue de 10 a 20 años…

Sin guerras de por medio, Yafei comenta que es sólo cuestión de tiempo para que el presente crecimiento económico de China supere el PIB de EU.

De hecho, en términos de poder adquisitivo, el PIB de China ya rebasó al de EU (https://goo.gl/VUtTaS).

En términos del PIB nominal, se pudiera avanzar que China será la primera súperpotencia geoeconómica desde 2020.

El anterior vicecanciller chino asienta en forma correcta que EU es aún (sic) una superpotencia en términos militares, económicos y en otros aspectos que la hacen mantener su hegemonía, pero que los grandes cambios del equilibrio del poder mundial en aspectos políticos, económicos, ideológicos y culturales (sic), el fin del siglo estadunidensees una realidad, por lo que es inevitable (sic) el ajuste del orden internacional.

Según Yafei, la globalización ha tenido cambios sin precedente y ha entrado a una nueva era cuando la lucha entre la globalización y las fuerzas antiglobalizadoras se han intensificado.

Aquí vale la pena un matiz seminal: la globalización que pregona China es de corte economicista, mientras la que practica la tripleta anglosajona EU/Gran Bretaña/Israel es financierista.

De alli que Yafei comente que “EU, que inició y encabezó la globalización, ha revertido su postura al respecto –en clara alusión al neoproteccionismo de Trump en materia de globalización economicista donde China y la Unión Europea ya la desbancaron, así como India ya desplazó a Japón, mientras que las plazas de Wall Street y La City mantienen impávidas su liderazgo de la globalización financierista.

Para Yafei, el punto de inflexión histórico del advenimiento de la era post-EU es la crisis financiera global que se inició en Wall Street en 2008.

A juicio de Yafei, en la era post-EU, se han gestado cambios sin precedente en el sistema de seguridad global y vaticina en forma optimista que el mundo se desarrollará hacia una seguridad colectiva, cooperativa y común cuando la reputación de EU ha declinado en forma abrupta, ya que la alianza militar global apoyada por EU ni ha podido mantener la tranquilidad y la paz mundial ni ha podido salvaguardar su propia seguridad.

El anterior vicecanciller chino admite que la red de alianzas militares de EU y el sistema dolarcéntrico son los dos pilares más importantes de la estrategia global de EU que no se evanescerán pronto.

Yafei enuncia que China aboga en forma activa el multilateralismo centrado en la ONU y exhorta a una red de asociación global que caracteriza la cooperación ganar-ganar, la confianza mutua, la apertura y la igualdad (sic), como ha manifestado en las cumbres del G-20, del Grupo de Shanghái, y la cooperación del Grupo 16+1 de China con los países de Europa central y oriental, así como la interacción con el ASEAN-10 (países del sudeste asiático) para un código de conducta en el Mar del Sur de China, pese a los obstáculos creados por EU y Japón.

Yafei marca el año 2017 como el punto de arranque histórico para acelerar el desarrollo de la era post EU.

A su juicio, EU intenta modificar las reglas económicas internacionales para excluir en forma deliberada a China y a otros países en vías de desarrollo: abandonó la Asociación Transpacífico, se retiró del Acuerdo sobre el Cambio Climático de París e inició la renegociación del TLCAN y tratos comerciales bilaterales con Sudcorea, actos que reflejan el egoísmo (sic) astuto, que es totalmente incompatible con la globalización. Aquí Yafei confunde globalización con universalismo.

Con Bush o sin Bush, con Obama o sin Obama, con Trump o sin Trump, las tendencias multidimensionales provenientes de Rusia y China hacen inevitable la post era estadunidenseque idílicamente sería multipolar, pero que en la cruda realidad será tripolar o no lo será.