BOLCHEVIQUES Y MENCHEVIQUES, VIVA LA REVOLUCIÓN! Por Tomás Rodríguez León

18-10-2017

Los hombres han sido siempre, en política, víctimas necias del engaño ajeno y propio, y lo seguirán siendo mientras no aprendan a descubrir detrás de todas las frases, declaraciones y promesas morales, religiosas, políticas y sociales, los intereses de una u otra clase.
V. I. Lenin

El partido Obrero Socialdemócrata  nace en Rusia a finales del siglo XIX  con sus planteamientos en acuerdo a la doctrina de Marx; esto es,  organizar la lucha democrática y revolucionaria. A principios del siglo XX  en Bruselas, cuarenta y tres delegados debaten el control del periódico  Iskra, dos facciones confrontan principios: los bolcheviques, liderados por Lenin y los mencheviques por Mártov .

Ya antes, Rusia vive un estallido revolucionario en  1905   causado por la derrota militar frente a Japón y en él, el protagonismo del partido socialdemócrata   es relevante, tanto  bolcheviques como  mencheviques se hacen vanguardia. El saldo trascendente de la revolución de 1905 no fue la toma del poder, el saldo mayor fue surgimiento de los consejos obreros; Los soviets, organizaciones que  se constituyeron en algo más que un arma del partido, un escudo del movimiento obrero que  se extendió rápidamente  a los campesinos, soldados e intelectuales.

Para la Primera Guerra Mundial, la  perspectiva histórica de los soviets se afirma y cuando   la revolución en febrero de 1917  triunfa, los soviets anuncian su rol insurreccional. Estos consejos obreros  incluían  a bolcheviques, mencheviques, social revolucionarios y anarquistas, pero la fundamentación soviética era esencialmente bolchevique y leninista porque lo seguidores de Lenin no pensaban en la revolución sino  soviética ¡todo el poder a los soviets¡ dirá Lenin, en tanto los mencheviques  se apresuraban a la alianza con la burguesía argumentando que las tareas democráticas eran las únicas posibles y la conducción le correspondía no a la clase obrera sino a los opresores democráticos

El segundo aspecto  que merodea la revolución rusa es el carácter de clase de la guerra.  En 1914 Lenin, y Rosa Luxemburgo denuncian la guerra  imperialista  y se oponen a los créditos  para financiarla. Los mencheviques de toda Europa se aprestaban de su parte  a apoyar la confrontación  con posturas patrioteras. Trasformar la guerra imperialista en guerra contra los capitalistas, es la propuesta de la socialdemocracia revolucionaria con  Lenin y Rosa al frente.  En conformidad al  marxismo, conciben la guerra como inseparablemente unida al régimen político y a sus raíces e intereses de clase

Los bolcheviques toman como antecedente,   aleccionador,  la guerra civil del proletariado contra la burguesía en la Comuna de París de 1871, primer ensayo general de un gobierno de  trabajadores, en tanto los mencheviques tienen como referencia cercana  la revolución francesa de 1789. En el concierto  europeo,  la I internacional había dado lugar luego de las muertes de Marx y Engels a la II Internacional con mayoría reformista y revisionista donde los Berstein y los Kautski, confrontaban a Lenin, Luxemburgo y  la tendencia de izquierda.  El ala izquierda de la Segunda Internacional  aun fomentaba la idea  de transformar la guerra imperialista en guerra civil. Pero finalmente el partido obrero marxista más grande, el partido socialdemócrata alemán traiciona y vota a favor de otorgar  los créditos para la guerra en el Parlamento alemán. Una  sola excepción, la de  Karl Liebknecht, compañero de Rosa Luxemburgo y luego fundador del movimiento Espartaco y el partido comunista alemán.

Luxemburgo, Lenin, Bujarin y Trotsky teóricos marxistas de la resistencia, señalaban que los gigantescos trusts, consorcios y carteles,  creaban monopolios expansionistas  donde el capital industrial y financiero hacían una nueva hegemonía del capitalismo    requiriendo  de una guerra rapaz en  búsqueda de mercados y fuentes de materias primas.

El triunfo de la revolución Rusa fue el triunfo  de los revolucionarios contra los reformistas guerristas, fue  también  el triunfo de la izquierda  marxista revolucionaria contra el menchevismo internacional. La voluntad y la organización de los revolucionarios dirigieron la insurrección y los  soviets (consejos de obreros, campesinos y soldados)  proclamaron la  voluntad  del proletariado mundial de  revolución mundial.

Los bolcheviques con la dirección de Lenin y Trotski  impulsaron  en el Congreso de los Soviets de Diputados Obreros y Soldados de toda Rusia,  la consigna de una paz justa y democrática, de manera inmediata y sin anexiones, el poder soviético  insurreccional  destruía  la concepción menchevique  parlamentaria de colaboración de clases.

A la muerte de Lenin,  el partido  bolchevique fue invadido por miles de mencheviques que fueron recibidos y usados  por Stalin para acabar con la resistencia trotskista, el propio Stalin, manejará tesis mencheviques como la renuncia a la revolución mundial, la des sovietización de la sociedad y la abolición de la lucha interna en el partido

IMPACTO DE LA REVOLUCION BOLCHEVIQUE EN AMERICA LATINA

En América Latina, la división entre socialistas y comunistas fue subsidiara al fenómeno europeo con una salvedad,  los mejores representantes del marxismo latinoamericano –  Mariátegui en  Perú, Mella en Cuba, Recabarren en Chile – no afirmaron la identidad comunista en la doctrina soviética stalinista  sino en las realidades de América. Ese grado de pertenencia propia  imprimió identidad  y profundidad al desarrollo intelectual y político de la izquierda socialista y comunista  que de una u otra manera encontró espacios  de expresión,  aunque  no permitió consolidar un bolchevismo regional revolucionario

Con el paso, la postura de los partidos comunistas, fue parlamentarista y menchevique hasta el surgimiento de la izquierda revolucionaria inspirada en Cuba.Existió una recuperación del pensamiento revolucionario;  no obstante, esta revolución  tampoco   dio lugar al surgimiento de un leninismo bolchevique regional.

La izquierda revolucionaria latinoamericana intentó una recuperación leninista, dada más al manejo de lecturas y aventuras intelectuales que en la captación de la  experiencia rusa. Pero además el leninismo teórico bolchevique,  chocó con la moral guerrillerista que impedía una proyección insurreccional y una política de crecimiento en el movimiento obrero.

Su visión de masas e insurreccional a partir  sobre todo de la revolución sandinista  recuperó  la perspectiva socialdemócrata menchevique antes que la visión leninista consejista y democrática.

La realidad político militar, fue  haciendo concesiones teórico metodológicas,que resintieron la visión leninista o alimentaron el vanguardismo campesinista, factores distantes al marxismo clásico y al bolchevismo. La debilidad teórica y el militarismo fueron consumiendo las posibilidades de refundación comunista como contestación al comunismo reformista y stalinista.

LA REVOLUCIÓN DE OCTUBRE Y LA IZQUIERDA REVOLUCIONARIA EN EL ECUADOR

El Partido Comunista Ecuatoriano (PCE) y luego el  PCMLE –  confesas organizaciones stalinistas –  lucharon a muerte contra las posibilidades de sovietización del partido y sus organizaciones. Las centrales sindicales jamás tradujeron el ideario bolchevique leninista  y forzaron a  abortar toda propuesta de democracia consejista en la estructura sindical. Las posturas trotskistas posicionadas en las esferas de intelectuales y estudiantes no ingresaron en el movimiento obrero y fueron solo marginales.

En Ecuador los proyectos guerrilleros,   con  URJE  y el MIR en los sesenta,   y luego en los años 80  con AVC   fueron escenarios de aventura mística y generosidad revolucionaria no correspondiente con la realidad, así como ausente de marco teórico. En los años 70-  80, el MIR de Chile y el MIR de Ecuador alientan una  fuerte leninizacion teórica con proyección obrerista, la que disputó el discurso al estalinismo y generó una corriente obrera democrática cercana al bolchevismo.

El radicalismo teórico verbal del MIR de los años 70 confrontó situaciones complejas para el razonamiento político. A partir  del un Balance crítico 1971,  el MIR se acoge al leninismo y declara su urgente inserción en el movimiento obrero, sin embargo su base es eminentemente estudiantil y de clase media. El MIR proclama el leninismo  e instala la formación marxista como obligación formativa pero moralmente sigue en su estructura orgánica cuasi guerrillera. El guerrillerismo moral tiene sus consecuencias en un partido organizado con escuadras de combate y contradictoriamente con ideario leninista.

La dicotomía confusa  entre estructuras orgánicas guerrilleras, concepciones leninistas en el trabajo de masas, fueron  incubando  la multiplicación de fracciones y posturas. En la práctica, esto produjo movimientos internos que como fuerza centrípeta forjaron corrientes guerrilleristas como las que se fueron a AVC, corrientes indigenistas o campesinas y propiamente corrientes leninistas y obreras,  particularmente asentadas en la ciudad de Guayaquil. La izquierda revolucionaria mirista de Ecuador tuvo desde  la década 70 una virtud; ser una fuente importante de producción teórica y de difusión del pensamiento marxista.  No obstante su pobreza a la hora de definiciones políticas  fue suscitando más ideología discursiva  que política práctica  y menos política que moral.  Nuevas corrientes fraccionales saldrán  disparadas cíclicamente. En los hechos la organización como sociedad  secreta sin insurrección a la vista, fue legitimando una organización anarquista vergonzante de discursos múltiples.

La izquierda  institucionalizada   como izquierda social, facción de la izquierda revolucionaria,  fue contribuyendo a una pseudo elaboración teórica de socialismo sin marxismo,  que luego de la caída del muro de Berlín  creo  la ilusión de democracia versus socialismo real,  adulterando  el glosario  de las teorías de Gramsci; participación, ciudadanía, con las que se pretendió  sepultar   el leninismo bolchevique esencial. Los reductos ideológicos del marxismo se olvidaron de la experiencia soviética no stalinista para no ser calificados de trotskismo  al tiempo que se  negaron  a hacer política,  en una  cuadratura del círculo donde  unos hacían política sin ideología y otros,  ideología  sin política.

Luego se verá una  consistente social democratización de la praxis  e  incluso  incorporación de populismo al proyecto de izquierda. En la dicotómica dimensión espacial; un lenguaje diferenciador surgió entre la izquierda vieja stalinista  y  una nueva  izquierda mal hecha,  La primera, se proponía « dirigir  procesos ». La otra, “construcción colectiva” El lenguaje de la democracia obrera  consejista fue apartado en la lógica de  los acontecimientos. La pragmática versión  estalinista o  la antojadiza del socialismo del siglo XXI relativizaron  la teoría marxista  y demonizaron el leninismo.    Unos y otros desclasificaron al  sujeto social histórico: el proletariado y  descodificaron las categorías  de  significancia esencial, como la socialización de los medios de producción, sustituyéndolo  por una vaga definición de democratización de la propiedad.

En el nuevo breviario ideológico, después de  desechar las categorías marxistas, la llamada nueva izquierda y el socialismo del siglo XXI  plantearon  un norte existencial confuso e interrogativo  respecto al tipo de democracia y al tipo de organización  social.   El nuevo discurso ideológico  se   expresará  políticamente  con un  supuesto  de democracia que  no sustituiría el orden capitalista

VIGENCIA DE LA REVOLUCION DE OCTUBRE

A 100 años de la revolución bolchevique leninista su vigencia es plena. Defender las conquistas de la Revolución de Octubre es defender lo mejor de la humanidad, porque Lenin es mucho más que el Que Hacer.  Lenin y la revolución son la alianza de los pobres con vanguardia obrera, Lenin es autodeterminación de los pueblos, es  la paz y la solidaridad entre naciones, es incluso feminismo revolucionario leninista  gestado por sus  camaradas: Rosa Luxemburgo, Clara Zetkin, N Krupuskaia. Inés Armand y otras bolcheviques. Los derechos humanos, laborales, el derecho a la tierra y territorios tomaron impulso con la revolución de octubre.

¡VIVA LA  REVOLUCION  DE OCTUBRE VIVA LENIN!