LA PLATAFORMA POR LA SALUD Y LA VIDA ANTE LA VIOLACIÓN DEL DERECHO A LA SALUD DE LAS PERSONAS AFECTADAS CON TUBERCULOSIS

 

07 de febrero 2018

Las organizaciones, colectivos LGBTI, académicos/as, feministas y trabajadores/as de la salud agrupadas en la Plataforma por la Salud y la Vida expresamos:

  1. La Plataforma por la Salud y la Vida es una red de organizaciones constituida en defensa del derecho a la salud, que desde el 2015 ha denunciado la intimidación, retaliación y censura sistemática de la participación ciudadana en salud.
  2. El Ministerio de Salud Pública (MSP) clausuró en Guayaquil el hospital neumológico “Alfredo J. Valenzuela”, el 8 de diciembre de 2017, luego de una evaluación de calidad de sus servicios. Así, quedó en evidencia un fracaso mayúsculo en la administración hospitalaria en la historia de la salud pública del Ecuador. El cierre forzado de un hospital es una frustración no sólo del director, sino ante todo del MSP, porque frente a su discurso de calidad, eficiencia, inversión alta en salud, tecnocracia y rectoría del sector salud, esta unidad que había sido acreditada por una evaluadora internacional, evidenció fallas sanitarias. Los “problemas” que justifican el cierre se habían presentado tiempo atrás. Es imperativo realizar una exhaustiva investigación de este fracaso en la gestión del MSP, que no es de ahora ni se refiere sólo a un cierre hospitalario. A pesar de la enorme inversión en salud, fallas de visión estratégica en la conducción de la salud del país demuestran que no se ha mejorado en los indicadores claves de salud.
  3. La Asociación de Ayuda Mutua “Martha Gutiérrez”, en carta dirigida a la Presidencia de la República, dio a conocer las graves consecuencias que tuvo la decisión del MSP y el daño en las personas desalojadas del hospital neumológico, incluyendo el fallecimiento de 15 pacientes luego del cierre. Hoy se suma una defunción adicional. Esta absurda decisión contra el hospital “Alfredo J. Valenzuela”, afectó los derechos humanos de 85 pacientes que estaban bajo el cuidado del MSP y puso en riesgo a la población ecuatoriana al no contar con espacios adecuados para la transferencia de pacientes con TB multidrogoresistente. Esta denuncia cuenta con el respaldo solidario de más de 25 organizaciones sociales, organismos no gubernamentales y gremios.
  4. La responsabilidad del MSP de garantizar el derecho a la salud de las personas afectadas por el cierre del hospital neumológico, no puede diluirse con declaraciones oficiales evasivas. El MSP faltó gravemente a su deber de debido cuidado y olvidó un principio elemental de la bioética: “primum non nocere”, sobre todo ¡no hacer daño!. El gobierno nacional está obligado a atender las peticiones de la Asociación “Martha Gutiérrez” porque constituyen una legítima demanda social de justicia y equidad. Es mandato constitucional la construcción de la SALUD con la participación de las organizaciones sociales.
  5. RECHAZAMOS la actitud solapada del MSP de amedrentamiento, cuestionamiento o persecución a las organizaciones, instituciones y personas que firmaron la carta de respaldo a la Asociación “Martha Gutiérrez”. El exigir respeto y restitución de derechos a las personas con tuberculosis afectadas por la clausura del hospital neumológico “Alfredo J. Valenzuela”, es un imperativo de la sociedad ecuatoriana. Rechazamos además la criminalización de la participación social comprometida con la defensa de los derechos humanos, estamos junto a la Asociación “Martha Gutiérrez” y a quienes respaldan su lucha.
  6. Los servicios de salud públicos garantizados por el MSP deben ser administrados con ética, efectividad, calidez y calidad, principios que fueron olvidados en el caso del hospital neumológico. El garantizar el derecho a la salud es lo que debería guiar la gestión de la institución y la construcción de una salud colectiva, con la participación de todos los sectores de la sociedad. La salud no se construye con decretos, con patentes, con autoritarismo o intimidación.
  7. Finalmente, destacamos que en la línea de una real participación social en defensa del derecho a la salud, la Plataforma por la Salud y la Vida impulsó el Congreso por la Salud y la Vida, en su quinta y sexta edición, V COSAVI en resistencia “Matilde Hidalgo” (2015) y VI COSAVI en resistencia “Plutarco Naranjo Vargas” (2017), mostrando de manera fehaciente que un ejercicio democrático y plural con la sociedad civil, permite generar propuestas claras de políticas públicas en salud.

Demandamos al gobierno nacional sensibilidad y compromiso serio con la salud pública, y que se convoque de inmediato, a un DIÁLOGO NACIONAL SOBRE LA SITUACIÓN DE LA SALUD, para construir y definir la POLÍTICA NACIONAL DE SALUD 2018-2021, inspirada en los derechos de las personas, en la Constitución 2008 y en la construcción de una salud colectiva. El diálogo debe contar con la participación plena de organizaciones sociales, indígenas, campesinas, obreras y barriales, movimiento de mujeres, de gremios de salud, agrupaciones LGBTI, de organizaciones no gubernamentales y agencias internacionales del sistema de Naciones Unidas. Este diálogo debe ser coordinado por una comisión interinstitucional e intersectorial. Esta exigencia defiende lo más preciado de toda sociedad: la salud de la gente.

Por el derecho democrático a la salud

Asociación Latinoamericana de Medicina Social (ALAMES Ecuador)

Centro de apoyo y protección de los derechos humanos “Surkuna”

Colectivo Eugenio Espejo

Comisión Nacional Anticorrupción capítulo Guayas

Foro Salud Pública Ecuador

Frente Ecuatoriano por la Defensa de los Derechos Sexuales y Derechos Reproductivos

Frente Nacional por la Salud de los Pueblos

Fundación Donum

Fundación Ecuatoriana Equidad

Plataforma por el Derecho a la Salud

Sociedad Ecuatoriana de Medicina Ecológica