FAMILIARES DE PAREJA SECUESTRADA VIAJARÁN A COLOMBIA AUNQUE NO RECIBAN APOYO DE LA CANCILLERÍA. Por Mayra Caiza*

Quito. Elvia Villacís y Ana Velasco se reunieron con el delegado de la Cruz Roja Internacional para conocer detalles sobre el paradero de sus familiares, sin embargo, no tuvieron información. Foto: Mayra Caiza

Cuando viaja a la ciudad de Quito, su madre de 42 años se queda preocupada. No quiere que le pasé algo, que la secuestren o la asesinen, porque dicen que él [‘Guacho’] tiene gente en todo lado y sabe con quién nos reunimos y entrevistamos, dice Ana Velasco, hermana de Katty Vanesa Velasco, de 20 años y oriunda de la provincia de Santo Domingo de los Tsáchilas quien fue secuestrada el pasado 17 de abril de 2018 junto a su pareja Óscar Villacís, de 24 años.

Pese a la preocupación de su progenitora, Ana viaja constantemente a Quito, ciudad que antes no visitaba, para tocar las puertas de los ministerios y Carondelet. “Son 49 días  desde que Katty salió de casa y 43 desde su secuestro y hasta el día de hoy no la hemos vuelto a ver – dice Ana-. Las autoridades nos llaman, pero no nos dicen nada en concreto. Nos dicen lo mismo que sabemos todos, que simplemente están trabajando. No nos dan ninguna clase de información de ellos, si ya saben algo, cuál es la situación, si están con vida”.

El presidente Lenín Moreno, en su informe a la nación, volvió a enfatizar que Katty y Óscar no están en el territorio ecuatoriano y dijo que hará todo lo que esté en sus manos para traerlos.  Esto debido a que informes de la Policía señalan que la joven pareja fue secuestrada en Puerto Rico – Colombia por el frente de Oliver Sinesterra, liderado por Walter Patricio Arízala Vernaza, alias ‘Guacho’, disidente de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

La familia Velasco y Villacís siente que el Estado ecuatoriano los ha abandonado. Su argumento va desde la no respuesta efectiva sobre el paradero de los jóvenes hasta la falta de atención médica a sus madres. Ana, sentada en una silla de la Plaza Grande frente al Palacio de Carondelet, comenta que los primeros 20 días, sus familiares recibieron atención psicológica, médica y seguridad. Sin embargo, ahora la cita médica la deben tomar por el call center.

Tampoco su solicitud de viajar a Colombia o la petición de una cita con el presidente Moreno ha tenido respuesta. Ingresaron cartas pero ‘nunca les llamaron, ni se manifestaron’, dice Ana quien asegura que hasta la fecha no han podido agendar una cita con el nuevo ministro de Defensa ni con el del Interior.

2000 mil boletos venderán para obtener fondos que les permita viajar a Colombia.

Al ver que no tenían apoyo de ningún lado, la familia organizó hace tres semanas la Gran Rifa Solidaria en favor de Óscar y Katty para recolectar fondos y viajar por su cuenta a Colombia. “Somos personas de bajos recursos y nos toca movilizarnos de un lado a otro como no somos de Quito, cada vez que nos toca subir nos toca gastar, pero como aquí no nos dan ninguna clase de información queremos viajar a Colombia, en verdad necesitamos el dinero porque necesitamos ir para allá y saber más de nuestros familiares, ver si están trabajando en ese caso o qué avances tienen”.

Dos mil boletos se imprimieron, una imprenta les donó. La rifa que premiará a la persona ganadora con una licuadora, una waflera o regalos sorpresas cuesta $1 y se desarrollará este domingo 3 de junio, a las 17:00, en la Radio Flama 104.5, en Santo Domingo de los Tsáchilas.

Dos semanas después del anuncio de esta rifa, la Cancillería informó que apoya la visita de los familiares de Katty y Óscar a Colombia. También, señaló que conjuntamente con el Ministerio de Justicia contribuirán para el traslado aéreo, la alimentación y hospedaje de los familiares, y coordinarán reuniones con autoridades colombianas y actores estratégicos.

Ayer, 29 de mayo, Ana y Elvia Villacís, hermana de Óscar, esperaron la llamada de Cancillería para coordinar el viaje, según lo acordado, pero esta no llegó. Piensan, que en estos días las autoridades deberán tomar contacto con ellas y si no lo hacen de igual manera viajarán a Colombia, pero por vía terrestre. La idea es llegar domingo al vecino país y lunes empezar a trabajar, precisa Elvia.

“Seguimos de pie luchando por nuestras familias porque no queremos que esto se quede en silencio o que ya no se diga nada – dice Ana- como que si ya están secuestrados y no se puede hacer nada, las cosas no son así porque son nuestros familiares y nosotros seguimos reclamando por ellos. Nosotros los queremos vivos y devuelta”.

Durante la tarde de ayer, las dos mujeres también se reunieron con Philippe Guinand, delegado regional del Comité Internacional de la Cruz Roja, quien confirmó que la organización los recibirá en Colombia el próximo 4 de junio de 2018.

¿Cree que el Presidente está negociando la liberación de Katty y Óscar?

Ana Velasco: Al principio nos decían que el Presidente sí estaba trabajando, que hará todo lo posible, pero después en una rueda de prensa dijo, que él no negociaba con terroristas, de ahí nos empezamos a dar cuenta que el Presidente no está haciendo nada y no está dispuesto hacer nada por nuestros familiares.

El presidente Moreno debería hacer mejor las cosas y tratar de negociar con esas personas, algo que sea accesible, yo sé que no puede soltar a los presos que están pidiendo, pero sí puede hacer un cese al fuego para que estas personas a través de la Cruz Roja hagan un canal humanitario y entreguen los cuerpos de los tres periodistas y a nuestros familiares.

¿Pero si están en territorio colombiano?

AV: Dicen que al estar en territorio colombiano, la Policía y Estado de Colombia tendría que encargarse, pero ellos son ecuatorianos, no son del país vecino. El Presidente tiene que velar por todos los ecuatorianos, pero no está haciendo nada, los está dejando allá botados, pero si fuera un familiar de él que estuviera retenido por estas personas, él no hiciera lo que está haciendo ahora, él hubiera hecho todo el esfuerzo posible para tratar de recuperarlos, pero como no son nada de los suyos y son personas naturales, pobres y sencillas no hace nada.

¿Cómo mira la solidaridad de la gente frente a esta situación?

A.V: Hemos visto mayor solidaridad de la gente de Quito, mientras que la gente de Santo Domingo, un poco empieza a preguntar que fueron hacer allá Katty y Óscar, por qué e intentan cuestionar lo que estamos haciendo. La gente no se da cuenta que nosotros hacemos la rifa porque en verdad necesitamos saber más de nuestros familiares.

¿En torno al secuestro de la pareja se ha generado varios rumores?

A.V:Las personas que dicen eso, no se toman la molestia de pensar en el daño que causan a los familiares, en decir que [Katty y Óscar] tenía alianzas con ‘Guacho’ o que eran agentes policiales, cómo van a decir eso. Ellos son personas naturales que están aprendiendo recién a vivir su vida, estaban empezando un relación y estaban felices de estar juntos. Ninguna de esos rumores tiene que ver con ellos.

Katty es bien tranquila, carismática y no le gustan los problemas. Es amorosa, amable y cariñosa, en marzo de este año recién se graduó del colegio como bachiller de Contabilidad, en la ciudad de Guayaquil.  Su sueño era graduarse y regresar a vivir en Santo Domingo, así lo hizo. Miércoles fue el grado y sábado conoció a Óscar, supongo que fue un enlace de amor a primera vista porque empezó la relación de ellos.

Katty y Óscar viajaron juntos en una moto desde Santo Domingo hacia San Lorenzo, provincia de Esmeraldas. Foto: cortesía

¿Ahora cómo sobre llevan la situación?

A.V: Katty tiene una hija de 4 años, la niña está triste y llora al ver que pasan los días y no sabe nada de la mamá, pregunta dónde está, por qué no viene, si ya la soltaron.  La niña vio por la televisión a su mamá y dijo, mi mami Vanesa ¿qué está haciendo allá? ¿por qué la tienen amarrada? ¿por qué está llorando?  Eso le dice a mi mamá y le pregunta por qué no le dices que la suelten y mi mamá se pone a llorar. Esos son momentos desgarradores que se viven en cada familia, tanto en la mía como en la de Óscar. Son momentos muy duros porque es mi hermana y mi mami está hecha pedazos igual que la de Óscar, el amor de una madre es inmenso y tener un hijo en esa situación es duro.

* Periodista