LA UNASUR Y LA UNIVERSIDAD INDÍGENA. Por Atawallpa Oviedo Freire

El presidente Lenín Moreno asistió a la firma del decreto para la creación de la Secretaría de Educación Intercultural Bilingüe, en la ciuda de Latacunga. Foto: Marco Miranda / Presidencia de la República

La posible entrega del edificio de la sede de Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) a la Universidad Indígena, más allá del edificio en sí mismo y de la cuestionable desaparición de la Unasur, el episodio ha dejado traslucir el vetusto racismo, el colonialismo y el eurocentrismo de gran parte de la sociedad ecuatoriana, que lamentablemente sigue muy vigente todavía en estos 500 años. Empezaré haciendo referencia a un artículo del “pelagato” Martín Pallares y su antojadizo texto titulado “Entregar el edificio de Unasur a la Conaie es pésima idea”.

El edificio de la Unasur como tal, no puede ser adecuado para un centro universitario, indígena o no-indígena, además por sus costos de mantenimiento, por su ubicación, etc. Incluso puede ser una medida populista y clientelar de Lenín Moreno, pero todo ello ha sido un pretexto o un medio que desnuda la mentalidad blanqueada y blanquecina de muchos. Los que por cierto tienen también sangre indígena, como lo han demostrado los estudios y los laboratorios del alto porcentaje que hay en la población nacional, lo que significa un auto menosprecio. De esta manera, dejan entrever como en su mente les “sale el blanco”, pero en su cara se ven los rasgos que los delata.

Muchos de ellos son el otro lado de lo mismo que critican, incluso cuestionan al correato pero en el fondo son la otra cara de la misma moneda, por ende, parte del mismo sistema. Por ejemplo, Martín Pallares y sus palabras gruesas en contra Gabriela Rivadeneira y en el mismo tono que Correa, César Ricaurte que se ufana de haber tumbado a Jorge Jurado o Anita Galarza que critican la metida de manos en la justicia por el correato y ahora quiere que Moreno lo haga. Por ejemplo,  en el caso de Iván Espinel o Pedro Restrepo que solo piensa que tienen derechos humanos sus hijos y no importan los demás acribillados por el correísmo.

Pero vamos al artículo en mención, en la que Pallares y el correísmo coinciden en su visión de que la Universidad Indígena era de “garaje”. Pongo en conocimiento del señor Pallares lo siguiente, ya que como periodista serio debió haber investigado y preguntado la versión del movimiento indígena y no solo soltar preguntas al aire con mala intención. La Pluriversidad Amawtay Wasi fue cerrada por el correismo porque ésta respondía a otras metodologías, hermenéuticas, ontologías, axiologías y epistemologías, a las del corte académico eurocéntrico que exigía la excelencia y la meritocracia del correato. Y porque no tenía la infraestructura con aulas de claustro (espacios y oficinas cubiertos) que a ellos y al señor Pallares les gusta, y eso se debía a que no tenían los recursos económicos suficientes para tener toda la parafernalia que exige la academia de claustro que cree que el conocimiento está en los libros.

Si Correa hubiese querido apoyar verdaderamente al mundo indígena hubiera contribuido a que florezca esta universidad que tomó muchos años en configurarla doctrinariamente y no haber creado el esperpéntico Yachay.

Justamente se creó este centro de estudios superiores respondiendo a otras categorías y variables, obviamente las indígenas o andinas, pero en un sentido intercultural y con el propósito de que estos paradigmas sean conocidos por la población nacional, pues vamos por los 500 años y hasta ahora la sociedad criolla no descubre América. Absolutamente todo lo que han producido sus intelectuales de derecha e izquierda, son tan solo “un inmenso pie de página a Platón” (Alfred North Whitehead) o el “eco del viejo mundo en América”, Hegel. Por tanto, no tiene nada que ver este centro de estudios con la impostación de Yachay y de Ikiam, que solo tienen nombre indígena pero su condumio sigue siendo eurocéntrico.

Tampoco, es una universidad solo para indígenas, como por ahí anda diciendo el correísta Jacques Ramírez y el señor Pallares dice algo parecido, ésta es una universidad para todos pero que se maneja desde otra filosofía. No es una universidad más y no se trata de darles más espacio a los indígenas en las universidades ya creadas, pues ésta es una universidad totalmente diferente, en el fondo y en la forma. Es más, no se llama universidad sino pluriversidad, porque quiere salir del monismo eurocéntrico de tipo liberal y marxista, impuestos en el mundo como verdades únicas y universales.

Lo del edificio es otro cuento, quizás convenga o no, habrá que estudiar, pero tampoco se puede satanizar al edificio por sus huéspedes, con una buena limpia quizás serviría, una limpia a los dos lados de la misma moneda. Tampoco hay que creer que el edificio es la Unasur  y tampoco estaría de acuerdo si la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie) no deja bien en claro que la Unasur debe reestructurarse y no desaparecer. Estoy expectante de ellos, pues también he cuestionado el populismo de muchos de ellos.

Sin embargo, de lo dicho, no quisiera dejar de mencionar que si hay un racismo en algunos miembros del movimiento indígena, que quieren que solo los profesores y especialmente el personal administrativo, sean indígenas. Yo mismo he sido discriminado[1] en otros ámbitos por algunos personajes, por lo que deben cuidar del “felipillismo” que hay también casa adentro. En realidad, ya no hay indígenas puros, todos estamos mezclados, y lo que nos diferencia son los paradigmas o concepciones de la vida de unos y otros, esto es, lo andino y lo eurocéntrico, no confundir con europeo u occidental. Y en estas dos concepciones de la vida, actualmente hay de todos colores en cada una de ellas. Por lo que, en vez de utilizar la palabra indígena habría que hablar de “racionalidad andina”.

Para finalizar, me he dado el tiempo de leer algunos post de Twitter de los correístas, que dejan ver en forma clara lo señalado anteriormente. Estos a continuación están dirigidos a Humberto Cholango, que valga decir para mí es parte del “felipillismo” dentro de la Conaie: “Cretino oportunista”. En Australia sería de locura pensar dar una universidad a los indígenas aborígenes eso es autosegregación”. “Indios drogados con ayahuasca”, “longo estúpido”. “Esto será oficina de la longa Tibán”. “Ni siquiera saben que van a hacer con ese edificio. Igual su sede que les regalaron va a ser un desperdicio para el país”. “El tiznado de Pérez Guartambel tiene más orgullo”. “Ustedes son tan cerrados y mentes cuadradas que no ven más allá de sus narices, por eso jamás saldrán de donde están hasta que no cambien su pensamiento retrógrada”. “Guilleme Long es un caballero. Yo soy una dama, pero que rico decirte indio de mierda”.

Contra Luis Macas, empezando con el propio expresidente Rafael Correa: “Vea Luis, si no entiende de universidad, mejor no hable”. “Se han de poner a criar cuyes en semejante magistral majestuoso edificio”. “poner a un indígena en un cargo público no es lo más indicado ya que desde ahí desfogará su resentimiento hacia las personas de la ciudad”. Solo falta que los ponchos dorados pongan prostíbulo en esa Universidad de garaje”. “Mutilar a UNASUR para reabrir una universidad de garaje con una visión etnocentrista y que genera segregación racial lo demuestra”.

Y desde el otro lado de la moneda, en el muro de los pelagatos: “Por que tiene que ser especifica para pueblos indígenas y no para todos los ecuatorianos, o los indígenas tienen alguna corona????”. “porqué razón debe haber universidades para indios, para blancos, faltan luego las universidades para negros, para cholos, montuvios, etc. promoviendo el odio e incrementando la descriminación y el racismo?”. “No esta bien que el gobierno entregue este edificio a la Conaie. Es un edificio construido con dinero de todos los ecuatorianos y debe ser destinado a situaciones que todos nos beneficiemos sin distingo ni discriminaciones de ninguna clase.” “No faltaba más: que Moreno entregue el monumento a la estupidez a una organización meramente politiquera y clientelar sin que exista la institución universitaria atendiendo al instinto de supervivencia política.” “Porque tiene que ser específicamente para “pueblos indígenas”, o sea que va a crear un elefante blanco específicamente racista, donde van a estudiar solo alumnado de origen indígena?”.

Pobre Ecuador, todavía hay quienes escupen al cielo y les cae en su ojo.

 


[1] Yo le pedí a Yaku Pérez Guartambel que me permita ser parte de la Ecuarunari y de esta manera habrá las puertas a otros que nos llaman mestizos, en tanto, que el asunto no es de color de piel sino de “epistemes indígenas”, y de ello conozco y práctico mucho más que la mayoría de indígenas que existen actualmente, pero hasta ahora no he tenido una respuesta luego de casi 1 año de mi proposición.