MARX, HEGEL Y EL ANARQUISMO. Por  Tomas Rodríguez León

Collage de fotos. De izquierda a derecha. Friedrich Hegel, Mijaíl Bakunim y Karl Marx.

La concepción libertaria tanto en Karl Marx como en Mijaíl Bakunim niega derecho de  existencia al Estado en el  comunismo,  la clase obrera  apunta  por la liberación  humana  logrando su  extinción.  En esta filosofía de  emancipación    Marx   se sitúa antes que Pierre Paul Prudhon y Bakunim, como   primer teórico del anti estatismo.

El poder político es  el poder organizado de una clase para oprimir a otra… El Estado es un órgano de dominación de clases, un órgano de opresión de una clase por otra, es la creación del orden que legaliza y afianza la opresión”. Karl Marx

El comunismo es  ausencia de Estado. El  comunismo estatista es un invento compartido entre el estalinismo y el anticomunismo. Marx y Friedrich Engels  críticos mordaces  dicen: “el Estado y la esclavitud son inseparables” (Marx Engels 1844). Consecuentes con este enunciado, en su práctica política se opusieron  a todo  totalitarismo (bonapartismo, prusianismo y zarismo) porque en ellos se entrañaba la fortaleza del poder estatal.

La confrontación con el padre formal del anarquismo fue temporal e incidental  correspondiéndose estrictamente  a las circunstancias que rodearon  el ambiente de la I Internacional. Marx, filósofo  conductor político y Bakunim  romántico poeta más que filósofo,  debatiendo  fines y  medios de la lucha de liberación. La crítica  marxiana al Estado será desde la acción política, único medio de conseguir su extinción. Un programa político en la Internacional y la constitución del proletariado en clase dominante será una respuesta mancomunada  de tendencias anti burguesas, a las que no se adhiere la ingenua critica de Bakunim quien considera la acción revolucionaria al margen de programas de gobierno, proponiendo  la abolición inmediata del Estado burgués en  todas sus formas.

Donde comienza el Estado termina la libertad del individuo” Mijaíl Bakunin

Pero Marx y Bakunin coinciden en cuestiones de principio: el objetivo máximo  es la destrucción del capital y del Estado, la emancipación económica de la clase obrera es el medio de construcción de la justicia social  y el reconocimiento del  proletariado  mundial sin  patria.  El método a seguir es el elemento de confrontación; para los partidarios del Consejo General, (los marxistas), conquistar la  dictadura democrática  es la política a seguir  contra el Estado. Para los aliancistas, llamados anti políticos (bakunianos y seguidores de Pierre Proodhon, las asociaciones obreras, desde abajo serán  el medio para liquidar el poder político. Se niega el concepto Estado  proletario

Marx y Engels, ya   antes del conflicto con el anarquismo develaron la concepción hegeliana del Estado como teoría evolucionista y no abolicionista. A diferencia de Friedrich Hegel,   Marx  ve el  Derecho y su construcción institucional como categoría de legitimación de la clase dominante la que surge cuando aparece la propiedad.  El poder del Estado se coloca repentinamente por encima de la sociedad y se aleja cada vez de ésta.  Lenin, en la continuidad del pensamiento de Marx expresara:   “El Estado es el producto y la manifestación del carácter irreconciliable de las contradicciones de clase. El Estado surge en el sitio, en el momento y en el grado en que las contradicciones de clase no pueden, objetivamente conciliarse. Y viceversa: la existencia del Estado demuestra que las contradicciones de clase son irreconciliables”. (El Estado y la Revolución”) El socialismo es  etapa previa del comunismo y  precede a la desaparición del Estado, pero es socialismo deberá perecer lo más pronto para que la libertad aflore.

La visión  de Marx  es opuesta a   Hegel,  filósofo que  consideraba al Estado  como racional,   como sociedad política al servicio de   la “sociedad civil” o  como “sistema de satisfacción de  necesidades” El  hegelianismo y no el marxismo suponen ser la encarnación de la razón   universal como  ordenador social  que evita  el  dominio de los intereses particulares . Sólo el Estado puede, según Hegel, satisfacer el verdadero interés personal, pues sólo en él se logra la reconciliación de los intereses particulares y los universales. En el Estado puede el hombre -como ciudadano, por tanto- lograr su desarrollo humano completo. (La recuperación de Hegel fue de Stalin no de Marx)

La pertenencia al Estado es uno de los mayores deberes posibles”. Hegel

Marx concibe al Estado hegeliano separando el mundo real del político y de la propiedad trabajando en sentido contrario a la  liberación del hombre. El Estado moderno hegeliano  escindido, dividido en clases, naturalizando la explotación y el dominio, es no conciliable con la  aspiración de  la auténtica comunidad humana y el sueño comunista. La sociedad  humana verdadera, no basada en esa escisión, sólo se lograra  cuando se supere la división de clases y del Estado. Sin  clases sociales y sin  Estado la sociedad humana alcanzara la libertad y   las personas podrán  solo así, generalizar un comportamiento  solidario resultado de su identificación o reconciliación con los intereses comunitarios (Marx).

El Estado en  Hegel   construcción “ideológica”  “universal” es  para Marx  una teologización,    delegación de  Dios  para  la administración de  bienes y   valores vitales,   un supra poder  que  actúa como realización de la esencia humana. Para Marx, al contrario  es un espejo deformado de la realidad social. El análisis marxista se dirige  a revisar como los hombres  producen y que tipo de lucha libran  rechazando ese espejo deformado y coercitivo.   Propone que es a la sociedad a la  que hay que  entender para comprender al  Estado y no al revés. Todo Estado y en particular el estado burgués  apunta a la formación de dictaduras  totalitariasEl Estado al fortalecerse  reduce  la sociedad civil.

La continuidad de Hegel está fuera  del pensamiento de Marx aunque arraigado en las concepciones  de Ferdinand  Lasalle, correligionario crítico de Marx y Engels; los tres   fundadores de la socialdemocracia alemana.  Lasalle cree en el Estado,  en la función de  la producción y distribución para el  bienestar social, intervención que  protegería  al débil del fuerte. Lasalle  hegeliano puro  terminará defendiendo a  Otto Von Bismarck de quien esperaba que  considerase a los obreros como pilares en la formación del Estado prusiano, esto lo enfrento  a Marx, que apoyaba a los trabajadores contra el Estado. La socialdemocracia  alemana  en su ala derecha consolida la idea socialista estatista lasallana que se remarca en  Berstnein Berstnein y Karl Kautski en tanto  Rosa Luxemburgo y Karl  Liebnecht, desde el ala izquierda socialdemócrata mantienen  la ortodoxia marxista  revolucionaria.

Un hecho particular, es que el bolchevismo con la muerte de Lenin y la asunción de Stalin se inscribe en el social estatismo nacionalista lasalleano, justificando la monstruosidad burocrática que  liquidó  los soviets. El Partido Comunista de la Unión Soviética (PCUS)  exageró al Marx hegeliano, mientras el instituto de Ciencias de la URSS  ocultó  que  Marx rechazó a las políticas y al sistema  jurídico de la monarquía prusiana desestimando la filosofía de Hegel. Para Hegel, Lasalle y Stalin, el Estado es sustancia mística  y soberanía viviente, encarnación de la idea suprema que gobierna. Para  Marx  la soberanía es del pueblo  (sigue a Jean-Jacques Rosseau) pronunciándose  por la democracia como “verdad de todas las formas de Estado”, postulando además  el planteamiento radical de la praxis revolucionaria y la extinción del Estado, último objetivo  del proletariado para alcanzar la libertad

El ideario comunista ve la comunidad humana liberada de burocracias autoritarias tan opresores al pueblo como la burguesía. Con la experiencia de la Comuna de París, Marx  incluyó   el rol de los ciudadanos y  su participación en los asuntos generales. Incluso recupera a François Babeuf y los “amigos de la igualdad”  llamados  “anarquistas” por  la Convención

Al igual que Babeuf, Marx  afronta el problema de la mediación política entre el hombre y la libertad del hombre,  sólo cuando el hombre real, individual reabsorba en sí mismo al abstracto ciudadano y, como hombre individual, exista a nivel de especie en su vida empírica, en su trabajo individual, en sus relaciones individuales se habrá cumplido la emancipación humana. (Marx: La Cuestión judía).

En Marx el “ser genérico “de Ludwig Feuerbach  se sustituye por el “ser social” es cuando se deslinda  con el individualismo sin llegar a negar al individuo (otra aproximación con Bakunim).  Engels,  más políticamente, demuestra  que todas las formas de gobierno son discutibles, trátese de  democracia,  aristocracia o  monarquía, todos gobiernan mediante la fuerza o en el mejor de los casos con la fuerza de la mayoría. “Lo que precisamos es la anarquía, el reino de la persona, la responsabilidad de todo individuo ante nadie más que él mismo”.  Engels identifica la anarquía con el comunismo “el Estado es un mal” (Engels, La situación en Inglaterra…, 11-9-1844). El acuerdo entre  Engels y Marx era perfecto. La “inhumanidad de todas las formas de gobierno  demuestra  que el Estado es la causa de  las taras sociales y toda democracia que no fuera social perpetua la dominación”

Marx y Engels  denuncian  la esclavitud de la sociedad burguesa y la ausencia de libertad. Esa libertad comunista es  “anarquía” En el mundo moderno, cada uno es al mismo tiempo miembro de la esclavitud y de la comunidad. Precisamente es la esclavitud de la sociedad burguesa lo que da apariencia de mayor libertad por la autonomía del individuo: éste confunde el movimiento desenfrenado (…) de sus elementos vitales alienados, como la propiedad, la industria, la religión, etc. con su propia libertad, cuando en verdad es su servidumbre y su inhumanidad realizada (Marx Engels La Sagrada familia 1845) Marx Engels se acogieron a la definición de comunistas y no de  definición de anarquistas para tomar distancia con Proodhom, Bakunim, Godwin,  defendiendo  ya, desde el Manifiesto la calificación de comunistas.

En la Ideología alemana, el Estado tiene otro juicio anarquista  “Derribar el Estado ..,Condición del completo desarrollo de la personalidad (La ideología Alemana).  “salir del orden existente”.  Y en la miseria de la filosofía dirán: La clase trabajadora sustituirá en el curso de su desarrollo la antigua sociedad civil por una asociación que excluya las clases y su antagonismo, y no habrá ya poder político propiamente dicho, dado que el poder político es precisamente el resumen oficial del antagonismo en la sociedad civil.

En conclusión, el marxismo libertario existió y existe   es por su esencia anti autoritaria un  marxismo anti estatista. Como pensamiento libertario está  vivo y actual. El anarquismo romántico cuando se  despoja de  infantilismos con  utopía sin  utilidad se aproxima al marxismo. Pero el marxismo aun el heterodoxo también debe despojarse de  sectarismo para aproximarse a la libertad.

Una síntesis entre marxismo y anarquismo es una proyección posible en la perspectiva de la búsqueda de una sociedad nueva sin burocracias y sin explotación del trabajo

 El “socialismo”  término  manoseado, realidad social sin  aliento, ha tenido a lo largo de su existencia más fracasos que virtudes. Las formas socialista: estalinistas, socialdemócratas y fascistas  derivaron en burocracia, autoritarismo y perdida de referencia democrática. El socialismo es contrario a la libertad como lo es el capitalismo imperialista.

El  anarquismo y el marxismo libertario son comunistas, aun reconociendo la concesión de un Estado en transición. La democracia como forma directa de ejercicio de participación de los trabajadores y sus aliados impone una consolidación de la idea comunista democrática que desestima al Estado como benefactor paternal

 Si el marxismo camina a la libertad y la anarquía a la razón, los días de la opresión están contados.