LIBERALES, LIBERTARIOS Y POPULISTAS. Por Tomas Rodríguez León

Foto referencial de Students For Liberty

Luego de  una década de populismo vago e indeterminado,  dirección  y discurso, pervierten  todos los  postulados políticos transformándolos en  mera retórica.  El país retorna al modelo liberal   y bien vale mirando la realidad objetiva,   reflexionar desde  viejas definiciones históricas.

Toda afirmación debe fundarse en hechos y toda crítica debe tener sentido político. 

Mao Zedong 

Populistas 

Casi siempre son  iletrados  gobernando  en  palacios dorados con elegancia que  no disimula su codicia,  codicia superior a su ignorancia.  Convicciones para que, ya  las últimas se  contaminaron  en medio del caos programado. Son los populistas variopintos desnudos con la demagogia a cuestas. Se dicen  redentores de los humildes y  aman tanto a los pobres, que no quieren que dejen de serlo, pues no sabrían que hacer con su amor. Terminan amando la pobreza.

En ellos,  la realidad es compleja y ajena, la verborragia se desborda en ilusorio cuento  que  llega a la chusma con vileza. Simplificar el entorno,  agrupar angustias y vender bagatelas, configuran  cadenas de  ilusión que se extiende a la masa informe. El populista  impide el debate racional porque  el discurso unidireccional oferta insultos suficientes. Sus  técnicas bastardas descalifican y la verdad estorba.  Desestiman al rival, arbitran acusando cual fascistas los  enlaces entre verdad y mentira,  bien y  mal, lo auténtico y lo falso,  lo justo e injusto.

El populismo no existe sin caudillo, él  establece diálogos imaginarios donde  instaura solo a  un interlocutor colectivo -el pueblo-  el mismo  que  puede responder tan solo  con  rumor y  aplauso.  Una relación, más bien  un encuentro con una quimera  mesiánica que da sentido a la historia y a la comunidad. El pueblo asiste para oír sin  escuchar y su palabra innecesaria no tendrá   mediación alguna. El caudillo es la voz de los que no tienen voz ¡No conviene que la tengan¡

Liberales

Hablan de derechos inalienables, naturales e ilimitados del individuo y   nadie fuera del  común acuerdo puede restringirlos. El  único mecanismo valido  de acuerdo  es el sufragio. La libertad  de los desposeídos, es disponer libremente de lo que nada tienen excepto su trabajo, que será también propiedad de los propietarios. La igualdad entre el propietario  y el jornalero  es desigualdad  y la libre competencia es la carrera  entre la gacela y el cangrejo.

La libertad  del liberalismo solo existe protegida por la ley que tributa al  individuo y deviene en individualismo.  Filosofía del capitalismo enredado en elucubraciones teóricas, en el fondo es la  negación de la libertad individual para las mayorías. Los liberales  enfatizan al extremo El derecho y la condición jurídica… son estatistas.  Justifican   minorías privilegiadas  que controlan el poder, la economía, los medios de información y la cultura, impedimentos de democracia y  desarrollo en libertad. La igualdad social en el liberalismo es una falacia y la  libertad liberal  se reduce a los disfrutes privados. La pluralidad de intereses no es comunitaria ni solidaria. La sociedad civil ausente y  el Estado  es quien debe garantizar  desde un supuesto  ámbito neutral  la seguridad y la paz de los ciudadanos.

El concepto de Estado mínimo  es otra maldad. Todo esto liberal sueña ser imperio. Los estados liberales son  propensos  a la guerra, al genocidio y al etnocidio. Les encanta el control y el  poder contra  ciudadanos y pueblos. El liberalismo a diferencia del anarquismo  sostiene que el Estado es un mal necesario,  mientras el anarquismo  afirma que es un mal innecesario.

El estado liberal   no se confabula con las grandes empresas,  es una herramienta a su  servicio, defienden con amor  a las grandes corporaciones, porque estas son fruto del libre mercado y de la concentración de capital (que es la tendencia natural del capitalismo).

Mijaíl Bakunin  padre del anarquismo  considera que  los  liberales, por sus intereses de clase, terminan siendo más absolutistas que los monarcas  y vuelven al culto del Estado porque presuponen que la libertad individual es anterior a toda sociedad y que por medio de un acto voluntario se tiene que recurrir a un contrato para fundar un ente trascendente que regule las libertades y derechos de los ciudadanos

Porque el Estado es una herramienta de dominación de clase, con unas leyes, una policía, un Ejército que tienen la función de salvaguardar el sistema donde los capitalistas tienen el poder.

El partido de los burgueses es el partido liberal y el partido de los trabajadores es el partido comunista, el resto estorbo, sombra o ficción

Liberarios anarquistas 

Los libertarios son comunistas  que no creen en el poder del Estado ni en ninguno de los poderes existentes: económicos, sociales, raciales, culturales, sexuales etc., los anarquistas que se dicen socialistas libertarios ya hacen una concesión conceptual porque socialismo es Estado y comunismo es libertad. La disolución del Estado y de la sociedad de clases, son la garantía de la libertad. La libertad es subsecuente e íntima del  apoyo mutuo, la  cooperación y la solidaridad humana. El anarco capitalismo no existe es una trampa neo liberal.

Para los libertarios, el Estado es una institución  política  prescindible. En otras palabras, no se concibe un Estado mínimo, se propone su eliminación. El marxismo también propone la libertad pero  la procura con el tránsito por el socialismo que es la presencia del estado proletario. Los marxistas libertarios se reconcilian con el comunismo.

Se dice que los libertarios son la cara “oscura” de la Ilustración,  descendientes de Caín el leñador  nunca servil, es verdad, los anarquistas mantienen relaciones tempestuosas con todas las creencias; rechazan la  justicia  con ropaje de ley y detestan al Estado y sus gobiernos. Los libertarios hasta sospechan de  las virtudes liberadoras del intelecto, pues razón y poder, poder y explotación, egoísmo y corrupción han ido siempre de acuerdo. Los comunistas libertarios apuntan a la propiedad social de los medios de producción y al disfrute de los efectos del trabajo por igual. Creen en la libertad, la igualdad, la libertad política y social de todos los trabajadores productores.

También para los anarquistas, el proletariado es la clase revolucionaria de vanguardia en la  revolución social,  reclaman el control directo de la producción por los productores sin castas de burócratas, al igual que el marxismo originario consideran que el proletariado  no solo se libera a si mismo con la revolución sino también liberan a la humanidad entera. El anarquismo no clasista, es  solo una pandilla mística de llorones o revoltosos, es  un  amorfismo,  un humanitarismo vago y abstracto, una curiosidad académica para consumo de la pequeña y la gran burguesía culta.

Para los libertarios, la destrucción completa de las bases de dominación y explotación pasa  por la supresión de la  burocracia estatal que usurpa la voluntad de los trabajadores. La división entre los que trabajan y los que administran el trabajo, es la fuente de parasitismo,  desigualdad,  explotación y coerción. Esta versión del marxismo nació con Stalin y no tiene futuro.

Los comunistas 

Se sostienen en   una ideología, una doctrina política y una forma de organización social que toma como eje  la eliminación de las clases sociales, la supresión de la propiedad privada de los medios de producción y la extinción del Estado.  El comunismo  propone el control de los medios de producción por el proletariado que es quien crea riqueza,  plantea  la distribución equitativa de los bienes en una fase previa donde el Estado dirigido por la clase obrera concentra la riqueza social y distribuye con justicia a toda la sociedad

 

El comunismo pretende dar respuesta  al conflicto individuo – sociedad a través de la vida comunitaria y la solidaridad. Los comunistas pre marxistas  ensayaron  formas de organización comunista; en la antigüedad, en   Época Clásica y en la Edad Media. Licurgo   propugnaba la igualdad entre ciudadanos de la polis una forma de comunismo igualitario, las  “comunas”  pre-cristianas  de Esenios formaban comunidad de bienes. Comunidades comunistas cristianas existieron como El movimiento valdense o movimiento de los Pobres de Lyon, que destacan  aspectos de la propiedad comunal. Thomas Munzter (1534) y los llamados profetas de Zwickau,  proponen espíritu igualitario social y comunidad de bienes. Otros fueron más allá como Tomas Moro, Tomas de Campanella que describieron la utopía comunista

El comunismo cristiano acoge las  enseñanzas de Jesucristo en  comunidades igualitarias  y  el comunismo cristiano actual con el símbolo de  la hoz y la cruz  concuerda con la teoría marxista, contra el capitalismo  y a favor de la clase obrera rechazando la extracción de plusvalía y asumiendo  la teoría de la alienación  de Marx.

El comunismo marxista cree en el desarrollo máximo de las fuerzas productivas, la equidad social, el buen desarrollo y aspira llegar  con los trabajadores a  una sociedad sin alienación del trabajo.