EL SHUNSHISMO. Por Hugo el búho

El presidente Lenín Moreno presentó el presupuesto para el año 2019. Foto: cortesía

Hay que ser bien del todo mismo para decir semejante babosada. Y uno que pensaba que el Lucio Gutiérrez era el campeón del shunshismo, nada que ver. El gentil hombre del diálogo con todos le da de largo. Muero, qué bien bruto qué ha sido. ¿Será la edad? ¿Será tanto libro de autoayuda? ¿Será tanto chiste sacado de internet? ¿Qué será?

El shunshismo, para los que no saben, es la capacidad criolla de ser bien caído de la hamaca; o la forma nacional de no entender nada pero hablar como si supiera algo. En conclusión, el shunshismo es ser un tonto profundo de izquierda y de revés. Es balbucear en español sin conocer el cristiano. Es la marca de fábrica de los yo no he sido, de los éle cuándo, de los dije por decir nomás.

No hay que ser shunsho para darse cuenta cuando se está frente a un shunsho. Basta su mirada de ahura qué digo. Si ya hablar de física cuántica sin entender lo que es la física y menos la cuántica le dá un premio a la bobería en grado sumo, imagínense el hecho de sentar cátedra en términos de átomos presentes y pasados. Pero como al parecer quiere graduarse de magíster en shunshería, ahora sale con que es de derecha pues, porque es un gobierno de empresarios pues, que genera empleo a millones, algo así dijo. Muero, qué falta de seso. ¿Le estarán alimentando bien en Carondelet? ¿O será que dice tanta barbaridad a propósito para que los ecuatorianos se den cuenta que la única opción que nos queda ya no es ni Barcelona sino el febres Nebot?

Y de shunshos está lleno el camino de la política y la economía. No le escucharon al economista estrella de Teleamazonas decir que le cuesta mucho a los pobrecitos empresarios despedir a un trabajador, que por su culpa el empleador no puede contratar más mano de obra, que si fuera más fácil despedir a un trabajador promedio que gana más o menos unos 1.000 USD, (¿1.000 USD?) sería más fácil crear más empleos adecuados y asiiiii. Eso ya es shunshismo de élite mediático. No se diga la Hinostroza, el Pinargoti, el súper macho-alfa-ponehuevos-nunca gay del Vera Carlos. Shunshos leidos y escribidos, lo que se conoce comúnmente como shunshos ilustrados.

El shunshismo es seguir creyendo que el Correa tiene la culpa de todo y que el Glas es revolucionario y el Alvarado un santo y el Balda un pobrecito y el Lara un inocentón. De shunshos está poblado el paraíso. Existe lo que se conoce en el idioma cotidiano como “shunsho con plata”, que hace alusión a … a … al Alvarito o al Lasso. O shunsho chistorete como el Yunda. O shunsho extrovertido como el Rodas. O shunshas encapsuladas como la Presidenta de la Asamblea y la Vicepresidenta de la República. O shunshos hechos los vivos como el Roldán y el Serrano. O shunshos yo no sé es nada como el Alexis Mera. O shunshos qué más toca como el Contralor Pólit.

¿Queda alguna duda de lo que es el shunshismo? Tranquilos. Escuchen al Presidente por más de un minuto y entenderán a la perfección lo que ese concepto tan nuestro significa.

Hasta el próximo texto de este shunsho servidor.