ECUADOR: PAIS DE ACOMPLEJADOS. Por Atawallpa Oviedo Freire*

Otto Sonnenholzner, actual vicepresidente del Ecuador, es el tercero en ocupar ese cargo en el gobierno de Lenín Moreno. Foto: Vicepresidencia.

El agudo periodista Roberto Aguilar en una entrevista con La Posta decía, que los asambleístas que tenemos no nos representan pero nos expresan; y cuando el periodista de La Posta, le preguntó si habría que terminar con esta Asamblea Nacional, Aguilar respondió, para qué, si no hay más, eso es lo que tenemos, eso es lo que somos, sería cambiar unos por otros iguales.

La elección del Vicepresidente lo confirma, eso es lo que somos, eso es lo que tenemos, tanto los que fungen de representantes del pueblo como los representados. La mayoría de la población se ha quedado en el problema del apellido del vicepresidente y no en su perfil o en sus condiciones para dirigir una vicepresidencia o la presidencia en caso de que pase algo con Lenín Moreno.

Unos, se han quedado en burlarse de su apellido, en su origen extranjero, en su abolengo, en la transparencia de sus ojos (Janet Hinostroza), y haciendo cantidad de memes al respecto; otros, en que simplemente esperan que no vaya a robar, con que tenga tan solo menos personal que la ex vicepresidenta Alejandra Vicuña, de que su elección les haya molestado a los correístas, etc. Todos dicen, “ya con eso me siento contento”. Lo cual expresa, la superficialidad y banalidad de mucha gente, muchos de ellos enmarcados como figuras. En realidad, eso es lo que tenemos, qué más podemos pedir del Ecuador. Eso es lo que han producido las élites de este “paisito de mierda” -como decía el jurista Ramiro Falconi-, el cual también en sus comentarios sobre la elección de Otto se ha quedado en lo mismo.

Algo parecido ha pasado con una candidata a la Corte Constitucional, en que no están preocupados de sus capacidades sino con cuántos hombres se ha acostado o cuál es su condición por ser mujer. Ese el reflejo de nuestra gente. Las redes sociales sirven para ello, para ver lo que somos y lo que tenemos y realmente el Ecuador es pobre en muchos niveles.

La elección de Otto ha demostrado una vez más que esta democracia es una burla, en la que cualquiera puede ser vicepresidente, solo basta tener “buena cuna”, apellido alemán, hablar idiomas extranjeros y haber heredado una radio. Esos son sus méritos. Y la derecha se contenta, solo porque es parte de sus esferas y hasta la izquierda se congratula solo porque no es correista, incluso en el movimiento indígena hay quienes apoyan como Lourdes Tibán, porque dice que le ha entrevistado varias veces a ella y a otros de diferentes corrientes y eso es importante. Esos son los argumentos que dan. ¡Eso es lo que tenemos, qué más podemos pedir!

Y si quieren más pruebas, ahí va una verdad durísima: el Ecuador junto con Bolivia son los dos únicos países de América del Sur que no tienen una figura mundial como la que tienen -por ejemplo- nuestros vecinos Colombia y Perú, a nivel de la literatura y de la música. Ni siquiera a nivel continental ni latinoamericano, máximo a nivel sudamericano y andino. Para elevar su complejo hablan de Oswaldo Guayasamín, pero solo es conocido en cierto sector regional. Julio Jaramillo en cierto sector, nada más. Y de ahí pare de contar. Es más, en el mundo en general, ni se sabe de la existencia del Ecuador. Cuando uno está en el exterior y dice Ecuador, piensan que será en el África. Pero si uno dice Perú o Colombia, si saben dónde queda. Ecuador, no produce ningún interés mundial; ni cuando estaba de presidente el “segundo más popular del mundo”, ni cuando el himno del Ecuador estaba en segundo lugar después de la Marsellesa, etc.

Nos falta mucho, tenemos que dar un gran salto los ecuatorianos. Incluso, en Bolivia, hay intelectuales más renombrados en el exterior que los ecuatorianos, como Silvia Rivera y hasta músicos como los Kjarkas. Esa es la verdad. Eso es lo que tenemos.

Evidentemente, no es porque seamos menos inteligentes o algo parecido, sino porque nuestras clases dominantes y dirigentes han sido de las más acomplejadas, pretendiendo solo ser mejor copia de los Estados Unidos o de Europa. Eso es lo que enseñan en la escuela, cuando al niño le dicen: si no hubiera sido por los españoles hasta ahora estaríamos con taparrabos. Y ese niño se acompleja y solo pretende blanquearse. Eso es el Ecuador, país de acomplejados, pretendiendo ser más blancos que los propios gringos. Es así, eso es lo que tenemos, no hay más. Por ello, hemos tenido a los que nos han gobernado, que no nos representan pero que nos expresan. Solo cuando haya otro pueblo es que habrán otros representantes y viceversa. Esa es la tarea que cada uno tenemos.

*Abogado, a los dos años de ejercicio dejó de engañarse y guardó su título. Desde hace 16 años viaja por Europa -principalmente- acompañando procesos de despertar de la conciencia.