¿QUÉ HACÍA BEBIENDO SOLA CON TRES HOMBRES Y A ALTAS HORAS DE LA NOCHE? NI QUE NO TUVIERA CASA. Por Hugo el búho

Foto referencial de Pixabay

¿Qué hacía? ¿Con tres hombres, y sola? Habráse visto semejante falta de conciencia a la pulcritud. Si fuera uno, bueno, se entiende. ¿Pero con tres? Hasta con dos, ya. Pero tres. No habrá escuchado eso de que tres son multitud. Ay, algunas mujeres sí que son. No se dan cuenta que la tentación está en todos lados. ¿Cómo habrá estado vestida para que tres tipos normales se hayan convertido en dementes súbitos? Porque antes de eso eran casi casi unos angelitos, no hacían daño a nadie, pero algo encendió la chispa del arrebato ¡y pum! Y hasta de buen apellido son.

Los que hemos nacido bajo la égida de la moral y las buenas costumbres y el buen comportamiento y el sentido común y la ropa decente y las compañías sensatas y la hora adecuada y la líbido controlada, jamás nos hubiéramos permitido estar en compañía de tres amigos del sexo opuesto. Nunca se sabe de los amigos que parecen amigos pero que en el fondo solo parecen. Porque si yo hubiera estado en un lugar privado con tres mujeres, aunque sean amigas, luego no me quejaría si esas mujeres me hubieran hecho horrores. Yo tendría la culpa por insensato, por demasiado confiado.

Lo que creo es que hay que dejar el tema ahí. Ya están presos, degana hacer tanta bomba por un hecho aislado. Ni que las violaciones fueran todos los días, ni que las mujeres vivieran con miedo cuando salen por las noches. Hay que volver a los valores de antes. Con el perdón de los liberales de ahora, las mujercitas deben estar en la casa, ese es el mejor lugar para estar seguras. Y si salen, que vayan con los hermanos, los primos y las amigas buenas, no las dañadas. ¿Cómo es eso que hasta beben y hasta fuman y hasta se acuestan sin casarse? Por ahí he escuchado que algunas son violadas en sus casas, pero bueno, eso ha de ser en hogares que no tienen a Cristo como guía y en esos sectores de harta ignorancia, porque en los hogares bien no pasan esas cosas. Un cuartito de hora de Biblia diaria y las cosas serían distintas.

Y luego se quejan si les meten presas por abortar. ¡Bienechito! Para que aprendan a no matar sin consultar primero. Que paguen sus culpas por malas mujeres. Por último si no quieren den en adopción, pero no, siempre lo más fácil; eso les pasa por andar de calenturientas, y si están solas con tres hombres, la calentura se multiplica por tres, pues. Cuestión de lógica.

En conclusión, no tienten al diablo mujeres. No se acuesten con cualquiera que no sea marido o novio casi en el altar. Luego han de decir sí al aborto y demás obscenidades. Qué culpa va a tener una criatura que no fue su culpa. Luego han de asomar esas de pañuelito verde gritando tonteras por las calles, que aborto libre, que vivas nos queremos. Cuidado. Con mis hijos no se metan y tampoco con los hijos que no nacen, pero están ahí, queriendo vivir.

¡Habráse visto tanta inmoralidad!

Nota: El texto obviamente es una ironía, que fue escrito debido al gran número de personas que en redes sociales opinan de forma similar, con comentarios tan ligeros como: “quién le manda a encerrarse sola con tres tipos”. Quizás la aclaración está de más, pero en redes sociales nunca se sabe…