BAGDAD. Por Jaime Chuchuca Serrano*

Foto referencial de Pixabay

Bagdad fue la metrópoli más esplendorosa entre los siglos VIII y XIII. La Ciudad Redonda de los Califas no tiene igual, más que el Panóptico de Bentham, el Califa lo miraba todo en una ciudad de más de un millón de personas.

Bagdad fue la cuna de la medicina con Avicena, preservadora de la filosofía, endiosadora de la economía, la matemática, la física, el derecho, la religión y la política. La guardiana del saber, tradujo a Platón, Aristóteles y Euclides. La biblioteca del Califa tenía más de 400 mil libros; y habían decenas de bibliotecas. La biblioteca de la Universidad de París en esa época apenas tenía 1500 libros.

Bagdad, sede del Imperio Árabe que iba desde España a China; mientras Europa vivía su medioevo más oscuro. Las mil y una noches, que cifra varias de sus noches en Bagdad, tomó prestados el cuento de Aladino, de la China; y Simbad el Marino, de la India. Los números que hoy se llaman “arábigos” vinieron de la India.

El Imperio Árabe puso en práctica el sistema mercantil del modo más magnificente y expansionista. Aquí apareció el primer Cheque en el siglo VIII y se extendió el uso de la moneda. Con vínculos éticos y religiosos, El Corán (la recitación) impulsa la actividad comercial. Mahoma mismo fue mercader. El sociólogo más eurocéntrico, Weber, sólo ensalzó al protestantismo y desconoció a los árabes.  Así como en el Dollar actual se lee “In god we trust”, en las moneda, cheques y documentos sagrados de los árabes se consignaba: “En nombre de Dios compasivo y misericordioso”.

La Invasión de los Mongoles, a la cabeza el nieto de Gengis Kan, Hulago, hizo dos sacrilegios: cubrió el sagrado Río Tigris con sangre de las víctimas y con la tinta de los libros. Años más tarde Timur la saquearía de nuevo. Pero estas invasiones y saqueos no tendrían ni punto de comparación con lo que haría Inglaterra y luego Estados Unidos a fines del siglo XX y comienzos del XXI.

El imperialismo estadounidense y sus fuerzas aliadas han reducido Irak y Bagdad a escombros. Una ciudad de más de 1300 años, que Mansur denominó la “Ciudad de Paz” (Madinah al-Salam), hoy casi ha dejado de existir por las acciones de los bárbaros del siglo XXI.

*Licenciado en Ciencias Políticas y Sociales, Licenciado en Ciencias de la Educación en Filosofía, Sociología y Economía. Maestro en Sociología. Docente de la Universidad de Cuenca. Investigador Social. Correo Electrónico: hscjaime@hotmail.com / Publicado en Diario Late