MARTÍN CHAMBI, FOTÓGRAFO QUECHUA. Por Ileana Almeida*

Martín Chambi se considera el primer fotógrafo indígena de Perú y uno de los más aclamados fotógrafos latinoamericanos del S. XX. Imágenes originales del fotógrafo peruano, pertenecientes a la Colección Jan Mulder. Foto: cortesía del Museo Casa del Alabado.

Al espectador que contempla las fotografías de Martín  Chambi (1891-1973) le invade un sentimiento de hechizo  y reverencia   que  se desprende de la honda vivencia estética de las imágenes captadas por este artista quechua.

Las formas refinadas de los rostros, el esplendor casi místico de la arquitectura incásica, la sombra y la luz cerniéndose en el  paisaje andino, el contraste entre lo visible y lo invisible de la realidad plasmada en matices blanquinegros revelan una excepcional sensibilidad creativa.

Aprendió el oficio de fotógrafo de manga en los talleres de la Plaza de Armas de Arequipa, pero fue en Cuzco donde los caracteres específicos de su capacidad expresiva alcanzaron los mayores logros, al haber interpretado, con claro talento, una amplia variedad de particularidades sociales y culturales. Refleja, a veces con cierta ironía, lo que fue la sociedad cuzqueña de los años 20 y 30, ostentosa de un sistema de códigos ajenos, afanosa por desentenderse de la identidad indígena.

El repertorio de personajes es amplio y entretenido: militares y curas, conspicuas damas de la “alta sociedad”, bohemios impenitentes y  políticos de profesión. Con acuciosidad recoge las figuras de sencillos cuzqueños desprovistos de pretensiones, jugando al “sapo”, entonando huainos y yaravíes, reposando en los mullidos herbazales de la campiña.

Se detiene en los barrios marginales, retrata las penas de una comunidad que soporta el choque de culturas confrontadas por implacables coloniajes. Con la aguda mirada de su cámara, exhibe el centro de Cuzco y sus iglesias barrocas donde conviven lo incaico y lo  europeo.

Chambi comprendió que mientras fue libre el pueblo quechua estuvo infundido de pensamiento mágico, rasgo  espiritual que supo exaltar en su poderosa arquitectura. El fotógrafo consiguió traducir en fieles imágenes la grandeza de Machu Picchu, que sigue reinando en la cordillera andina, y el resplandor del sol -el Inti- fulgurante en la pantalla pétrea  de Ollantay Tambo.

El artista ha querido proteger del olvido las huellas y los valores tradicionales  de sus ancestros. Hombres de pie enmarcados por pórticos trapezoidales se yerguen como custodios de las canchas sagradas; añejos callejones, ceñidos por pulidos sillares de altas murallas, salvadas por su rotunda solidez, guardan como un presagio algo de la antigua existencia del Tahuantinsuyo.

En el lenguaje icónico, las personas, menajes y objetos quechuas sobreviven. El gobernador de Tinta y su familia aparecen en el retrato fotográfico como figuras míticas de un pasado fabuloso; los fastos de sus vestiduras rememoran a las de los propios Incas; lucen como señores de un pueblo dueño de su destino.

La exposición de Martín Chambi, que se ha exhibido en los museos más importantes del mundo, ha llegado por fin a Quito, al Museo del Alabado, donde se podrá admirarla hasta el próximo 17 de marzo.

Incendio en las cumbres del Huayna Picchu, 1928. Foto: Martín Chambi.
Retrato de Alejandro Velasco Astete, 1928. Foto: Martín Chambi.
Retrato de hombre en estudio, 1924. Foto: Martín Chambi.
Flautista, Cusco, 1930. Foto: Martín Chambi.
Alcalde campesino de Tinta y su familia, Cusco, 1930. Foto: Martín Chambi.
Martín Chambi junto a su familia.

*Filóloga, profesora universitaria y escritora. Entre sus libros figura Mitos cosmogónicos de los pueblos indígenas del Ecuador.