UN DÍA ERES HECHO EL CONTESTATARIO Y AL SIGUIENTE BIEN REACCIONARIO. Por  Hugo Palacios (el búho)

Norman Wray, gobernador de Galápagos; María Paula Romo,ministra del Interior; y Sebastián Roldán, secretario de Presidencia, son miembros fundamentales del gobierno de Lenín Moreno.

Cualquier parecido con los Ruptura de los 25 o los 30 o más es pura coincidencia. Como es coincidencia que justo en este gobiernucho de morenos, cuestas y michelenas, los susodichos hayan alcanzado ser lo que ahora son. Nadies. Así, con ese al final para que resuene en todos los rupturas que en el Ecuador han sido, son y serán.

Nadies. Porque a pesar del poder que hoy les endosaron, la gente los recordará por ser parte de un gobierno socialcristiano, enmascarado con un ser bonachón e ignorantón que tampoco representa nada ni a nadies.

Nadies. Porque su discurso de progres quedó arrinconado en los archivos de los periódicos y canales que se creyeron su cuento y que hoy tampoco –como suele pasar- les cuestionan nada. Porque como son amigos de la prensa, de la libertad de expresión, de las vacas sagradas del micrófono y la pantalla y la tinta, entonces mejor calladitos con este sacrosanto gobierno que nunca nos cuestionan nada. Maravilla de Lenín Moreno.

Nadies. Porque son capaces de lo que sea con tal de que les susurren: señora ministra, señor ministro, hágame el favor, por aquí si es tan amable… Un puestito en Galápagos, Norman, pero por favor, no faltaba más.

Nadies. Porque gritan ser el gobierno de todos, pero son solo el eco cercano de un tipo bravucón que siempre ha sido y será aliado de los poderosos. De un rey sin corona que naufraga en los yambos de su conciencia.

Nadies. Porque de ser dizque defensores de la democracia pasaron a ser cómplices del nuevo atraco neoliberal. Ahora amenazan que no permitirán cierres de carreteras ni manifestaciones sin su venia ni alboroto organizado ni nada. Porque no les temblará el pulso para cumplir con la ley. Porque esa es la democracia que en el fondo soñaron, esa donde los pobres callan y obedecen o ésa que solo se manifiesta con un Me Gusta.

Nadies. Porque se les cayó la máscara de hacedores del bien decir y del bien hacer apenas se sumaron a este gobierno de empresarios y banqueros que solo buscan el bien común.

Nadies. Porque los hermanos ro-ró –como cariñosamente los llamó alguien que no quiso decir Roldán-Romo- se pusieron de inmediato el uniforme de la Asociación de bancos privados y de las Cámaras, en definitiva, de la derecha más rancia y cavernícola de la patria socialcristiana que crea oportunidades a los Madera de Guerrero a lo largo y ancho del país.

Nadies. Porque nadies les ha votado siquiera. Porque hay que ser bien sinvergüenzas, bien arropaditos con sábana hecha hueco para ser parte de esta parodia de todos que empezó hace muchos años y que se reparte jirones por doquier, sea en la Asamblea, en la Contraloría, en las Cortes o en el Consejo de Participación transinosequé. Bien cínicos para defender a un gobierno que despide a 10.000 empleados y añora la flexibilización y la precarización laboral solo porque así toca, no queda de otra, el FMI ordena y solo queda agachar la cabeza.

Nadies. Porque por más que lo intenten no les sale; y como dice el pueblo raso: ¡Ustedes no son es nadies!