UN ARRESTO EN NOMBRE DE LA ARBITRARIEDAD. Por Romano Paganini*

Ilustración de Ola Bini

Desde hace dos semanas el activista de Internet Ola Bini está arrestado en un Centro de Detención en Quito. El reproche: ser parte de una red de espionaje de Wikileaks. Sus defensores hablan de una persecución política y exigen la liberación inmediata del sueco. 

Quito. – El 11 de abril Ola Bini tenía a Japón en la mente: Japón y Bujinkan, una organización formada por nueve escuelas de artes marciales cuyo secreto es, entre otras cosas, aprender las bases de la paz interior. Hace semanas el sueco, que vive en Ecuador, había planeado el viaje a Asia, incluso anunciándolo en Twitter. Pero no salió del país. Pocos metros antes de abordar el avión en el aeropuerto Mariscal Sucre de Quito, Ola Bini fue arrestado por la policía. Y todo eso sólo unas horas después del arresto del fundador de Wikileaks, Julian Assange, en Londres. Hasta hoy día Bini no sabe por qué.

Ahora, el hombre de 36 años está sentado sobre el piso frío del Centro de Detención El Inca en el norte de la capital ecuatoriana; en una de las instituciones más sensibles del país, se apoya en la puerta de su celda y lee el libro de Gabriel García Márquez El amor en tiempos de cólera. También le están surgiendo preguntas existenciales. “¿Qué es lo más importante en la vida? ¿Lo estás haciendo? ¿Por qué no?”, escribe en una carta publicada el viernes pasado en Twitter por unos amigos. Las bombillas del techo de su celda fueron removidas y únicamente recibe la luz que ingresa a través de la puerta. Sólo en aquel rincón Ola Bini ve lo que lee y escribe. “Tal vez como mártir secuestrado por el gobierno de Ecuador, serviré para estimular la discusión, atraer la atención y abrir nuevas formas de lucha. Tal vez mi encarcelamiento sirva para despertar a algunas personas”.

Preocupado por la salud de Assange

Ola Bini, nacido en Gotemburgo a principios de los años 80, vive en Ecuador desde 2013. El desarrollador de software y activista de Internet trabajó para la empresa de tecnología estadounidense Thoughtworksdurante varios años antes de cofundar la organización sin fines de lucro Centro de Autonomía Digital en Quito, 2018. “Creemos que la privacidad es un derecho humano que debe ser respetado”, dice la página web. “Por eso estamos trabajando para asegurarnos de que este derecho humano pueda ser respetado en el mundo digital”.

“Una pesadilla de la cual no nos estamos despertando”: Gorel Bini frente al Centro de Detención El Inca en Quito, donde su hijo Ola Bini está detenido. En el fondo, su papá Dag Gustaffson, a la izquierda el cónsul honorífico de Suecia Ola Ernberg, a la derecha la traductora. FOTO: mutantia.ch

No es sin cierta ironía que ahora se dice que Ola Bini ha violado exactamente estos principios. El Ministerio del Interior ecuatoriano ha vinculado al sueco con Wikileaks y lo inculpa como sospechoso de espionaje. De hecho, Ola Bini es amigo del fundador de Wikileaks, Julian Assange, y lo ha visitado varias veces en la embajada ecuatoriana en Londres. Pero tanto su abogado como los padres de Bini aseguran que no tiene nada que ver con Wikileaks. “Últimamente se preocupó por la salud de Assange”, dice el padre Dag Gustafsson en una conversación personal.

El trasfondo del arresto de Ola Bini queda en la nebulosa, también porque hasta ahora no se han presentado pruebas concretas. Por otro lado, es evidente que el Estado ecuatoriano ha hecho caso omiso de los derechos, tanto del sueco como de Julian Assange”

Pero parece que una amistad con representantes de Wikileaks es suficiente para que los servicios secretos se alerten. El problema, dice el abogado de Bini, José Charry Dávalos, es asociar a Julian Assange exclusivamente con Wikileaks. “Como si el hombre no hubiese hecho nada más en su vida y como ser humano no signifique otra cosa que haber fundado Wikileaks”.

Así suelen construirse historias y exponerlas públicamente. En el caso de Bini se habla de “desestabilización del Estado ecuatoriano” ocurrida con la venia del gobierno anterior. El Ministerio del Interior, por ejemplo, alega que Bini y Ricardo Patiño, ex ministro del presidente Rafael Correa (2007-2017) y crítico obstinado del actual gobierno de Lenin Moreno, habían estado varias veces en los mismos vuelos. ¿Coincidencia? Bini dice que no conoce a Patiño. Patiño dice que no recuerda haber conocido a Bini.

Cabe señalar que el presidente Lenin Moreno y su predecesor, Rafael Correa, habían estado en desacuerdo hace meses, a pesar de haber sido compañeros políticos durante mucho tiempo. En julio de 2018, el ex presidente Correa recibió incluso una orden de detención por intento de secuestro, una de las razones por las que actualmente vive en Bélgica, lugar natal de su esposa. Cuando hace diez días se dictó una orden de detención en contra del ex ministro Ricardo Patiño por incitación, éste se escapó vía Perú a México …

Fotos del archivo familiar

Leer la historia completa en: Mutantia.ch

*Periodista independiente y vive entre el Atlántico y el Pacífico. Recién publicó su primer libro titulado “Manos de la Transición – Relatos para empoderarnos” (Apuntes para la Ciudadanía, Quito/Diciembre 2017).