EL  ESTADO CONTRA LOS WAO. Por Ileana Almeida                                                    

Las mujeres waorani han encabezado la lucha contra las petroleras. Foto: @WaoEnResistencia

Tarde o temprano se imputará como una inadmisible trasgresión al comportamiento del  Estado ecuatoriano con los waorani, que en nombre de un dudoso  desarrollo económico del país, los ha abandonado a su suerte.

Se cree que los wao llegaron hasta la región amazónica ecuatoriana espoleados por sus parientes tribales tupi-guaraní, lo que explicaría el retraso que tuvieron en la domesticación de las plantas. Sin embargo, su mito de creación refiere que cultivaban  maíz y  algodón.

A lo largo del tiempo los wao han podido mantener la identidad de su grupo, a pesar de los poderes que los han agobiado casi hasta el exterminio (misiones religiosas, Estado, empresas); entre el avasallamiento y la rebelión, defendiendo su territorio, han logrado sobrevivir

Enfrentaron a la colonización española que desde el siglo XVI tuvo trágicas consecuencias para los pueblos amazónicos. A finales del XIX los caucheros convirtieron su espacio vital en un área de catástrofe ecológica y social casi sin que el Estado  se enterara. Cierto es que se dictó una ley para proteger a la población, pero la indiferencia de los estamentos públicos impidió que se cumpliera.

Luego sobrevino la explotación maderera. Durante décadas, a vista y paciencia de las autoridades y los gobiernos, se ha permitido que se intensificara la depredación del bosque primario. En 2003 fueron asesinados decenas de wao- taromenane y, los sobrevivientes tuvieron que refugiarse en la espesura de la selva. Todo hace pensar que la matanza fue ejecutada por los propios madereros  o sus sicarios.

Medio siglo antes ya se había aposentado en las comarcas wao el Instituto Lingüístico de Verano, para evangelizarlos, someterlos a su “protectorado”, al sedentarismo y a otras imposiciones culturales que crearían condiciones propicias para la explotación petrolera con que se beneficiarían empresas norteamericanas. La obligación de reagruparse terminó con las alianzas  tribales y con los territorios compartidos para la cacería.

En 1991 comenzó a operar la subsidiaria Maxus en el bloque 16 dentro del territorio wao, en el parque Yasuní. Cinco años más tarde los medios de comunicación lamentaban que la Maxus hubiera extraído 50 millones de barriles de crudo sin reintegrar a Ecuador ni siquiera el equivalente a un solo barril.

En la conferencia de Río+20, el presidente de ese entonces Rafael Correa alardeó de la intención de proteger el Yasuní y sus riquezas y a los pueblos indígenas aislados, pero pronto se retractó alegando que Ecuador necesitaba aquellos recursos para superar la pobreza. El dinero del petróleo se despilfarró y la industria petrolera nacional generó pérdidas. Una vez más la víctima propiciatoria fueron los wao.

Acaban estos de ganar un fallo contra las petroleras en la Amazonía, pero el gobierno actual ha procedido como los anteriores, es decir, engañándolos. En lo fundamental, nada ha cambiado para los waorani: el genocidio continúa.

*Filóloga, profesora universitaria y escritora. Entre sus libros figura Mitos cosmogónicos de los pueblos indígenas del Ecuador.